Deuda salarial y retención de servicios en el Sanatorio del Sol

Los trabajadores no cobran desde marzo y les adeudan aguinaldos y el bono de fin de año. Con los médicos hay un atraso de entre 3 y 6 meses. La empresa acusa retrasos de las obras sociales. Este miércoles inician las medidas gremiales y el jueves marchan al Centro Cívico. Conflictos también en otras ciudades.

08/05/2019
Bariloche

Los trabajadores del Sanatorio del Sol reclaman sus salarios y comenzarán hoy con una retención de servicios.

 

Los graves retrasos salariales y de honorarios del Sanatorio del Sol con su personal, que desde principios de mes generan protestas en el lugar, alcanzaron un punto límite y este miércoles iniciarán medidas de retención de servicios, con atención de guardias mínimas.

El conflicto fue creciendo a medida que se agravó el retraso salarial de la empresa. Referentes gremiales informaron que comenzó a mediados de 2018, con la falta de pago del 30% del aguinaldo en junio y del 100% en diciembre. Tampoco recibieron el bono de fin de año de $ 5.000 pactado con la CGT.

En tanto -y como sucede desde hace años- fueron pagando los sueldos en tramos, hasta los haberes de la primera quincena de marzo, y desde entonces “no abonaron un peso a nadie”.

Lucas Maliqueo, delegado en la clínica de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Argentina (ATSA),  señaló a En estos días que tras muchas negociaciones llegaron “al límite” y que ven “muy difícil poder cobrar”.

“Ellos aducen que no abonan los salarios y prestaciones porque se retrasan los pagos de las obras sociales. Pero no somos empleados de las obras sociales sino del Sanatorio, no es una razón para dejar de pagar a los trabajadores”, señaló Maliqueo. Informó que hay otras obras sociales nacionales con retrasos, aunque las estatales son las principales. 

En ese sentido el dirigente observó que “los otros sanatorios también cobran con retraso de las obras sociales pero tienen espalda y además se manejan como sanatorios. En cambio a nosotros nos manejan como si fuese un kiosco, es lo que vemos con la administración de la clínica”.

“Hace diez años estoy acá. Hasta el año pasado pagaban los sueldos en dos y tres veces, pero se fue agravando y la deuda se hizo muy grande. No aguantamos más y por eso empezamos con movilizaciones en 20 de Febrero y 24 de Septiembre, y desde el miércoles comenzamos la retención de servicios”, sostuvo.

Destacó que atenderán “guardias mínimas” y estarán activas “todas las prestaciones”, pidiendo solidaridad “a la gente, que va a poder atenderse bien, por ahí con un poco más de demora que lo habitual, pero todos los servicios estarán cubiertos”.

Agregó que el jueves a las 14,30 marcharán desde el lugar al Centro Cívico, y pidió a todas las organizaciones gremiales, políticas y sociales, además de los vecinos, que se “sumen desde las 12 y apoyen el reclamo”.

 

Trabajadores en conflicto del Sanatorio del Sol protestan frente a la Plaza Belgrano.

 

Agradeció el fuerte apoyo de “todos los sectores”, entre los que destacó a odos los sanatorios e instituciones de la salud, los delegados de otros lugares, gente de ATE Verde y Blanca, la concejal Ana Marks, la CGT, la CTA, el Soyem desde el primer momento, compañeros del sindicato de la Seguridad y el Abuelazo.

“Las medidas podrían extenderser a otros establecimientos. La secretaria general de ATSA Río Negro, Gloria Ovejero, está convocando a otras entidades a sumarse a la medida, tanto en Bariloche como en la provincia”.

Maliqueo informó que el personal de planta afectado por el retraso salarial es de 185 trabajadores, a los que se suman más de 100 médicos, que “también están padeciendo, con deudas entre tres y seis meses Hay cirujanos y traumatólogos que no están atendiendo por esto”.

Karina Rocchi, gerente Operativa y jefa de Pediatría de la Clínica del Sol, expresó su preocupación por la situación a la que llegó el centro de salud, e informó que tienen expectativas de que el alivio llegue a través del Gobierno provincial con la cancelación, de la deuda de 7 millones de pesos que tiene IPROSS con el sanatorio.

Por otra parte, refirió que la deuda más abultada es de la obra social OSECAC, del sindicato de Comercio, que sin previo aviso dejó en diciembre de cumplir con los pagos. El monto pendiente es hoy de 21 millones de pesos.

 

En la provincia

Atilio Arrúa, delegado de Bariloche en la Regional Río Negro de ATSA, explicó que los retrasos salariales y de haberes también se producen en otras ciudades de la provincia, y dijo que aunque son menores “se agravan día a día”.

Indicó que los casos más graves se producen con los trabajadors del Sanatorio Río Negro en Cipolletti (con el pago de sólo $3. 000 de los sueldos de abril) y Cinco Saltos (igual, más la falta de pago del bono de fin de año). Y el Sanatorio Austral de Viedma debe completamente el bono de fin de año.

“En toda la provincia hay más de 900 trabajadores de ATSA afectados, de 12.000 que hay en Río Negro. El problema es muy grave”, expresó Arrúa, expresando que en Bariloche “hay casos dramáticos, con compañeros que deben ir al trabajo a pie, otros que los echan de las casas porque no pagan alquileres, o familias que dependen de parientes o amigos para comer. Así de grave es el problema”.

Si bien advirtió que “no es un tema que le concierne a los trabajadores, que no son cobradores”, denunció que el sistema de pagos del sector de salud “es macabro”.

“Las obras sociales hace años que se atrasan en 4, 6 y 8 meses, hasta un año en algunos casos. Las clínicas y hospitales se retrasan a la vez con los sueldos, aunque los trabajadores cumplen todos los días del año. Ellos nunca aportan la solución, no regularizan ni mejoran la forma de pago”, agregó.