Vuelve al Congreso el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo

Cómo votaron y qué dijeron los representantes rionegrinos hace un año, durante las vibrantes jornadas de debate sobre el aborto seguro, legal y gratuito.

28/05/2019
Nacional

 

Este martes la Campaña Nacional por el Derecho Aborto Legal, Seguro y Gratuito volverá a presentar en el Congreso de la Nación el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

La presentación -la octava consecutiva-, se produce casi un año después de que se iniciara el debate en la Cámara de Diputados donde obtuvo mayoría positiva, aunque luego fue rechazado por los Senadores.

Río Negro fue la única Provincia cuyos representantes en la Cámara Baja votaron todos a favor de la iniciativa de interrupción voluntaria del embarazo.

En el Senado, Magdalena Odarda y Miguel Pichetto votaron favorablemente, luego de brindar discursos encendidos, pero Silvina García Larraburu se pronunció en contra, sin dar sus argumentos en la Cámara.

La del 13 de junio de 2018 fue una sesión maratónica en la Cámara de Diputados que culminó al día siguiente, con la aprobación de la media sanción.

En esa ocasión, los diputados por el Frente para la Victoria, Martín Doñate, Silvia Horne, María Emilia Soria, y los de Cambiemos Sergio Wisky y Lorena Matzen votaron a favor. Tres de ellos brindaron sus argumentos en la sesión.

 

Martin Doñate (FpV) afirmó que el debate contraponía la “interrupción legal del embarazo” o “continuar agónicamente con abortos clandestinos”.

“Estamos discutiendo el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y garantizar su salud, su vida; o si las dejamos libradas a la suerte en una habitación en un barrio pobre, muriendo por una hemorragia o una mala praxis”, dijo.

Silvia Horne (FpV) fue dura con sus propios colegas e intentó convencer a los indecisos: “Una marea verde lo inunda todo. Todos deberían intentar llegar al corazón de la multitud, para sanarse del ostracismo, del elitismo de teoricísmos y todos los ismos que usan para ponerse protectores de aquello que desconocen”, planteó.

“Es una marea verde llena de vida, de sentimientos de igualdad que vienen por la ley. Ha llegado la hora, el momento es ahora, no se escapen de la historia”, pidió a sus colegas.

Sergio Wisky (Cambiemos), por su parte, apeló a su experiencia personal como médico y contó sobre una paciente a la que debió auxiliar, consecuencia de un aborto clandestino. “Eso que se llama terapia intensiva es a donde llegan el resultado de todos los errores de esas políticas públicas que intentaron ser buenas pero que no dieron resultados”, señaló.

El 9 de agosto del año pasado el proyecto fue tratado en la Cámara de Senadores, donde finalmente se impuso la posición negativa.

Los representantes por Río Negro Miguel Pichetto y Magdalena Odarda votaron y argumentaron a favor; mientras que la Senadora Silvina García Larraburu votó en contra del proyecto de interrupción voluntaria del embarazo.

 

Miguel Pichetto habló sobre la importancia de las políticas públicas, del derecho a la felicidad de los integrantes de una sociedad y fue muy crítico de la Iglesia. “La religión no puede imponer al conjunto del país su visión sobre normas que son civiles dentro de un Estado laico”, dijo.

“El 'no' seguramente gana esta noche, pero el futuro no les pertenece. Más temprano que tarde, en un día más luminoso, las mujeres van a tener la posibilidad de salir de la brutalidad del Estado de la penalización sobre la base de un hecho dramático”, indicó Pichetto.

Magdalena Odarda, en tanto, habló de la posibilidad que tenía el Senado de “abordar la política de salud pública más importante, de mayor impacto para las mujeres más desfavorecidas, las más humildes”.

Calificó como “números de la vergüenza” el hecho de que “en Argentina desde el regreso de la democracia hubieron 3030 mujeres muertas por abortos clandestinos, sin contar todas las que abortaron y que no sufrieron daño, las mujeres de subregistros, etc. Tres mil niñas menores de 15 años son madres en nuestro país. Ocho de cada diez no quisieron quedar embarazadas, la mayoría violadas por un familiar”, enumeró.

Finalmente nombró una larga lista de leyes de avanzadas con las que cuenta la provincia de Río Negro.

Si bien Silvina Garcia Larraburu no dio discurso argumentando el rechazo, realizó algunas declaraciones a la prensa en los días previos. En una entrevista que brindó a Radio Mitre aseguró que “el peronismo nunca fue abortista. En la doctrina peronista, si uno lee a Perón, lee a Eva, el peronismo nunca tuvo una postura pro aborto. Tenemos que acercarnos a nuestras fuentes, a nuestra esencia, respetar el pensamiento del otro pero no banalizar este debate, no es una moda el aborto”, dijo.

Aún más polémico fue el video que la Senadora subió a su cuenta de instagram, en el que un niño con síndrome de down dice mirando a cámara: “Gracias Silvina por defender las dos vidas”. García Larraburu respondió con un breve texto: “Sólo un mensajito así y uno olvida todo el dolor de estos días!! Gracias José! La violencia no es el camino. Nunca!”.

Este martes se inicia nuevamente el camino hacia el debate. Si el proyecto es abordado en los próximos meses, el mapa de voluntades será el mismo. En cambio, si es tratado a inicios del próximo periodo legislativo es probable que el mapa se modifique, ya que Río Negro, el próximo 27 de octubre, renovará las tres bancas del Senado y dos en la Cámara de Diputados.