Bariloche pierde importante espacio en edificio histórico

Gennuso no continuará el convenio que le permitió al Municipio y al EMPROTUR utilizar desde 2013 dos plantas del céntrico edificio de Aerolíneas Argentinas. La mudanza implica el cierre del Auditorio Juan Carlos Cornelio.

31/05/2019
Bariloche

 

El desmantelamiento de las oficinas y el auditorio ya comenzó, finalizando en forma abrupta el período iniciado el 13 de septiembre de 2013, cuando se realizó la inauguración. En esa oportunidad, del acto, además de la intendenta María Eugenia Martini, participó el Ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde.

Ese acuerdo, permitió a la comuna y al Ente de Promoción Turística (EMPROTUR) disponer de un atractivo espacio en la arteria principal, declarado como patrimonio histórico municipal en 1998. El edificio había despertado interés de la comuna durante la gestión de Omar Goye, pero no pasó el filtro de su propio gabinete, por los exorbitantes beneficios que se otorgaba como contraprestación a la línea de bandera: exención de tasas por unos 500 mil pesos.

Martini, en cambio, acordó el uso compartido del espacio, sin costo para el Municipio hasta 2023, con la posibilidad de prorrogar el convenio. En ese plazo, el Municipio debía realizar una reparación en el techo y pagar el 65 por ciento de los servicios.

Inauguración de la presencia municipal en el edificio

Desde entonces, en planta baja continuó funcionando la oficina comercial de Aerolíneas. En la primera planta, la Secretaría de Turismo de la Municipalidad, y en el segundo piso, un auditorio y las dependencias del Ente Municipal de Promoción Turística. Además de su ubicación estratégica y su construcción tradicional, se trata de un espacio de importantes dimensiones, que suma 545 metros cuadrados cubiertos.

Sin embargo, con el recambio de gestiones en las órbitas nacional y municipal, la voluntad política mutó. En agosto de 2016 Aerolíneas intimó al Municipio a desalojar el inmueble en no más de 3 meses, con la intención de alquilar el espacio a una chocolatería.

El Intendente viajó a reunirse con autoridades de Aerolíneas y a su regreso denunció destrato de la compañía. “Tendrían que cuidar la relación de la empresa con la ciudad porque Bariloche es una de las pocas ciudades que les da rentabilidad”, dijo ofuscado.

La negociación avanzó y se evitó el desalojo; pero las condiciones para la permanencia cambiaron y ya no era un comodato gratuito. El nuevo pacto al que arribó Gennuso en marzo de 2017, implicaba el pago de 90 mil pesos de alquiler durante el primer año y 110 mil el segundo.

Además, la comuna debía afrontar la totalidad de las boletas de luz, gas y agua del edificio. La última Resolución de pago fue la 229-I-2019, para cancelar los consumos de noviembre y diciembre últimos, por 55.300 pesos por mes, en promedio. El importe, se descontó de la Tasa de Seguridad e Higiene, concepto por el que la Aerolínea desembolsa cerca de 1 millón de pesos.

Auditorio Juan Carlos Cornelio

El convenio fue presentado como una “carta de intención” que incluía –según indicó la Asesora Letrada, Natacha Vázquez, al Diario Río Negro-, la obligación de cumplir con la obra del techo, sin plazo definido en el convenio original. El trabajo nunca se concretó y el gobierno resolvió abandonar el valioso edificio.

El Intendente ya había sugerido en marzo pasado –en declaraciones a Radio 6- que analizaba retirar las dependencias de allí. Lo hizo al anunciar el alquiler, por 225 mil pesos mensuales (más IVA), de otro inmueble en Onelli al 800 para el nuevo régimen de habilitaciones. “Pensamos readecuar las oficinas del Centro Cívico. Al dejar el edificio de Villegas, usaríamos ese alquiler para pagar el otro“, anticipó.

“En Estos Días” pudo confirmar que el Municipio y el EMPROTUR ya comenzaron a desocupar el histórico edificio. La mudanza, contempla el cierre del salón para cien personas, que el día de la inauguración se bautizó como “Auditorio Juan Carlos Cornelio” en reconocimiento a un trabajador municipal de la Secretaría de Turismo, recientemente jubilado. En los últimos años, el espacio fue escenario de un sinnúmero de conferencias, capacitaciones y talleres.