# EMPRESA FANTASMA

El Concejo definirá la próxima semana sobre el apartamiento de Julieta Wallace

La Vocal del Tribunal de Contralor pidió un pronto despacho al Concejo para que resuelva sobre la recusación que la apartó del expediente en el que se investiga la contratación de una empresa creada por un funcionario de Gennuso para facturarle servicios al propio municipio. Wallace apeló a comienzos de febrero, y los concejales tenían 10 días para responder. Pasaron 4 meses. Entretanto el expediente sigue frenado.

05/06/2019
Bariloche

Juan Pablo Ferrari, subsecretario de Desarrollo Humano, le facturó al municipio más de 400 mil pesos por "servicios de Seguridad"

Una empresa fantasma

En agosto de 2018 una investigación periodística de En Estos Días, demostró que el subsecretario de Desarrollo Humano, Juan Pablo Ferrari, montó una empresa de Seguridad con sede en su domicilio particular, a nombre de su pareja, Natalia Aguirre, y facturó al Municipio más de 400 mil pesos.

Este medio hizo pública la documentación en la que se constata que Ferrari cobró por servicios en eventos ocurridos incluso antes de que la firma estuviera legalmente conformada. Quedó a la vista además la maniobra de fraccionamiento de pagos que realizó el Ejecutivo para evitar licitaciones, tal como lo establece la normativa.

Los hechos denunciados por este medio, corresponden al período durante el cual el actual Jefe de Gabinete de la administración Gennuso, Marcos Barberis, cumplía funciones como secretario de Turismo de la comuna.

Nota relacionada: Funcionario de Gennuso abrió empresa de seguridad y le factura al Municipio

 

Pago del Municipio a la empresa de Ferrari

La denuncia pública impulsó las actuaciones del Tribunal de Contralor Municipal, que pudo determinar las responsabilidades en la contratación de la empresa fantasma de Juan Pablo Ferrari, las irregularidades en el procedimiento, y la misteriosa desaparición de las actas de la Comisión de Festejos -presidida por Marcos Barberis- correspondientes a las fechas investigadas, y consideradas elementos de prueba dentro del proceso. El Inspector Sumariante (personal técnico del Tribunal) sugirió entonces el inicio de un “juicio de responsabilidad” contra el actual Jefe de Gabinete.

Ante la consulta de este medio, en octubre de 2018, Wallace, por entonces a cargo de la Presidencia del Tribunal, confirmó lo actuado, y la recomendación del miembro Sumariante para el inicio del juicio. Cuestión sobre la cual los representantes de Juntos Somos Bariloche en el Contralor, Damián Fuentes y Maia Thiek, se negaron a resolver, y postergaron la investigación.

 

Hombre de honor

La intención del Ejecutivo municipal fue, desde el principio, “planchar el expediente” que conducía directamente al despacho del intendente Gustavo Gennuso.

Marcos Barberis, Jefe de Gabinete, junto al intendente Gennuso

Llegado a este punto, la reacción fue inmediata. El Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, planteó la recusación de Julieta Wallace sobre la frágil base de la requisitoria periodística a la cual, en su carácter de funcionaria pública, la integrante del Tribunal no podía negarse.

Según Barberis, los dichos de Wallace a la prensa pusieron en duda su “honorabilidad y probidad personal”; argumentó además que se difundió información sobre un proceso en curso. En realidad se trató de un intento de apartarla de la investigación, medida que el oficialismo en el Tribunal de Contralor parecía estar esperando con los brazos abiertos.

Con un escrito nebuloso en el que se confunden las declaraciones de Wallace a En Estos Días con párrafos de contexto periodístico que pertenecen al medio, Damián Fuentes y Maia Thieck, aceptaron a fines de diciembre la recusación solicitada por Barberis.

Nota relacionada: Oficialismo apartó a Wallace de la investigación por empresa de seguridad fantasma

“Estaba publicada una entrevista que la Dra. Wallace dio a un medio periodístico digital (por En Estos Días), en la cual dio a conocer el dictamen del Instructor Sumariante producido en las actuaciones principales y fechado el día anterior, aún antes que los suscriptos tuviéramos conocimiento no ya del contenido del escrito del sumariante, sino siquiera de su mera existencia”, justificaron al apartar a Wallace del expediente.

Damián Fuentes, Tribunal de Contralor

En el apuro, Fuentes y Thiek, cometieron un error que debiera descalificar el documento. Sin poder discernir entre las afirmaciones del medio y los dichos de la entrevistada -que se publican entrecomillados- le adjudicaron a Wallace un párrafo de la noticia con palabras que no le pertenecen: "El Tribunal debe definir el inicio del juicio de responsabilidad y abocarse ahora a determinar la responsabilidad de Barberis -mano derecha de Gennuso en el Ejecutivo- en los pagos irregulares", citaron.

Sin ruborizarse tampoco por un hecho que ilustra claramente la injerencia de un poder municipal sobre otro, sostenida en el abuso de una mayoría política, el expediente fue girado al Concejo Municipal, ámbito en el cual debe resolverse la recusación a Wallace para intervenir en la cuestión de fondo; esto es, que un funcionario del Ejecutivo municipal, con cargo de subsecretario, inventó una empresa de Seguridad para cobrarle servicios al propio municipio, a través del secretario de Turismo, Marcos Barberis, en aquel momento, tal como fue demostrado.
 

No fue magia

Cuatro meses dilató el Concejo, integrado también por una mayoría oficialista, en resolver sobre la apelación presentada el 5 de febrero por Julieta Wallace a los hechos que se le señalan. Entretanto el expediente sobre la empresa fantasma duerme en un cajón.

Julieta Wallace


Esta semana, Wallace presentó un pedido de “pronto despacho”, requiriendo que se resuelva con carácter de urgente su apelación presentada el 5 de febrero. Apuntó que los plazos “se encuentran ampliamente vencidos”, ya que las apelaciones deben resolverse en 10 días. Sin embargo, según se desprende de su nota, el Concejo demoró un mes sólo para notificarla de la apertura de la instancia de prueba, que ya lleva 4 meses en espera.

El requerimiento fue tratado este miércoles en la reunión de Comisión Legislativa del Concejo, donde los ediles resolvieron dar por cerrada la instancia de prueba para definir la próxima semana la apelación de Wallace a la recusación presentada por el Jefe de Gabinete, Marcos Barberis.

El resultado, parece un inevitable allanamiento del camino hacia la impunidad o la justicia parcial y tardía: pasaron 10 meses desde la publicación de la escandalosa irregularidad en la contratación de la empresa fantasma y aún ni siquiera se abrió el juicio de responsabilidad sugerido por el inspector.

Diego Benítez, presidente del Concejo municipal


Así lo denunció Julieta Wallace en su pedido de definiciones al Concejo, donde consignó que “por decisión de los vocales que integran la mayoría de este Tribunal, la investigación se encuentra paralizada desde el mes de diciembre de 2018”, por lo que “la garantía de control que debe realizar el Tribunal se encuentra paralizada”.
Si bien el procedimiento no es claro, su apelación se resolverá entre el miércoles y el jueves, en una nueva reunión de la comisión Legislativa o en sesión ordinaria.

Para ambos espacios el oficialismo cuenta con la mayoría de los votos, por lo que podrían apartarla del expediente, permitiendo que sólo miembros de Juntos Somos Bariloche juzguen la responsabilidad del funcionario del Ejecutivo en el pago irregular a una empresa fantasma de otro miembro del Gobierno de Gustavo Gennuso.

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos