Otra vez un derrame de combustible afectó el agua del cerro Catedral

A menos de un año del episodio anterior, el agua que se consume en el cerro Catedral volvió a contaminarse. En 2018 se había obligado a CAPSA a presentar un proyecto de "mejora" en relación al manejo de combustible en la montaña. Una nota de Ximena Linares Calvo.

07/06/2019
Bariloche

 

Este viernes representantes del Ente Autárquico Municipal Cerro Catedral (EAMCEC) y personal especializado del Departamento Provincial de Aguas (DPA) concurrieron a la montaña con el objetivo de conocer las causas del siniestro y los protocolos de contención pertinentes llevados a cabo por la concesionaria de los medios de elevación Catedral Alta Patagonia SA (CAPSA).

Durante la mañana del miércoles último -paradójicamente cuando se celebró el Día del Medio Ambiente-, vecinos que residen en el cerro comenzaron a comunicarse entre sí para saber si el agua que salía de las canillas tenía olor o gusto a combustible. En algunas viviendas, se percibió una alteración en el líquido.

Ese díaa, varias personas se comunicaron con la Asociación Vecinal Villa Cerro Catedral (AVVCC) -que tiene a su cargo el manejo del servicio del agua- para obtener información fehaciente, narraron vecinos de la zona En estos días. La entidad dijo que tras efectuar una revisión de las instalaciones "no se encontró rastro alguno de gas oil ni en la toma, ni en el tanque de Cascada ni en el tanque de la Capilla".

Sin embargo, hoy el Ente Autárquico Municipal Cerro Catedral comunicó que "luego de ser anoticiado por Catedral Alta Patagonia SA acerca de un derrame de combustible detectado sobre camino central en el área comprendida entre el Parador Conexión e Inferior TK Centro, en la mañana del día de la fecha (7-6-19) personal del EAMCEC junto a personal especializado de Departamento Provincial de Aguas y Secretaría de Medio Ambiente, presenció el relevamiento de tareas ejecutadas por CAPSA in situ, en orden a: 1 determinar las causas del siniestro; 2 establecer los protocolos de contención pertinentes; y 3 establecer la naturaleza y envergadura de las consecuencias primarias y/o proyectadas del derrame de hidrocarburo".

En el mismo comunicado el EAMCEC detalla que en esta oportunidad "el derrame de combustible ha llegado a escorrentías de aguas tributarias del arroyo La Cascada, razón por la cual se recomienda al público tomar los recaudos pertinentes del caso en relación al consumo de agua de red en el área Catedral".

Acta de julio de 2018

Cuando ocurrió el derrame de julio de 2018, en una de las actas de inspección labrada por la delegación regional del DPA, la número 30416, se obligó a CAPSA a que "debe presentar un proyecto de mejora del sistema de combustible de toda la montaña". Unos meses más tarde, un vecino consultó al Ente vía mail si se estaban concretando dichas mejoras. La respuesta fue que "las actuaciones administrativas pertinentes se encuentran aún en trámite, con carácter reservado".

En diciembre de 2018, en su informe anual, el EAMCEC reconoció "el derrame de combustible con afectación de la red de agua vecinal" y detalló que "CAPSA acordó con Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Río Negro y el DPA realizar el retiro de terreno en las inmediaciones de la Usina Plaza Oertle y traslado a Neuquén para su remediación y disposición final. Las tareas ya fueron ejecutadas".

Hasta hoy, desde ningún organismo oficial se informó si CAPSA -empresa que pretende quedarse con la concesión del centro invernal por varias décadas- cumplió con el mejoramiento del sistema de combustible de la montaña. Pero los hechos demuestran que si se hizo algo no fue suficiente porque una vez más ocurrió un derrame de combustible.

Tampoco se informó aún cuál fue el motivo del derrame del año pasado: ¿un accidente? ¿impericia? Silencio de radio.

Aunque en esta oportunidad los efectos inmediatos de la contaminación del agua no fueron como los de 2018 -cuando las canillas de algunas viviendas del cerro Catedral parecían surtidores de nafta por el fuerte olor, varios bebés y niños sufrieron problemas estomacales y durante una semana hubo que comprar bidones de agua para consumir-, la escasez de información para los vecinos del lugar y la población en general es similar.

El Acta de 2018 obligaba a CAPSA a solucionar el tema

La concesionaria de los medios de elevación que suele reiterar que está a cargo del centro de esquí más importante de Sudamérica no logra garantizar el cuidado de sus recursos naturales y, sobre todo, de un elemento tan vital como el agua. Por su parte, los organismos encargados de controlar su accionar siempre parecen llegar detrás de los hechos y no informan a la población con la seriedad que requiere el caso.

Nos acompañan
#Auspicios #Apoyos