# ELECCIONES 2019

El día que Weretilneck le dijo “no” al macrismo

El Diputado Nacional Sergio Wisky fue el encargado de transmitir al Gobernador la propuesta de que sea candidato a Senador por Juntos por el Cambio. Fue tras el anuncio de la postulación de Pichetto en la fórmula macrista. Provincialismo o nada, la respuesta.

18/06/2019
Río Negro
Santiago Rey

 

Previsiblemente, la designación de Miguel Pichetto como candidato a Vicepresidente de la Nación en la fórmula encabezada por Mauricio Macri, conmovió la política rionegrina.

Una de sus derivaciones fue la convocatoria al propio Gobernador Alberto Weretilneck para que se sume institucionalmente a esa propuesta electoral.

Con el visto bueno del propio Pichetto y el núcleo duro del macrismo, el Diputado Nacional Sergio Wisky fue el encargado de transmitir la propuesta: encabezar la lista de candidatos a Senadores, secundado por algún dirigente del PRO o el radicalismo rionegrino.

Desde Cambiemos -derivado en Juntos por el Cambio-, se analizó que la sociedad política que Weretilneck y Pichetto construyeron tras las elecciones de 2015 -en la que se enfrentaron- sería facilitadora para el acuerdo.

El resultado electoral de 2019, fue la principal motivación del convite. Desde el oficialismo nacional se buscó no repetir el paupérrimo resultado de los comicios provinciales del 7 de abril, aunque eso significase perder un senador “puro” a manos del líder de Juntos Somos Río Negro.

Wisky transmitió la propuesta Weretilneck

Tras la invitación, Weretilneck puso distancia. Habló de definiciones colectivas, y anticipó que la idea mayoritaria de Juntos era sostener el perfil provincialista, a pesar del 18 por ciento obtenido en las legislativas nacionales de 2017.

Fuentes cercanas al mandatario explicaron a En estos días que “hay convencimiento que estas elecciones pueden ser el despegue definitivo de un partido provincial”.

Una dosis de pragmatismo se cuela en el análisis: Macri es el dirigente -junto con Pichetto- con peor imagen en la Provincia, según las encuestas que quincenalmente analiza Weretilneck. Pegarse a esa candidatura presidencial y competir contra la de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner -la dirigente con mejor imagen en Río Negro- hubiese supuesto una pesada ancla. Y la seguridad de diluirse en la disputa nacional.

Se especula que, aún llegando en segundo lugar, la posibilidad de contar con un Senador y un Diputado Nacional propios en un Congreso que se adivina polarizado y sin mayorías absolutas a partir del próximo 10 de diciembre, le dará a Juntos Somos Río Negro un importante margen de maniobra política en el escenario nacional.

El gran interrogante entre los dirigentes oficialistas rionegrinos es hasta dónde calará el mensaje de la necesidad del corte de boleta, una práctica que requiere de un alto compromiso ciudadano o de una extendida y aceitada estructura clientelar.

Este lunes, en Choele Choel hubo unanimidad de criterio entre los dirigentes de Juntos a la hora de priorizar el perfil provincialista del partido.

Al otro lado del teléfono, los referentes del PRO en la Provincia resoplaban maldiciones contra Weretilneck, y auguraron una compleja relación hasta el fin de su mandato.

Resta cerrar la lista de candidatos a Diputados Nacionales. La llave la tiene el vicegobernador Pedro Pesatti, quien deberá optar entre encabezar esa lista o intentar ir por la Intendencia de Viedma.

El “no” de Weretilneck a Macri le allana el camino para cualquier definición.