Gobierno ofreció a estatales un 7,5 por ciento de aumento y los gremios lo rechazaron

La semana pasada la propuesta fue del 6 por ciento. El punto y medio más no conformó a los sindicatos de trabajadores estatales. Se endurece la negociación.

03/07/2019
Río Negro

 

El Gobierno rionegrino propuso a los gremios un incremento salarial del 7,5 por ciento en tres tramos, en el marco de la reunión paritaria realizada este miércoles.

Ese aumento se concretaría en los meses de agosto (2 por ciento), septiembre (otro 2) y octubre (3,5 por ciento), de acuerdo al esquema presentado por el Ejecutivo ante los representantes de UPCN y ATE, y el Ministerio de Educación ante el gremio docente Unter.

La oferta encontró un unánime rechazo entre los estatales. Desde UPCN se planteó que “en estos primeros seis meses del año la inflación (en Buenos Aires que siempre es menor que en la Patagonia) alcanzó el 20,56 por ciento mientras que los salarios apenas un 15, y en doce meses perdimos ya casi el 29 por ciento, sin contar el más que reclamado incumplimiento del gobernador Weretilneck sobre lo perdido en 2016 y 2017”.

“El gobierno niega la realidad de los agentes públicos, los trabajadores tenemos inmensas necesidades”, cuestionó Luis Rosas, secretario gremial integrante de Mesa Directiva de UPCN, y dijo que “una gran franja de compañeros ya está debajo de la línea de la pobreza y eso es muy grave, porque además de tener trabajo, éste debe ser reconocido justamente”.

El gremio revelo que paralelamente “el Gobierno pretende incorporar el decreto 300/19 como un incentivo cuando es un pago por ‘presentismo’ que no lo cobran todos y que se deja de percibir si nos enfermamos o debemos cuidar a un familiar enfermo”.

“Los trabajadores queremos recuperar lo perdido, que además no es lo que deberíamos recibir, ya que los compañeros de los otros dos poderes perciben por el mismo trabajo el doble o más que nosotros”, se explicó desde el gremio.

El secretario General, Juan Carlos Scalesi, señaló que “este Gobierno agrandó la brecha entre poderes, aplicó un feroz ajuste a nuestras espaldas sin siquiera considerar un porcentaje de ‘resarcimiento’ a fin de año para igualar los índices inflacionarios como si hicieron en el Poder Judicial y en el Poder Legislativo”.

“La situación es complicada para todos los agentes del Poder Ejecutivo, especialmente para quienes trabajan en las áreas de servicios generales, con salarios que apenas superan los 20 mil pesos. El gobernador debe escuchar a los trabajadores no solo a la hora de pedirles el voto”, concluyó Scalesi.

Por su parte, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) desechó la propuesta salarial del gobierno al calificarlo como “magro”.

 

“El gobierno realiza análisis económicos fríos que no contemplan las verdaderas necesidades de los trabajadores. Es evidente la falta voluntad política para alcanzar un acuerdo. Esta estrategia del Ejecutivo pone en riesgo el proceso de diálogo que se ha sostenido durante el último año y medio”, advirtió el secretario General de ATE, Rodolfo Aguiar.

De esta manera, el sindicato ratificó su pedido inicial del 12 por ciento de aumento y anticipó que “evaluará posibles medidas de fuerza en organismos provinciales. De no haber cambios, se pone en riesgo el inicio del ciclo lectivo para la segunda mitad del año”, se indicó a través de un comunicado.

Además, ATE señaló que “los tiempos para torcer esta política se acaban: se acerca la liquidación de los haberes de julio y no hay incremento previsto”.

 

Finalmente, desde el gremio docente UnTER se rechazó la propuesta del 7,5 por ciento de aumento y se convocó a un Congreso provincial para el próximo jueves 11 con el propósito de analizar la oferta gubernamental y decidir la posición gremial.

“El aumento no contempla el proceso inflacionario”, indicó, y reiteró el reclamo de un incremento mínimo del 12 por ciento y la aplicación de una cláusula de revisión mensual de la evolución salarial.