Río Negro pidió explicaciones a Nación por el apagón eléctrico

Representantes de Energía de Río Negro pidieron explicaciones al titular de la Secretaría de Energía de la Nación, Gustavo Lopetegui, por la demora en la restitución del servicio durante el apagón masivo del 16 de junio.

04/07/2019
Río Negro

Caldiero participó de la reunión con Lopetegui

El titular de la Secretaría de Gobierno de Energía de la Nación expuso en el Senado de la Nación el resultado del informe que determinó cuáles fueron las causas del corte de energía de junio pasado.

Allí estuvo representado el Gobierno Provincial a través del titular de la Secretaría de Energía, Sebastián Caldiero, y la referente del área de Energía Eléctrica, Andrea Confini, quienes pidieron explicaciones en torno a la excesiva demora en la restitución del servicio en la región del Comahue, donde no hubo electricidad disponible hasta la noche. “Es algo inentendible para una zona generadora de electricidad que hayamos sido de los últimos en recuperar la energía”, reflexionó Caldiero.

El funcionario nacional fue convocado por la Comisión de Energía de la Cámara Alta, que preside el senador neuquino Guillermo Pereyra, y reconoció las fallas en la recuperación a través de las centrales hidroeléctricas del sur, una de las causas que demoró la energización más de la cuenta.

 

El corte masivo

 

En el comienzo de la reunión, realizada en el Salón Eva Perón del Senado, Lopetegui identificó tres causas que convergieron hacia la falla masiva del Sistema Interconectado Nacional (SIN). La primera de ellas, según apuntó, fue un error operativo de la transportista Transener, encargada de la red de alta tensión, que no modificó una serie de parámetros mientras cambiaba la topología de su red en la zona del Litoral. Como se sabe desde hace varios días, ello fue lo que desestabilizó el equilibrio entre la demanda y oferta de energía necesaria para que funcione el sistema nacional.

Ante esta falla inicial, el titular de la cartera energética nacional sostuvo que el problema fue que no funcionaron los sistemas de desconexión automática de generación (DAG) previstos. Y agregó que las distribuidoras y los generadores no reaccionaron como se preveía para impedir ese desbalance de energía.

De hecho, apuntó hacia la mayoría de las empresas distribuidoras que no restringieron la demanda en la medida en la que hubiera sido necesaria ante una situación de estas características. Lopetegui afirmó que faltó restringir 1.500 MW, lo cual sumó otro elemento determinante para que se produzca el apagón, tal cual quedó registrado en la respuesta que dieron 69 de las 75 distribuidoras aludidas.

 

Las demoras en el Comahue

 

En el caso de Río Negro y Neuquén, la región del Comahue fue una de las zonas donde más se tardó en reestablecer el servicio tras el colapso eléctrico. Según informes propios, una serie de falencias ajenas al control provincial impidió que el sistema se energice a media mañana, como debería haber ocurrido.

El secretario de Energía de Río Negro, Sebastián Caldiero, intervino durante el encuentro y expuso la cadena de irregularidades, que fueron reconocidas por Lopetegui. Puntualmente se refirió a la falta de mantenimiento evidenciado en la central hidroeléctrica Planicie Banderita, más las térmicas Alto Valle y Chihuido de la Sierra Negra; que son centrales que tienen declarado lo que se denomina “arranque en negro”, lo cual significa que pueden arrancar sin tener tensión de referencia y sirven para levantar el sistema.

“Las deficiencias operativas de disponibilidad de esas centrales que tenían que estar en condiciones para generar en isla, que entiendo perciben una remuneración por eso y está establecido en los contratos de concesión, hubiera permitido que tengamos electricidad antes de las 10 de la mañana”, señaló.

Tras reconocer lo descripto por las autoridades rionegrinas, Lopetegui adelantó que las fallas en el proceso de recuperación son objeto de investigación y serán abordadas oportunamente en un segundo informe que se está preparando.

Los aspectos relacionados con el funcionamiento en isla del sistema fueron derivados hacia el subsecretario de Energía Eléctrica, Juan Luchilo, quien no respondió adecuadamente al requerimiento provincial puesto que focalizó su respuesta en el sistema de extra alta tensión.

Lo que Caldiero trasladó fue la necesidad de revisar una serie de operaciones técnicas de CAMMESA y Transener que desestabilizaron el sistema cerca de las 14,30 de ese día e impidió a miles de rionegrinos tener luz en sus hogares. Incluso a pesar de las advertencias hechas por los equipos técnicos provinciales, acerca de que esas maniobras no sólo violaban los protocolos vigentes sino que afectarían la normalización del sistema, tal cual ocurrió.