# ELIZABETH GÓMEZ ALCORTA

“Que una fuerza de seguridad militarizada capacite en valores democráticos a los jóvenes es un oxímoron”

La abogada y referente del Frente Patria Grande, difundió un texto crítico al Decreto 598/19 del Ministerio de Seguridad de la Nación que crea el “Servicio Cívico Voluntario en Valores”. Gómez Alcorta es reconocida por integrar la defensa de Milagro Sala, y por su participación en las querellas de distintos juicios por crímenes de Lesa Humanidad.

17/07/2019
Nacional

Elizabeth Gómez Alcorta

 

El 16 de julio se conoció la Resolución 598/2019 del Ministerio de Seguridad de la Nación por la que se dio a conocer la creación del “Servicio Cívico Voluntario en Valores” con el objetivo de “brindar oportunidades de formación a los jóvenes a través de los valores democráticos y republicanos, que suponen compromiso cívico para que conozcan sus derechos y sus responsabilidades, sus capacidades y potencialidades personales, el sentido del deber, la capacitación en nuevas destrezas y habilidades, el compromiso con el bien común y el estímulo a capacitarse continuamente”.

Este servicio, que será voluntario para los jóvenes de 16 a 20 años, estará a cargo de la Gendarmería. El Ministerio de Seguridad, afirma la resolución, entiende que “el compromiso con los jóvenes consiste en trabajar por una Argentina sin narcotráfico, donde el resguardo de la vida y la libertad de quienes podrían encontrarse en situación de vulnerabilidad social sea prioritario”. Después de mencionar una lista de iniciativas que vendría desarrollando aquella fuerza de seguridad, se anuncia que el Servicio Cívico Voluntario en Valores tiene por objetivo brindar capacitación a los jóvenes en valores democráticos y republicanos, fomento del compromiso personal y para con la comunidad, hábitos responsables, estímulo a la finalización del ciclo educativo obligatorio y la promoción del desarrollo de habilidades para el trabajo, culturales, de oficios y deportes.

Como primer punto, se debe resaltar que la Gendarmería Nacional, según su ley orgánica, “es una fuerza de seguridad militarizada, estructurada para cumplir las misiones que precisa esta ley, en la zona de Seguridad de Fronteras y demás lugares que se determinen al efecto”.

Las misiones que la propia ley le establece son las de servicio de policía, en materia de policía de Seguridad y Judicial en el fuero federal; prevención y represión de las infracciones que le determinen leyes y decretos especiales y policía de Seguridad en la vigilancia de fronteras, protección de objetivos y otras actividades afines con sus capacidades, de acuerdo con las disposiciones que establezca el Comando en Jefe del Ejército.

Asignarle a una fuerza de seguridad militarizada la capacitación en valores democráticos y republicanos a los jóvenes es un oxímoron. Sus miembros no cuentan con una formación ni con recursos para llevar adelante aquella función, en virtud de que no está creada a tal fin.

Por otro lado, debemos resaltar múltiples episodios vinculados a violencia institucional que ha tenido como protagonistas a miembros de esta fuerza. En diciembre de 2015, Gendarmería llevó adelante una feroz represión a la protesta de trabajadores de la empresa cresta roja que reclamaban por el cobro pendiente y la continuidad laboral de 4500 personas. Tan solo un mes después, reprimieron con una fuerte agresión armada a los integrantes –muchos de ellos niños- de la Murga “los Auténticos Reyes del Rito” en la Villa 1-11-14. Ese día, alrededor de las 21, una grúa de la Policía Federal escoltada por dos patrulleros de Gendarmería Nacional, que intentaba ingresar al barrio en busca de dos vehículos, no pudo avanzar debido a la presencia de la murga. Ante la tardanza para abrir el paso, efectivos de la Gendarmería comenzaron a disparar con armas de fuego reglamentarias contra la gente presente en el lugar, provocando lesiones por el impacto de postas de goma a un niño de ocho años, un adolescente de catorce y tres adultos. En agosto 2016 un grupo de trabajadores del Ingenio San Martín del Tabacal, nucleados en el sindicato de Trabajadores del Azúcar que cortaban la ruta nacional 50 en las cercanías de la ciudad de Orán por un conflicto laboral fueron brutalmente reprimidos por la Gendarmería Nacional.

Por todo es conocida la feroz represión de parte de Gendarmería Nacional en el Pu Lof en Resistencia Cushamen, en agosto de 2017, que concluyó con la desaparición forzada de Santiago Maldonado. Estas son solo algunas menciones de su accionar violento e ilegal.

No solo preocupa que sea a esta fuerza de seguridad a quien le quieran encomendar la capacitación de valores democráticos, sino que es Patricia Bullrich la responsable política de esta policía de frontera quien ha sostenido a lo largo de estos tres años y medio, un discurso que ha justificado todas y cada una de las intervenciones abusivas, delictivas y anti democráticas de su accionar.

Es por eso que, más allá de la ilegalidad de la resolución, por establecer funciones a una fuerza de seguridad que no puede llevar adelante por ley, repudiamos esta decisión política y convocamos a toda la comunidad a rechazarla enfáticamente.

 

Nota relacionada: La APDH Bariloche repudió el Decreto de Bullrich