Prueba y error con fondos públicos: retiran las tortugas que costaron 400 mil pesos

Los reductores de velocidad no pasaron su primer invierno: vehículos con cadenas y maquinaria municipal despejando nieve los destrozaron, dejando en superficie peligrosos bulones. “Realmente fracasaron”, afirmaron desde el gobierno.

31/07/2019
Bariloche

 

Sin evaluar las características propias de una ciudad de montaña y el trabajo que la misma comuna realiza con maquinaria vial para la limpieza de los caminos en invierno, el Gobierno Municipal había resuelto la instalación de reductores de velocidad “tipo tortuga, con material reflectivo”.

Realizó para ello al menos tres compras, que superan los 387 mil pesos. La última y más importante, fue en enero, a la firma “Alejandro Osimi”, por 300 mil pesos. Sin embargo, la primera nevada de la temporada confirmó que las soluciones no pueden extrapolarse ignorando el contexto: un maquinista los atropelló con la pala y destruyó varios.

Los bulones que quedaron expuestos generaron quejas de los automovilistas por los riesgos de roturas de cubiertas, por lo que las cuadrillas acudieron a retirarlos. En un comunicado oficial, el Municipio defendió su utilización y hasta anunció el inmediato reemplazo de los dañados: “Seguirán cumpliendo la imprescindible función de regular la rapidez con la que circulan los vehículos”, argumentaron.

Sin embargo, la continuidad de las nevadas llevó a las tortugas prácticamente a una temprana extinción: “Con la nevada se perdió el registro de dónde estaban. Además del paso de la máquina, con la utilización de vehículos con cadenas, se rompieron”, admitió este lunes el director de Tránsito, Carlos Catini.

El funcionario, en declaraciones a Canal 6, concedió que esa metodología para limitar la velocidad “no funcionó como pretendíamos. Realmente fracasaron”.