# ¿QUIÉN MATÓ A ATAHUALPA?

Una década después se reabre una línea de investigación en el caso Atahualpa

Se investigará a Leandro Mildenberger, quien fuera mencionado en varias oportunidades durante el juicio. La Fiscalía aceptó la denuncia de la familia del joven asesinado en 2008.

02/08/2019
Viedma

 

La Unidad Fiscal 1 de Viedma, a cargo de Paula Rodríguez Frandsen, decidió dar curso a la denuncia presentada por los abogados de la familia de Atahualpa Martínez Vinaya, asesinado la madrugada del 15 de junio de 2008.

Más de una década después del hecho, la Fiscalía consideró viable investigar la posible responsabilidad del comerciante Leandro Mildenberger en el crimen del joven.

La investigación iniciada pocos días después del asesinato estuvo cargada de irregularidades que fueron evidenciadas en los dos juicios que se realizaron, el primero en 2013 y el segundo en abril de este año.

En ambas oportunidades, se juzgaron por el homicidio a las mismas tres personas: Belén Barrientos, Carlos Morales Toledo y Felipe Carrasco, pero a lo largo de las audiencias no se encontraron elementos de prueba que los vinculara directamente con el crimen y fueron absueltos por el Tribunal.

 

En el último juicio, el Fiscal Hernán Trejo acusó y solicitó una condena de 17 años para ambos hombres, pero liberó de culpa y cargo a la mujer. Sin embargo, los abogados de la querella, Julia Mosquera y Favio Igoldi, no acompañaron la acusación, al considerar que ninguno de estos tres imputados fue autor del homicidio.

En ese mismo momento contexto, solicitaron que se investigue a Leandro Mildenberger y semanas después presentaron una denuncia formal en el Ministerio Público.

Mildenberger fue nombrado en reiteradas oportunidades a lo largo del debate. Incluso el Comisario (retirado) Alfredo Sosa, quien fuera jefe de la investigación once años atrás, lo señaló como autor del disparo y advirtió que la línea de investigación que conducía hacia el comerciante fue desechada sin razón aparente por la fiscal del caso, Daniela Zágari.

Más de una década después, otra fiscal decidió retomar esa investigación y ya notificó a las partes. Así, se abre una nueva línea de investigación en un hecho que aún está impune.