Un año de impunidad para el caso de la empresa fantasma

Una investigación de En Estos Días reveló que el subsecretario de Desarrollo Humano, Juan Pablo Ferrari, abrió una empresa de Seguridad para facturarle más de 300 mil pesos al Municipio, por eventos realizados incluso antes de su inscripción en AFIP. Julieta Wallace, integrante del Tribunal de Contralor, denunció una trama de connivencia en el poder político para mantener congelado el expediente durante un año.

08/08/2019
Bariloche

Juan Pablo Ferrari

 

Las pruebas son irrefutables: el Intendente Gustavo Gennuso firmó las Resoluciones para autorizar el pago de los servicios de seguridad privada a la empresa “Aguirre Natalia Alejandra” por al menos 308 mil pesos. El primero –de 166.300 pesos- fue por la Fiesta de Nieve de 2017. Luego, por custodiar una vivienda, Bariloche a la Carta y la Semana de la Juventud.

La contratación se realizó siempre en forma directa, aunque el monto exigiera una compulsa de precios. Para poder obviar ese paso que requiere la normativa, el Gobierno fraccionó el servicio, abonando hasta tres facturas por el mismo evento.

Hace exactamente un año, este medio publicó la irregularidad. Se demostró, incluso, que el primer evento se había realizado antes de que la empresa esté dada de alta en la AFIP -por lo que no existía- y que la dirección con la que fue registrada (calle Don Bosco, del Barrio Lera) era idéntica a la declarada en el Municipio por el funcionario del gobierno, Juan Pablo Ferrari.

Nota relacionada: Funcionario de Gennuso abrió empresa de seguridad y le factura al Municipio

Están las Resoluciones, la declaración jurada del funcionario donde figura su domicilio y la constancia de AFIP de la empresa “Aguirre Natalia Alejandra” en la que se determina el alta comercial en esa misma residencia, a partir del 1 de septiembre de 2017, un mes después de haber sido contratada por el Gobierno municipal, sin licitación.

También consta la investigación del inspector sumariante del Tribunal de Contralor, quien comprobó cada una de estas irregularidades y sugirió el inicio de un juicio de responsabilidad contra el actual Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, por haber contratado –en su anterior cargo de Secretario de Turismo- a la empresa fantasma de Ferrari y su mujer.

Nota relacionada: Impulsan Juicio de Responsabilidad a Barberis por pago a empresa de seguridad fantasma

Pese a toda esta documentación, el expediente está cajoneado por el oficialismo en el Tribunal de Contralor, que prefirió aplicar toda la celeridad en apartar de la investigación a la única integrante de la oposición en el órgano, Julieta Wallace, por difundir en la prensa el dictamen del inspector sumariante; vale decir, por dar a conocer información que es pública pública.

Nota relacionada: Oficialismo apartó a Wallace de la investigación por empresa de seguridad fantasma

El apartamiento fue requerido por Barberis y aceptado de inmediato por Carlos Fuentes y Maia Thieck en el Tribunal de Contralor. Luego, la mayoría oficialista en el Concejo cerró el círculo de impunidad: hace más de 6 meses debe definir la apelación de Wallace, trámite que por norma no debe superar los 10 días.

 

Julieta Wallace


“A un año de que se hizo pública esta grave situación de manejo de los fondos públicos, no pudimos tener avances a causa de la evidente connivencia entre el oficialismo del Ejecutivo, el Concejo y el Tribunal de Contralor”, cuestionó Wallace en diálogo con En Estos Días.

La vocal del órgano municipal de control criticó la actuación de sus pares en el Tribunal, aseverando que “lejos de hacer caso a su misión como referentes de control, se plantaron en una postura política partidaria” al apartarla de la investigación.

“La causa está frenada porque se tomó la decisión de que hasta que el Concejo no decida, no se va a avanzar”, advirtió, evaluando que se trata de una “situación totalmente discrecional que ha paralizado la investigación, como una especie de protección al Jefe de Gabinete”.

También reprochó la “connivencia con Diego Benítez”, presidente del Concejo,  que “con una parsimonia increíble y una postura política muy grave que atenta contra la independencia de los poderes, lo tiene planchado”.

Desde la difusión de las irregularidades, la empresa de Ferrari no volvió a ser contratada por el Municipio, y el funcionario fue ratificado en su cargo por el Intendente.