# ELECCIONES 2019

A un PASO

La experiencia conservadora y neoliberal tiene fecha de vencimiento. En las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) arrasó el Frente de Todos y sacó más de 17 puntos al oficialismo. Macri sólo ganó en Córdoba y CABA. En Río Negro, una de las victorias peronistas más holgadas.

12/08/2019
Nacional

 

 

Más del 47 por ciento y una diferencia superior a los 15 puntos obtuvo la fórmula del Frente de Todos Alberto Fernández - Cristina Fernández de Kirchner, que se encamina a garantizar en octubre un triunfo en primera vuelta.

Así, la experiencia conservadora-neoliberal puesta en marcha el 10 de diciembre de 2015 llegaría a su fin apenas a cuatro años de haberse iniciado.

Sin datos oficiales, pasadas las 22,20 horas el Presidente Mauricio Macri se subió al escenario que, esperaba, fuese de baile, globos y festejos. Pero anunció: “Reconocemos que hemos tenido una mala elección. Eso nos lleva a redoblar los esfuerzos para que en octubre continuemos con el cambio”. Analizó: “Creemos en la democracia, recién hablábamos con Miguel de las dificultades que tuvimos en los últimos años. Esto ha llevado a que haya mucha angusta y mucha duda”. Y mandó a los argentinos a dormir sin datos oficiales.

Esos números llegaron pocos minutos después y confirmaron que la victoria del Frente de Todos era mucho más holgada de lo previsto y lo operado por las encuestadoras y medios oficialistas. Más del 47 por ciento de los votantes eligieron la fórmula Fernández-Fernández, superando por 15,6 puntos a Macri-Pichetto.

En Río Negro, la diferencia fue aún mayor: 54,10 a 22,50 a favor del Frente de Todos (ver nota aparte).

En el centro de cómputos del Frente de Todos, la alegría desbordaba.

“Los argentinos comenzamos a escribir otra historia", dijo Alberto Fernández poco antes de la medianoche. Al escenario subió con Taty Almeida -Madres de Plaza de Mayo- y Lita Boitano -Familiares de Desaparecidos y Detenidos-: un gesto claro del virtual Presidente electo que consideró cerrado el tiempo de “la grieta”.

“Argentina se dio cuenta que nosotros éramos el cambio, no ellos”, dijo.

Agregó que “estamos seguros que el país que vamos a hacer va a ser mejor”, y convocó a terminar con “este tiempo de mentiras”.

Desde Santa Cruz, Cristina Fernández envió un video, grabado algunos minutos antes de conocerse los primeros resultados. Pidió al Gobierno responsabilidad para dar a conocer los datos y transitar los próximos cuatro meses. 

“Una vez más vamos a arreglar los problemas que nos dejaron”, sintetizó Alberto sobre el cierre de los festejos.

Alegre, aunque medido en la celebración, Fernández recordó que aún falta octubre y pidió renovar la militancia para ganar en primera vuelta.

Lo de este domingo sólo fue el primer paso.