# ELECCIONES 2019

Galaverna dará pelea

Anunció que presentará su candidatura por Incluyendo Bariloche y que apelará el fallo del Tribunal Electoral. “No es una ilegalidad lo que hemos hecho”, dijo. Recibió apoyó de todos los demás candidatos excepto de Natapof.

12/08/2019
Bariloche

 

Andrea Galaverna atacará por dos vías lo que denunció como una “proscripción”. Por un lado inscribirá su candidatura y la de la lista de concejales que la acompañan bajo la denominación de Incluyendo Bariloche, el partido vecinal que creó junto a otros dirigentes; y paralelamente apelará ante el Superior Tribunal de Justicia el fallo del Tribunal Electoral Provincial que le cerró la participación en las elecciones municipal del próximo 1 de septiembre.

Este lunes, en conferencia de prensa, consideró que “no es una ilegalidad lo que hemos hecho”, en relación a la presentación de la lista bajo el sello de Unidos por Bariloche primero y del Frente Grande más tarde.

El Tribunal Electoral Provincial interpretó que el Frente Grande no puede, ni en alianza ni solo, presentarse en la elección municipal ya que a nivel provincial forma parte del Frente de Todos.

Ver nota relacionadaBajaron a Galaverna

Ahora Galaverna resaltó que “Incluyendo Bariloche es un partido habilitado por la Justicia Electoral”, y, en tal sentido, consideró que ese organismo municipal debería habilitar su participación.

La candidata brindó la conferencia de prensa junto a Julio Accavallo, titular del Frente Grande, los demás postulantes a concejales y militantes del espacio, además del candidato a intendente de Todos por Bariloche, Exequiel Ojeda.

Todos exhibieron carteles que anunciaban: “Yo apoyo a la Democracia. ¡Respeto ya por la autonomía municipal! No a la proscripción, quiero elegir libremente”.

“Hoy nos pasó a nosotros, mañana le puede pasar a cualquiera”, indicaron desde Incluyendo Bariloche.

Galaverna apuntó directamente a Daniel Natapof -el único candidato del frente que impugnó la participación- y el Frente de Todos por apelar a “esta lógica de judicialización de la política para cercenar derechos”.

Calificó la situación como “un ataque directo a la democracia y al sistema político”.

“No vamos a bajar los brazos”, anticipó finalmente Galaverna.