Otra vez se cayó el proyecto de construcción del Centro de Congresos y Convenciones

Gennuso dejó sin efecto el desembolso de 5 millones de pesos para el estudio que sustente su construcción cerca del Puerto y el proyecto volvió a foja cero. Ahora lo promete para un segundo mandato. Renovados desacuerdos con la ubicación y reclamos por honorarios del proyectista, serían los principales motivos de la nueva postergación.

29/08/2019
Bariloche

 

El Intendente Gustavo Gennuso firmó este jueves la Resolución 3183-I-2019, y dejó sin efecto el desembolso de 5,3 millones de pesos destinado a la Cámara de Turismo para la realización del Proyecto Ejecutivo del futuro Centro de Congresos y Convenciones (CCC).

Los fondos habían sido concedidos el 7 de noviembre pasado, en el marco de la decisión de reflotar el proyecto “El arca”, nombre con el que el Arquitecto Guillermo Mulleady ganó -en el 2001- el concurso de proyectos para el esperado Centro de Congresos y Convenciones.

Desde fines del año pasado, el Gobierno municipal publicita la inminente puesta en marcha de la obra, pero finalmente decidió no destrabar los fondos para la relación del Proyecto Ejecutivo.

Los recursos fueron anulados tras una reunión de la Comisión que administra los fondos de la Tasa al Turista (ECOTASA), realizada el pasado martes 13 de agosto, durante la cual se decidió por unanimidad “cancelar la aprobación del proyecto del Centro de Congresos y Convenciones y liberar los fondos oportunamente reservados, con el compromiso de analizar nuevamente el tema cuando se avance en el nuevo proyecto y concurso por el mismo”.

El convenio, firmado entre el Municipio y la Cámara de Turismo para avanzar con esa esperada obra de infraestructura -importante para romper la estacionalidad turística-, contemplaba que la ECOTASA financiara el 50 por ciento del valor del Proyecto Ejecutivo y la Provincia la mitad restante.

Fuentes del sector político y del sector empresarial confirmaron a En Estos Días que la decisión de no girar los 5,3 millones “paraliza el proyecto”. Argumentaron que el lugar elegido, en el predio del Puerto San Carlos, “no terminó de cuajar” y coincidieron en que “Arabela (Carreras, gobernadora electa), tampoco lo quiere ahí, aunque expresó que si había consenso en Bariloche, no iba a oponerse”.

Las mismas fuentes que participaron de la última reunión de la Comisión explicaron que aún no están finalizados los planos para ser presupuestada la obra y llamar a licitación. “No se pudo avanzar con el arquitecto. Está reclamando honorarios atrasados que, según él, se le deben. La actualización que pone es muy fuerte y lo hace imposible, así que probablemente todo se caiga y haya que empezar de vuelta”, dijeron.

En este marco, los funcionarios consultados anticiparon que será necesario “buscar otro lugar, otro proyecto”, y se refirieron a la posibilidad de avanzar en un Centro más pequeño: “Éste estaba pensado para 3 mil pasajeros, cuando en el mundo del turismo de reuniones, no son de tanta escala”.

La decisión se suma a una larga secuencia de postergaciones y proyectos truncos que ya forman parte de la historia de la ciudad.

El inconcluso CCC que debió inaugurarse en el '83

El Centro de Congresos y Convenciones de Bariloche debió haberse inaugurado en 1983 para el XXVI Congreso de la Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina. Esa primera experiencia iniciada por el gobierno de facto, legó el “elefante blanco”, la gigante estructura de hormigón abandonada en cercanías al Centro Regional Universitario Bariloche.

Después de numerosas e infructuosas iniciativas para reimpulsar su construcción, en 2017 se avanzó con la idea de instalarlo en tierras del Ejército en el oeste de la ciudad, pero la decisión fue vapuleada por Arnaldo Nardone, asesor y desarrollador de Centros de Convenciones para diferentes países de América Latina. Sin lugar ni proyecto definido, quedó fuera del financiamiento del Plan Castello.

Noticia sobre el ganador del concurso, en El Cordillerano del 2001

Para marzo de 2018, en base a un informe encargado a una consultora, se resolvió avanzar con el proyecto en el predio del Puerto San Carlos, retornando a la idea estudiada en el 2001, cuando se realizó el concurso que ganó el Arquitecto Mulleady. El entusiasmo fue tal que el Intendente convocó a una conferencia de prensa en la que anunció que el edificio llevaría el nombre "Islas Malvinas". El proceso, culminó este jueves nuevamente en decepción.

A 36 años de la fecha prevista para su inauguración, el Centro de Congresos y Convenciones, volvió al punto de partida, sin lugar ni proyecto. Su concreción, sigue siendo una promesa: hoy forma parte de la lista de obras anunciadas en la plataforma electoral de Gustavo Gennuso, en la búsqueda de la reelección.