Una banca en el Concejo y el futuro del cerro Catedral, en disputa

Comenzó el escrutinio definitivo en Bariloche, y el Frente de Izquierda pide que se cuente voto por voto. Sospecha que le volcaron la elección durante la carga de planillas. La pelea por el onceavo concejal es clave para la definición del futuro del cerro Catedral. CAPSA volvió a la carga para quedarse, sin licitación, hasta 2056.

04/09/2019
Bariloche

 

Pasaron las elecciones, pero el suspenso sobre la integración del Concejo Municipal podría mantenerse durante varias semanas, si prospera un pedido del Frente de Izquierda (FIT-U) para el recuento se realice voto a voto. El dato no es menor si se tiene en cuenta que un proyecto clave como el que pretende impulsar el Ejecutivo para permitir la continuidad de la empresa CAPSA en el cerro Catedral requiere de ocho votos, es decir una mayoría especial del cuerpo deliberativo.

A través de un comunicado, la izquierda -que postuló a Rodolfo Sánchez a Intendente- planteó que le llama “profundamente la atención” el resultado final, teniendo en cuenta que “hasta el 94 por ciento de carga de las mesas, el FIT-U tenía garantizado la banca de un Concejal y con la última carga de datos esto se revirtió adjudicando esta banca a otra fuerza política”.

La banca en disputa es la onceava, última de la integración del Concejo Municipal, y, de acuerdo al escrutinio provisorio y por solo 56 votos, correspondió al PUL (candidato Gerardo Del Río), fuerza impulsada por el dirigente sindical de los empleados de comercio, Wálter Cortés.

“Creemos que la única forma de garantizar la transparencia y que quede expresada la voluntad popular en la composición del Concejo y sin ningún rasgo de sospecha de adulterio del proceso eleccionario, es abrir las urnas, hacer el recuento de los votos y llevar tranquilidad a todos”, expresó la Izquierda.

Referentes de esa fuerza advirtieron que el proceso de carga se “volcó” repentinamente en los últimos minutos del escrutinio provisorio, y justamente en escuelas donde no tenían fiscales.

El triunfo de Gustavo Gennuso fue celebrado por la familia Trappa, empresarios dueños de Vía Bariloche y Catedral Alta Patagonia (CAPSA), ya que la continuidad de Juntos Somos Río Negro en la Intendencia les garantiza un impulso a su proyecto de continuidad, sin licitación, en el cerro.

Pero la dispersión en la integración del Concejo, pone en riesgo que ese cuerpo avale una nueva iniciativa, teniendo en cuenta que el proyecto presentado hace dos años quedó estancado por un fallo del Superior Tribunal de Justicia (STJ), que avaló un amparo impulsado por vecinos y legisladores del Frente de Todos.

 

En las últimas semanas, el abogado de CAPSA, Juan Consolani, mantuvo contactos con funcionarios del Gobierno de Gennuso y con legisladores de la oposición, a quienes transmitió la idea de avanzar con un nuevo proyecto, que, esta vez, no incluya un desarrollo inmobiliario en 70 hectáreas ubicadas en la base del Catedral. Ese proyecto inmobiliario, en particular, fue el que más críticas recibió por parte de la oposición local y del espontáneo movimiento de Vecinos por el Cerro.

Ver nota relacionadaUnánime rechazo al acuerdo con CAPSA en la audiencia pública

La firma de la famiglia Trappa extorsionó al poder político y empresarial local con la amenaza de no realizar más inversiones en el Catedral, hasta tanto no se le garantice la permanencia, y en condiciones exigidas en el pliego que presentó oportunamente al Intendente.

Tras el fracaso de aquella intentota, ahora una nueva iniciativa que le garantice a CAPSA quedarse hasta 2056 en el cerro sin competir en una licitación requeriría del acompañamiento de una mayoría especial en el Concejo.

Si el Frente de Izquierda se queda con la onceava banca (para el candidato Facundo Britos), esa mayoría no sería posible: Juntos Somos Río Negro -cinco concejales- contaría, previsiblemente, con el apoyo de Juntos por el Cambio (ex Cambiemos), y el PUL, ya que el gremio de comercio apoyó activamente la permanencia de CAPSA en el cerro, durante los debates de 2017 y 2018.

(foto archivo José Luis Zamora)

Pero el bloque del Frente de Todos -tres concejales- ya anticipó su negativa a avalar la eternización de la empresa; y si se suma la Izquierda, los votos en contra serían cuatro y frenarían el proyecto.

Así, el escrutinio definitivo que comenzó en las últimas horas no sólo define si el PUL o la izquierda ocupan la onceava banca; podría definir también el futuro del cerro Catedral.