La UNRN elabora protocolos de elaboración del cannabis medicinal

La Universidad acompañó un planteo judicial para permitir el autocultivo. Trabaja además sobre protocolos para el control de calidad y la elaboración del aceite.

09/09/2019
Río Negro

 

Los familiares de un niño rionegrino, con síndrome de Tourette solicitaron, la semana pasada, ante la Justicia Federal que nuevamente se los autorice al autocultivo de cannabis para uso medicinal, luego de vencerse los plazos impuestos por la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca que revocó el permiso otorgado por la Jueza Mirta Fillipuzi.

Ver nota relacionadaAutocultivo: La familia de Joaquín vuelve a la justica con respaldo de la Universidad

De la presentación participó el Dr. Daniel A. Barrio, secretario de Investigación de la Sede Atlántica de la UNRN.

Barrio explicó que “la Universidad tiene hoy capacidades técnicas tanto para realizar el control de calidad de los aceites, como para asesorar respecto a la obtención de los mismos y producir bajo normas agronómicas plantas que aseguren la estricta calidad de la materia prima que se utiliza para la obtención de los principios activos presentes en el cannabis”.

En ese sentido resaltó que “un equipo de investigadores de la UNRN está actualmente elaborando protocolos de cultivo de cannabis, elaboración y control de calidad de los aceites, para garantizar que los productos obtenidos posean la dosis recomendada por el médico para el uso farmacológico del cannabis”.

El secretario de Investigación de la Sede Atlántica de la UNRN detalló que “es altamente probable que podamos tener finalizados estos protocolos en el término de tres meses. Y en un plazo menor ya podremos realizar el análisis de los activos en nuestros propios laboratorios, ya instalados en diferentes sitios de la provincia”.

“Hoy son varias las instituciones universitarias que proveen este tipo de servicios en el país”, agregó.

El profesional explicó que “la finalidad de la intervención de la Universidad es brindar a la comunidad seguridad y rigurosidad científica en cuanto al buen uso del cannabis medicinal. No cualquier aceite obtenido de manera artesanal se ajusta a las normas de buenas prácticas de elaboración que garantice una dosis uniforme y conocida de los componentes activos (THC y CBD, entre otros) que son los que producen los efectos beneficiosos sobre la salud humana”.

La marihuana medicinal se utiliza para tratar epilepsias refractarias, síndrome de Tourette, dolor crónico, espasticidad debido a esclerosis múltiple o paraplejía, entre otros.

En el último tiempo, se incrementaron los estudios y debates científicos, desde el ámbito universitario sobre el cannabis medicinal, en busca de dar respuesta a la sociedad para ampliar el espectro de uso legal de la planta.

El CONICET acaba de publicar un estudio relacionado a las propiedades del cannabis con respecto al corazón y diferentes universidades -además de la de La Plata, las nacionales de Córdoba y del Sur, entre otras- abrieron cátedras sobre cannabis y salud y aportan investigaciones sobre la cuestión.