# ENTREVISTA

“Para evitar que se destruya lo que queda”

Médico sanitarista, ex viceministro de Salud de la Nación y actual presidente de la Fundación Soberanía Sanitaria, Nicolás Kreplak se refirió a la media sanción de Diputados a la Ley de Emergencia Alimentaria.

14/09/2019
Nacional

Nicolás Kreplak

 

Este jueves, el avance represivo de las fuerzas de Seguridad para evitar el acampe de las organizaciones sociales frente al Ministerio de Desarrollo Social, fue el corolario del reclamo que se ha hecho consigna en la Argentina desde hace más de un año: "El hambre no espera".

Últimas imágenes del naufragio del gobierno de Mauricio Macri que retrocede echando por la ventana los mismos postulados neoliberales que juró defender. Un poder político destartalado por el resultado de las PASO, y acorralado por la realidad.

Mientras esto sucedía en las calles, dentro de la Cámara de Diputados, los legisladores daban media sanción -por 222 votos afirmativos, ninguno negativo y una abstención- a la Ley de Emergencia Alimentaria, una posición que el Gobierno resignó en el intento por mantenerse a flote en medio de un clima social convulsionado que, de no mediar la cautela de la oposición, pudo haberse desbordado por completo.

Hasta este punto llegó Cambiemos que en todo momento se negó a promulgar la emergencia por Decreto -un camino más corto e inmediato-, más atento al marketing político que a paliar la zozobra económica y social en la que sumió al país durante los últimos cuatro años.

En el recinto la oposición optó por la diplomacia para no arriesgar el objetivo primordial de acortar la sesión y que la Emergencia fuera aprobada. Del otro lado, la preocupación del oficialismo por bloquear los discursos que pudieran dejar  expuesta una imagen cada vez más deteriorada.

***

En Estos Días: La declaración de la Emergencia Alimentaria es casi un hecho ¿Qué evaluación hace como médico y ex funcionario?

Nicolás Kreplak: La primera sensación que da la declaración de la Emergencia Alimentaria es de mucha tristeza. Porque la Emergencia Alimentaria es lo que sucedió en 2002, antes de que comience el ciclo de reconstrucción del país. Después esa Ley fue ampliamente superada porque las políticas públicas implementadas daban mucho más de lo que la Ley pedía. De modo que lo primero que da es mucha tristeza el tener que volver a ese episodio.

Y después hay una lectura política. Y es que hay un enorme consenso: aún antes de que se ganen las elecciones, enormes sectores populares y de representación política están de acuerdo con esto. Nosotros decimos que es seguro que hay que hacerlo, pero al mismo tiempo que decimos que  hay que garantizar el plato de comida, decimos también que hay que garantizar que esa comida no te enferme.

En Estos Días: ¿Cómo es eso?

Nicolás Kreplak: En la población más vulnerada en términos de recursos, trastornos como la obesidad están presentes entre tres y cinco veces más que entre la población adinerada, y junto con la obesidad, el déficit de talla, e incluso la desnutrición aguda, que es lo que estamos volviendo a ver.

Entonces hay que atacar las dos cosas al mismo tiempo. La obesidad y el sobrepeso, que se producen porque no hay acceso a alimentación de buena calidad, no hay acceso a proteínas animales (carne, pescado huevo, pollo) y no hay acceso a frutas y verduras frescas que tienen muchos elementos además de las calorías que son esenciales para una nutrición adecuada. Lo que tenemos es resultado de la ingesta de alimentos elaborados, especialmente más harinas, fideos, arroz y derivados, que son hipercalóricos, que producen obesidad con malnutrición. Eso genera enfermedades metabólicas de todo tipo: hipertensión o diabetes entre otras, que están apareciendo en la infancia en estos momentos. Con lo cual, además de asegurar el plato de comida, hay que asegurar la calidad alimentaria.

Cuando este gobierno plantea una medida alimentaria como los Precios Esenciales o la reducción del IVA, estamos hablando de fideos y de arroz, no estamos hablando de una alimentación saludable como la que necesitan nuestros pibes para poder desarrollarse adecuadamente.

***

La consideración parte de las conclusiones de un estudio presentado por el médico Pablo Núñez, docente e investigador del CONICET y del Instituto de Medicina Tropical (Misiones) junto a un grupo de especialistas que analizaron y sistematizaron los datos de los programas nacionales “Nacer” y “Sumar”, entre los años 2005 y 2013.

Se trata de un relevamiento de 13 millones de datos y es, en este sentido, el más extenso que se haya realizado -por el volumen de información recogida- sobre los 7 mil centros de Salud con los que el país contaba en aquellos años.

El estudio permitió complementar y perfeccionar la Asignación Universal por Hijo y la Asignación Universal por Embarazo para brindar servicios de prevención en salud, educación y nutrición.

Desde la perspectiva de salud pública, hay tres principales indicadores nutricionales: el peso/ talla, el peso/edad y la talla/edad. El relevamiento coordinado por Núñez reveló los efectos dramáticos de la carencia alimentaria en los niños, a la vez que permitió mensurar el éxito de aquellos programas.

Detectó, por ejemplo, el acortamiento prevalente en la talla que alcanzaban los niños de 5 años víctimas de la malnutrición, y cómo el proceso comenzó a revertirse con una mejora en la calidad alimentaria impulsada por políticas de Estado.

“Logramos una reducción de la población que no se alimentaba suficientemente bien en un 45%”, señaló Nicolás Kreplak. “Esa población a los 3 años pasó a ser un centímetro más alta que la población precedente. Lo que quiero decir es que hay impactos de las condiciones de vida, de la situación material de existencia, que pueden dar como resultado estas condiciones físicas. Bueno, ahora estamos precisamente en un proceso al revés de cuanto se había logrado hasta entonces”.

 

Nicolás Kreplak

 

En Estos Días: Volviendo a la Emergencia Alimentaria, da la impresión de que esta medida hubo que sacársela a regañadientes al Gobierno.

Nicolás Kreplak: Es muy doloroso el tratamiento que le está dando el gobierno a la temática, tratándolo como si fuera un problema de marketing. Es decir, que ellos siguen hablando en los medios de comunicación de espaldas a la gente. Porque la gente la está sufriendo, está en las calles, en los comedores, en las escuelas, en todo el territorio mostrando el sufrimiento que significa. Da mucha tristeza que tengamos un gobierno de estas características.

En Estos Días: Pudo haberlo resuelto por Decreto.

Nicolás Kreplak: Sí, evidentemente es un gobierno fuertemente ideologizado y no acepta nada que no emane de su propia base teórica. Por esa razón no sale con medidas de estas características. Sin embargo, era evidente que iban a perder la votación en diputados. El camino del Congreso es más largo, pero la semana que viene esto va a ser Ley. Es muy difícil gobernar desde el poder Legislativo, pero sí se marca la cancha. Aparecen algunas líneas que sirven para darle un norte a la población. Comienza a haber, creo yo,  una clase política haciéndose cargo de los problemas de la gente.

En Estos Días: ¿Y en cuanto a la Ley en sí?

Nicolás Kreplak: Me parece que esta Ley es necesaria como herramienta, y que tal vez como herramienta sea necesaria de acá en adelante, para que no nos pase lo que nos pasó el 11 de agosto con el desmadre que generó el presidente después de haber perdido las PASO. Es que todavía falta mucho hasta el 10 de diciembre, y es bueno que el Congreso empiece a dar algunas muestras de gobernabilidad y de tranquilidad. En otras palabras, que el Congreso pueda asumir lo que el Ejecutivo no quiere asumir, para evitar que se destruya lo que queda.