Usucapión en la Península: la historia detrás del millonario negocio inmobiliario

La pelea por 200 lotes de gran valor ambiental e inmobiliario en Península San Pedro tuvo un nuevo fallo a favor de Rafael Boné, quien ocupó la tierra y reclamó una usucapión. Una sentencia similar fue revertida por el STJ en 2013. Una escandalosa historia de influencias, violencia y batallas judiciales.

18/09/2019
Bariloche

Imagen Google Earth

En 1996 Rafael Boné reclamó vía usucapión 200 valiosos lotes -unas 40 hectáreas- en la Península San Pedro. Conocía la situación dominial de esa amplia y codiciada porción de tierra como titular de la Junta Vecinal.

A pesar de que no había pagado los impuestos, ni realizado mejoras sustanciales -requisitos básicos establecidos por la Ley para acceder a la tierra bajo la figura de la usucapión-, y de no haberse notificado nunca a la Urbanizadora Parque Entre Lagos -empresa propietaria de los terrenos-, en el año 2000 fue beneficiado en primera instancia por el fallo del Juez Civil Jorge Serra, que le otorgó la usucapión.

Durante el proceso, aún sin contar con la titularidad definitiva, vendió una parte o se asoció con el empresario Jorge González Galé, taló árboles y desmalezó con glifosato. La situación le generó enfrentamientos con vecinos y hasta un episodio de extrema violencia, cuando un grupo comando, enmascarado, portando armas largas y vestimenta militar, según la denuncia, privó de la libertad, robó, golpeó y amenazó a Boné, a Joel Maximiliano Contreras Velázquez y a Joel Indalisio Contreras Bahamondes, quienes  impedían el ingreso de un agrimensor a las tierras en disputa. 

Por este cinematográfico hecho, los Contreras fueron condenados por falso testimonio a 1 y 2 años de prisión. Mientras que los imputados por secuestro y tortura arribaron a un acuerdo de probation.

Rafael Boné

Asimismo, alertada a través de los medios de comunicación, Urbanizadora Parque Entre Lagos SRL, propietaria de 26 de las 40 hectáreas pretendidas -que las adquirió en la década del ‘50 pero nunca las urbanizó- planteó la nulidad del proceso de usucapión, logrando revertir la sentencia primero en la Cámara de Apelaciones y, en noviembre de 2013, en el Superior Tribunal de Justicia.

El revés en su intento por quedarse con las paradisíacas y costosas tierras, parecía definitivo. Sin embargo, nuevamente la Justicia Civil mostró su flexibilidad en las disputas que incluye millonarios negocios inmobiliarios. En esta oportunidad, el Juez Santiago Morán admitió la demanda y dispuso que Boné “adquirió, por prescripción adquisitiva, los inmuebles detallados en estas actuaciones”.

Para argumentar la polémica decisión, Morán afirmó que “el hecho de que el actor abonara deudas generada por la instalación del gasoducto, y por la falta de pago de la tasa por Vialidad Rural, constituyen datos reveladores del animus domini; si a ello se suma tanto la confección de planos llevados a cabo por un agrimensor, como la posesión del predio de acuerdo con los dichos de los testigos, nada impide concluir que aquél detenta la posesión de los bienes (…) con ánimo de dueño desde hace más de veinte años”.

El cumplimiento de esos pasos administrativos para la obtención de la usucapión, se dieron varios años después del primer intento de apropiación, y, fundamentalmente, después del fallo del STJ que rechazó la pretensión de Boné.

Con los antecedentes en la Cámara de Apelaciones y en el STJ, resulta previsible que Urbanizadora Parque Entre Lagos acudirá nuevamente a esas instancias para revertir el fallo.