OPS: idas y vueltas detrás de una contratación floja de papeles

El intendente Gustavo Gennuso se desdijo y en conferencia de prensa aceptó la deuda de 21 millones de pesos con la empresa OPS, a la que el municipio contrató vehículos y maquinaria vial cuando la firma ya estaba en quiebra. Día a día, el repaso de un polémico expediente que incluye además un “préstamo” de máquinas no autorizado por el Concejo.

08/10/2019
Bariloche

 


20 de febrero: Gustavo Gennuso rubricó la Resolución Nº 582-I-2019 autorizando el pago de 3.121.800 pesos a la empresa foránea OPS S.A.C.I., por el servicio de alquiler, sin chofer, de 5 motoniveladoras, 2 retroexcavadoras y 1 topadora.

27 de febrero: En Estos Días publicó la operación, advirtiendo que el Gobierno omitió el llamado a Licitación Pública correspondiente y que la beneficiaria de la contratación directa era una empresa cipoleña, en quiebra desde diciembre, con los bienes inhibidos e investigada por corrupción.

1 de marzo: El Sindicato de Obreros y Empleados Municipales denunció que con menos recursos el Municipio estaba en condiciones de reparar y poner en funcionamiento las 4 máquinas viales averiadas y dejar las restantes en óptimas condiciones.

6 de marzo: Para adecentar la contratación, Gennuso dejó sin efecto la Resolución 582-I-2019 y firmó otra (717-I-2019) alegando “urgencia” para eludir la licitación. En un repetido recurso empleado durante la gestión para obviar la compulsa de precios y condiciones, justificó la contratación directa aludiendo a razones que mejor se explican por la falta de planificación que por imprevistos: la meteorología, la maquinaria averiada y el constante reclamo de los vecinos por el estado de las calles.

3 de Julio: Este medio reveló que el Intendente, desde febrero, conducía una 4x4 de la empresa OPS, beneficiaria de la millonaria contratación directa. Se trata de una Toyota Hilux, doble cabina. Se evidenció, de esta forma, la presencia en la ciudad de vehículos de OPS, sin contrato que lo autorice.

5 de Julio: Gennuso confirmó que utilizaba la camioneta de OPS y afirmó que figuraba en el contrato de alquiler con la empresa.

18 de Julio: En Estos Días accedió al contrato firmado por Gennuso el 25 de febrero pasado, y constató que involucraba 7 máquinas (no 8 como se consignó en las resoluciones) y que no figuraba la 4x4 que conduce el Intendente. Quedó explícito además, que el alquiler acordado no era por 3 millones, sino por más de 12 millones de pesos.

20 de septiembre: Gennuso contrató por 190 mil pesos, a través de la Resolución 3456-I-19, al abogado cipoleño Darío Tropeano para intervenir en el expediente judicial.

26 de Septiembre: La Síndico Judicial que administra los bienes de OPS, Ana María Chiappari, detectó una flota de 19 vehículos prestando servicios para la Municipalidad de Bariloche, elaboró un informe y presentó una factura al Municipio por más de 21 millones de pesos. Dentro del parque vial, encontró una 4x4 con denuncia por robo en General Roca.

 

1 de octubre: el Intendente afirmó públicamente que el cálculo de los 21 millones de pesos realizado por la Sindicatura era erróneo porque se estaba computando un uso intensivo, de 24 horas al día. Y cuantificó la deuda en "cuatro o cinco millones".

3 de octubre: El Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, declaró ante la prensa que habían decidido parar las máquinas ante ese reclamo económico, y argumentó que “en el momento de firmar el contrato no se nos había informado” sobre concurso de acreedores que derivó en la quiebra. Sin embargo, la empresa había sido declarada en quiebra en diciembre por el Juzgado 31 de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial. Es decir, dos meses antes de la firma del contrato.

4 de octubre: Para enmendar el procedimiento, el Ejecutivo municipal emitió una nueva Resolución (3686-I-2019) autorizando una nueva contratación directa de equipamiento que, curiosamente, ya estaba hacía tiempo en manos del Municipio: 3 camiones y una excavadora, por 1,3 millones de pesos. Y para justificar ante la Sindicatura Judicial la existencia en la ciudad de esta flota sin declarar, incorporó un artículo en el que se afirma que, en realidad, la empresa “aporta al Municipio, libre de gastos de alquiler” 6 vehículos: 2 Hilux 4x4, 3 camiones (un Iveco Tector, un Ford 4000 y un Iveco Daily) y una torre de iluminación móvil.

Surgen aquí, nuevas anomalías: No existe locación sin contraprestación, por lo que no se trataría de un alquiler, sino de una donación o comodato, cuya aceptación –según establece la Carta Orgánica- debe aprobar el Concejo Municipal. El antecedente inmediato es del año 2005, cuando a través de la Ordenanza 1505-CM-05 el Municipio aceptó por 13 meses, en comodato, un Chevrolet Vectra de la Legislatura de la provincia de Río Negro.

En ese caso –durante la intendencia de Alberto Icare- se trató de un comodato dentro de un acuerdo de colaboración entre dos instituciones estatales, sin fin de lucro. En el caso actual, el “préstamo” no pasó por el Concejo, no hay precisiones sobre plazos, ni certezas sobre el carácter o motivación que expliquen que una empresa en situación de quebranto fuera a entregar el costoso equipamiento sin cargo a un gobierno.

La maquinaria “libre de gastos de alquiler” llegó a la ciudad, según esa última Resolución, en 2 etapas: 3 en febrero, y 3 desde la rúbrica de la última contratación directa blanqueada el viernes pasado. Sin embargo, el seguro de la torre de iluminación fue dado de alta hace 3 meses (Resolución 2476-I-2019, del 12 de julio de 2019), contradiciendo esa afirmación.

8 de octubre: El Intendente Gustavo Gennuso, en conferencia de prensa admitió que la deuda acumulada hasta julio asciende a 21 millones de pesos. Suma a la que deben añadirse los servicios prestados a partir de entonces. Desmintió además a su Jefe de Gabinete y ratificó que las máquinas continúan trabajando.

Hasta el momento, el Tribunal de Contralor en el que Gennuso cuenta con mayoría de miembros oficialistas, continúa en silencio.