# FEMICIDIO DE SILVIA VÁZQUEZ COLQUE

“Un tribunal confirmó lo que todas sabíamos”

La desaparición de Silvia Vázquez Colque terminó en condena por femicidio en buena medida por los reclamos de la comunidad. Mujeres que se implicaron, que empatizaron con el dolor ajeno, empujaron la denuncia contra Marcos Thola. Aún resta saber dónde está el cuerpo de Silvia.

12/10/2019
Viedma

 

“Decí dónde está Silvia”. “Dónde ocultaste el cuerpo”. “Asesino”. Los gritos de las mujeres que asistieron al juicio. Marcos Thola, el femicida de Silvia Vásquez Colque, salió del auditorio del Poder Judicial flanqueado por policías.

La declaración de culpabilidad llegó  tras una semana de intenso debate oral y público, durante el cual se escucharon los testimonios de una veintena de personas. Muchos recordaron los episodios de extrema violencia a los que Thola sometía a la mujer.

Durante el juicio quedaron en evidencia detalles que, puestos en su contexto, explican el reclamo generalizado de las mujeres por llegar a la condena:  Thola sometía físicamente a Silvia Vázquez Colque; ya había intentado asesinarla meses antes de su desaparición. El fue el último en verla con vida entre la noche del 4 y la mañana del 5 de junio de 2017, y no se preocupó en buscarla. En cambio la acusó de abandonar el hogar conyugal sin siquiera denunciar su desaparición. 

Las Mujeres Organizadas de la Comarca iniciaron hace dos años el reclamo público por la desaparición de Vázquez Colque.

“Las mujeres no desaparecemos, nos desaparecen”, acusaron en cada reclamo frente al Ministerio Público Fiscal; en las marchas del NI una Menos -que coincidieron con la fecha de desaparición-; frente a los medios de comunicación, y en reuniones con autoridades provinciales.  

“Desde que supimos que había una mujer de nuestra comunidad que  faltaba, fuimos un grupo de mujeres que nos propusimos saber dónde estaba y empezamos a movernos. En ese camino nos pasó de todo, nos encontramos con gente que nos decía ` ojo que no es una buena mujer` y no nos importó eso, sino saber qué pasaba. Poco después supimos que había una familia que la buscaba y no hubo marcha atrás, fue hacer empatía con ese dolor”, dijo Mayra Santa Cruz, luego de que el Tribunal declarara culpable a Thola.

Las mujeres, además de llevar el reclamo por la ciudad, exigieron a los organismos estatales que actuaran. Fue así como luego de insistir durante meses, y protagonizar un plantón en el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, consiguieron los fondos para costear los pasajes desde Bolivia de la madre y la hermana de Silvia.

El ex juez Favio Igoldi ofreció sus servicios legales de manera gratuita y de esa manera consiguieron constituir la querella. Recién entonces, cobró forma la acusación por femicidio contra Marcos Thola. En esa instancia (junio de 2018), la investigación fiscal solo había avanzado con la búsqueda de Vázquez Colque, pero no con la responsabilidad penal de Thola. 

“Hoy, escuchar que un Tribunal ratifica eso que nosotras sabemos -que Silvia no se fue, que la mató Marcos Thola Durán-, mueve muchas fibras: por un lado sentirnos un poco del lado de la justicia pero hasta que no sepamos donde está el cuerpo no vamos a parar”, afirmó Mayra Santa Cruz.

Por su parte, Verónica Vázquez Colque, hermana de Silvia y testigo en la causa, habló con En Estos Días desde Potosí, Bolivia.

Conmovida, contó que siempre tuvo fe de reencontrarse con su hermana “fui a Viedma con la esperanza de abrazarla y preguntarle que pasó, pero siempre llegué a la nada. Nunca pensé pasar por esto, perder a una hermana y de manera tan cruel”.

“Siento el dolor profundo de no volver a hablar con ella. No logro entender por qué Marcos actuó de esa manera, nos quitó una hermana, una hija y a sus hijos su mamá, no me cabe en la cabeza porqué, por qué esa maldad tan grande”, señaló.

Marcos Thola quedó en prisión domiciliaria con tobillera electrónica por los próximos seis meses, hasta tanto culminen las instancias de impugnación. Continúa a cargo de sus hijos -los cuatro menores de edad- con quienes comparte la vivienda, la misma en la que vivía con Silvia.

Una vez confirmada la sentencia, Thola deberá, casi con seguridad, purgar la pena de prisión perpetua, y algún juzgado de Familia, al igual que la Secretaria de Niñez Adolescencia y Familia (SENAF) habrán de resolver el futuro de los niños. 

Nota relacioneda: Marcos Thola, culpable por el femicidio de Silvia Vásquez Colque