Se cierra el cerco sobre la comunidad Buenuleo

Los fiscales ordenaron prohibir el ingreso de personas y alimentos para los integrantes de la comunidad que recuperaron el territorio en la zona del barrio Pilar II. La orden de desalojo fue apelada al Tribunal de Impugnación.

19/10/2019
Bariloche

Comunidad Buenuleo (foto En estos días)

Los fiscales que intervienen en la causa por la recuperación territorial de los Buenuleo cierran el cerco sobre la comunidad.

A través de un oficio remitido a la Policía provincial, el fiscal Inti Isla y el Fiscal Adjunto Gerardo Miranda dispusieron que la fuerza de seguridad impida el “ingreso de toda persona que no se encuentre en el predio”. El escrito -al que accedió En estos días- establece que “tampoco se autoriza el ingreso de personas a pernoctar, pasar el día o visitar a los ocupantes y/o a ingresar alimentos u otros efectos a los ocupantes”.

El oficio está fechado el 18 de octubre -este viernes- y notifica a la Unidad 42 de la Policía que “ha quedado firme” la resolución dictada por el Juez de Garantías Sergio Pichetto “que dispuso el desalojo forzoso de los ocupantes del predio”.

Comunidad Buenuleo (foto En estos días)

Los fiscales pidieron a la Policía que “refuerce la seguridad del predio” e incluso la autoriza a “hacer uso del grupo COER”, cuerpo especializado de la fuerza.

De esta forma, la Justicia busca aislar a los miembros de la comunidad que recuperaron en septiembre las 90 hectáreas del territorio en disputa, ubicado en la zona del barrio Pilar II, en la ladera del cerro Ventana.

Un último recurso judicial intentaron el pasado 15 de octubre los abogados de la comunidad. Remitieron al Tribunal de Impungación con sede en Viedma un escrito reafirmando que, en tanto está vigente la Ley nacional 26.160, “no puede haber desalojo de comunidades indígenas”.

Ese escrito plantea al Tribunal -presidido por el Juez Adrián Zimmermann- que “debe respetarse el vínculo que tienen (los integrantes de la comunidad) ancestral y tradicionalmente con el territorio”, y que “de llevarse a cabo el desalojo le causaría un daño irreparable”.

Comunidad Buenuleo (foto En estos días)

“Los jueces Pichetto y (Marcos) Burgos los acusan de usurpadores de su propio territorio”, resumieron los abogados y los propios integrantes de la comunidad y de otras comunidades adherentes.

En caso que el Tribunal de Impugnación acepte la queja planteada, volvería a suspenderse la vigencia de la orden de desalojo. Una negativa, en cambio, habilitaría que se cumpla la orden del Juez Pichetto.