Comunidades Mapuche resisten los embates judiciales

La Coordinadora del Parlamento Mapuche-Tehuelche interpuso un amparo colectivo para frenar los intentos de desalojo de comunidades en Río Negro. Corte de ruta y solidaridad ante el fallo de la Cámara de Casación que desprocesó al Albatros acusado de asesinar a Rafael Nahuel.

30/10/2019
Río Negro

Comunidad Buenuleo

La medida colectiva fue presentada este lunes ante la Cámara de Apelaciones de Río Negro con el objetivo de frenar y resistir los intentos de expulsión de comunidades en todo el territorio de la provincia de Rio Negro. Así lo informó el werken (vocero) de la Coordinadora, Orlando Carriqueo, observando con preocupación los intentos de desalojo de la comunidad Buenuleo (Bariloche), Pino Quiñe (sobre el Río Colorado) y Newen Kurruf (Catriel).

Carriqueo apuntó que la justicia “está desconociendo el derecho indígena” y que es necesario suspender las medidas mientras se termina el relevamiento territorial. “Nos preocupa las posiciones de ciertos jueces, en un marco de mucha conflictividad y con una fuerte decisión de las comunidades de resistir en el territorio cualquier orden de desalojo”, dijo, anticipando que acompañarán esa resistencia.

También se solidarizó con la Comunidad Lafken Winkul Mapu, ante el fallo de los jueces de la Sala Tercera de la Cámara Federal de Casación Penal, que revirtió el procesamiento del Albatros Francisco Javier Pintos, imputado por el crimen de Rafael Nahuel. “Hay un marco político, social y principalmente judicial, que hace necesario que todas las comunidades nos juntemos, fortalezcamos y pongamos al frente de estas luchas fundamentales e históricas”, convocó.

Orlando Javier Carriqueo

Al conocer el fallo, la madre de Rafael Nahuel, Graciela Salvo, expresó la angustia de la familia ante la posibilidad de que el crimen quede impune, reiteró el pedido de cadena perpetua y cuestionó con dureza a la justicia, a casi dos años del hecho: “No se está haciendo nada por Rafita”.

Para expresar su rechazo y exigir justicia por el asesinato del joven, el viernes la Comunidad Lafken Winkul Mapu se manifestó sobre la Ruta 40. Allí, interrumpieron parcialmente la circulación e informaron a los conductores los motivos del reclamo: los jueces habían allanado el camino para que el crimen de “Rafa”, ocurrido a pocos metros de allí el 25 de noviembre de 2017, en manos de las fuerzas de seguridad, quede impune.

Corte de ruta de la comunidad Lafken Winkul Mpau

“La gente nos escuchaba y alentaba”, afirmó María Nahuel, tía de Rafael. “Me siento muy triste. Me gustaría que quien lo mató esté preso, como me ocurriría si yo lo hiciera. Pero como él (Pintos) es parte del Estado, sigue libre”, reflexionó en diálogo con Wall Kintun TV.

“Queremos decirle que como comunidad (Lof) no frenarán nuestra lucha inclaudicable, afirmaron en un comunicado, convocando “a los sectores Mapuche a movilizarse y unirse en este camino que nuestro Weichafe (guerrero) nos marcó, entendiendo que nuestro enemigo es el sistema y sus expresiones de dominio y destrucción al territorio y a la sociedad en general”. Exigieron que el Estado termine con las persecuciones y advirtieron: “Si no hay libertad para el pueblo, que no haya paz para el sistema”.

Corte de ruta de la comunidad Lafken Winkul Mpau

La comunidad recibió, además, el respaldo de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, organización que recordó que está pendiente la recusación que presentaron como querellantes, por lo que el polémico fallo no es definitivo; y observó una evidente injerencia del Gobierno Nacional en la decisión judicial. “Los jueces ignoran la división de poderes y adhieren a los exabruptos del poder central”, objetó el abogado Sebastián Feudal, en relación a la teoría del enfrentamiento convalidada en el fallo , pese a las evidencias en contrario.

En tanto, el Comité por la Absolución de Lautaro González Curruhuinca planteó que el joven, testigo central del asesinato de Rafael Nahuel, “hoy es el único procesado” por la supuesta “usurpación” y “atentado contra la autoridad”.

En esas condiciones, González Curruhuinca no puede aportar su conocimiento como testigo directo del asesinato de Rafael. “La situación del compañero Lautaro en términos jurídicos se recrudece y profundiza su persecución”, se planteó desde el Comité.

Lautaro González Curruhuinca

“Hace mas de un año que el compañero Lautaro se encuentra obligado a la clandestinidad, en un claro acto intimidatorio que busca acallarlo y ser disciplinante -como se pretendía con el juicio abreviado- responsabilizarlo de hechos que jamás ocurrieron como cuenta el Ministerio de Seguridad, invisibilizándolo como testigo del crimen”, se agregó.

En tanto, Mirtha, la mamá de Lautaro González Curruhuinca explicó a la Agencia Nodal que “la causa de muerte dudosa cayó, pero le queda usurpación y enfrentamiento a la autoridad, que son dos causas excarcelables. Ahí vemos cómo es la trama de la justicia, la mafia judicial, porque las dos causas son excarcelables, pero como Lautaro tomó esta decisión, ellos dicen que no está a derecho, y que entonces no tiene derecho a defenderse”.