“Medidas excepcionales”

Gennuso dio marcha atrás con la decisión de aplicar un aumento generalizado del 52% a la tarifa del transporte público. Este miércoles tras una reunión con vecinos de diferentes barrios, resolvió en cambio disimular el tarifazo y aplicar un precio único de 35 pesos para todas las secciones, que comenzará a regir este viernes.

30/10/2019
Bariloche

Gustavo Gennuso (Fotografía Alejandra Bartoliche)

 

Luego de la reunión con referentes de 12 juntas vecinales de la ciudad (de los Barrios Arrayanes; Frutillar, Omega, 150 Viviendas, Barrio Llanquihue; Valle Escondido, Barda del Este, San Ceferino, Alun Ruca y Lera, entre otros), y a solo 24 horas de haber autorizado un incremento del 52% en el pasaje de colectivo, el intendente Gustavo Gennuso dio marcha atrás y dictó una nueva Resolución (4032-I-2019) que desmonta la estructura tarifaria por secciones del transporte urbano de pasajeros para fijar una tarifa plana en todo el ejido municipal.

Es que el nuevo tarifazo concedido este martes a la empresa Mi Bus aplicado en forma indiscriminada a los distintos valores por sección disparaba de forma astronómica el precio del boleto para los vecinos que deben trasladarse diariamente desde los kilómetros hacia el centro de la ciudad.

Así lo se lo expresó durante la reunión del miércoles al intendente la presidenta de la junta vecinal Villa Llanquihue, Alicia Rivero, quien explicó que con el nuevo aumento el costo del pasaje se iría para los vecinos del barrio a 78,15 desde este viernes 1 de noviembre, y a 91,54 pesos a partir del 1 de febrero.

Villa Llanquihue es solo uno de los barrios alejados del centro que más sufren los tarifazos.

Este martes, el Intendente Gustavo Gennuso había firmado la Resolución 3946, concediendo  a Mi Bus el aumento del 52% en el pasaje exigido por la empresa, en dos tramos: el mínimo, que actualmente es de 27 pesos, pasaría a costar 35 desde este viernes. Y a partir de febrero, 41 pesos.

Nota relacionada: Gennuso autorizó un 52% de aumento a Mi Bus y los usuarios convocaron a movilizarse

 

No está claro si en la evaluación técnica que la Municipalidad dijo haber hecho sobre la solicitud de la concesionaria Mi Bus (que inicialmente pretendía llevar el boleto a 43,33 pesos) se consideró el impacto que tendría un aumento generalizado sobre los valores de las 8 secciones en que se parcela el ejido -algunas de los cuales quedarían cerca de los 100 pesos por viaje- o si simplemente el “detalle” se pasó por alto.

Lo cierto es que tras la reunión con los vecinos Gennuso resolvió retroceder sobre su decisión, tomada apenas ayer, e implementar una tarifa plana -que regirá desde este viernes- de 35 pesos para todas las secciones.

“Hablo yo, pero somos todos los vecinos los que estamos en esto”, señaló Alicia Rivero, “Villa Llanquihue es un barrio de trabajadores, donde la mayoría no tiene auto, y con este aumento ya no pueden viajar ni en colectivo. Es gente que trabaja, gente que no puede llegar a fin de mes. Se acuerdan de todos los aumentos pero no se acuerdan de que los sueldos no aumentan y que la gente no llega”.

Ir hasta el centro desde Villa Llanquihue con un valor de sección a 78 pesos (según lo estipulaba la Resolución firmada este martes) hubiese significado un costo en transporte de más de 3 mil pesos mensuales para una persona que necesitara hacer el viaje diario, ida y vuelta de lunes a viernes.

Para fundamentar ese aumento, Gennuso argumentó que en junio la empresa requirió una tarifa mínima de 41 pesos, con 75 unidades, 264 agentes afectados al servicio, recorriendo 580 mil kilómetros mensuales y con un subsidio de 16 millones de pesos. Consideró además el índice inflacionario medido por el INDEC, “el aumento de costos, los incrementos salariales, aumentos en el precio del combustible y de servicios, la devaluación del peso, el tiempo transcurrido básicamente desde el último incremento”, y la caída de los subsidios nacionales que “cubrían el 55% del costo operativo de la empresa y del valor del boleto”.

No obstante la solidez de la argumentación no fue tal que impidiera, sin ruborizarse, dar marcha atrás al día siguiente, con esta “medida excepcional”, conforme se la anunció, pero que en todo caso expone el alto nivel de improvisación del Ejecutivo municipal en materia de transporte público urbano.

La nueva Resolución aún sostiene los argumentos enunciados a favor del aumento del boleto al que aspira la concesionaria Mi Bus, pero contrapone finalmente “el actual contexto económico y social del país”, luego de que este miércoles se lo describieran personalmente al intendente los vecinos, y en consecuencia “adopta como medida excepcional para limitar el impacto del incremento tarifario, y evitar que estos repercutan en la economía de los sectores sociales de menores recursos, la determinación de una tarifa plana en el servicio de transporte urbano de pasajeros”. 

La nueva Resolución llega al tiempo en que la Multisectorial por el Transporte Público llamó este miércoles a movilizarse en rechazo al aumento tarifario: “¡no al aumento del boleto! ¡El neoliberalismo no va más!”, convocaron. “En el marco de la emergencia alimentaria y social que estamos viviendo unámonos para impedir esta nueva medida injusta del Gobierno Municipal”, señalaron.

“Piensan en la empresa de transporte. No piensan en la gente”, resumió Alicia Rivero.