Con críticas el Concejo debate el Presupuesto y la Ordenanza Fiscal 2020

Tenso cruce entre la concejal Ana Marks y el secretario de Hacienda, Diego Quintana, por la fuerte suba de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene, que podría llegar -según la zona- hasta un 170%. Fue durante la presentación de la nueva Ordenanza Fiscal y Tarifaria que hizo Quintana, este lunes ante el Concejo.

06/11/2019
Bariloche

 

Tesnso debate este lunes en la comisión de Economía


Como habitualmente ocurre, el secretario de Hacienda concurrió este lunes a la comisión de Economía del Concejo para la presentación de la Ordenanza Fiscal y Tarifaria y el presupuesto municipal, que comenzarán a regir el año próximo.

Durante la reunión, la concejal Ana Marks cuestionó duramente los argumentos con los que Quintana intentó justificar lo que constituye un feroz incremento en la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene, que podría ir del 25 al 170% de aumento de acuerdo a la zona en la que se ubique el comercio.

Según lo  establece la propia Ordenanza, aquellos comercios cuya facturación no supera los 100 mil pesos mensuales deben abonar un monto mínimo a la Municipalidad en concepto de Tasa de Inspección Seguridad e Higiene. Se estima que son cerca de la mitad de los locales habilitados en Bariloche los que se encuadran en esa situación. Sin embargo, lejos de afinar la fiscalización -competencia exclusiva del Ejecutivo municipal- el gobierno decidió aplicar aumentos generalizados a todos por igual, bajo la sospecha no comprobada de que existen casos de sub declaración de ingresos, según explicó Quintana.

“En todo caso, si esto fuera cierto”, señaló Marks, “el aumento en la tasa -que en algunos casos supera ampliamente la inflación interanual- no resuelve el problema de fondo que están denunciando, y se parece mucho más a un esquema meramente recaudatorio”.

La salomónica medida con la que podrían terminar pagando justos por pecadores, figura en el Proyecto de Ordenanza Fiscal y Tarifaria que ahora deberá debatir el Concejo, y fue defendida el lunes por el secretario de Hacienda: “Hay una sub declaración, y el trabajo de la municipalidad no es formar un pelotón de inspectores”, sostuvo Quintana.

Marks criticó el carácter universal de la medida: “No se puede meter a todos los comerciantes en la misma bolsa”, dijo, “y subir hasta un 170% la tasa solo porque creen que todas las Pymes son evasoras; en todo caso”, objetó, “si la Municipalidad cree que hay subfacturación, tiene otras herramientas para intervenir”.

Y agregó: “Es un argumento como mínimo antidemocrático suponer que todos los comerciantes te están mintiendo, porque podrían cometer el gravísimo error de castigar a emprendedores injustamente. En todo caso, tienen la obligación de mejorar los mecanismos de control e inspección”.

En efecto, con la lógica planteada en el proyecto, podría ocurrir que a una verdulería de barrio, que logró sobreponerse a la caída del consumo y los tarifazos de los últimos años, la tasa porcentualmente le aumente mucho más que a un gran hotel que no tributa el mínimo.

 

Números que no cierran

En cuanto al Presupuesto 2020 que el Ejecutivo giró al Concejo para su tratamiento, Marks señaló que existen partidas sub representadas, como la Ecotasa, a la que se le impone un aumento del 100% de todos los valores para todas las categorías, pero al mismo tiempo se prevé recaudar solo un 2,7% más que este año.

“Es una incongruencia”, subrayó la concejal.

 A la vez, el presupuesto contempla un aumento en los ingresos del 109% por “créditos adicionales”, algo que para Marks, son estrategias que apuntan a “un uso discrecional de los recursos”.

Otro de los ítems que llamó la atención durante la presentación de Quintana, fue el de la obra pública financiada con recursos externos, una partida que figura en blanco en el presupuesto, con cero monto asignado.

“Más de allá de pésimo gobierno nacional que tuvimos durante estos cuatro años, es una falencia de la gestión no haber logrado la firma de ningún convenio de obra para la ciudad”, consideró Marks.

La concejal llamó además la atención sobre de la baja de más del 18% en la partida asignada a  Turismo y Producción, y del 17% en obras y servicios públicos.

Por último, Marks observó que si bien en términos nominales se incrementó el presupuesto de Desarrollo Social en casi un 50 %,  este “no redunda en un aumento proporcional para el presupuesto general de la Secretaría; en suma, solo se lo recompone en consideración al índice de inflación, lo que significa que no solo no va a generar una mayor inversión en un área que afronta situaciones directas de angustia y desprotección, sino que evidencia también que no está puesta ahí la preocupación del intendente”.