El ajuste sin fin

Con los votos de Juntos Somos Bariloche y el Pro, el Concejo Municipal aprobó este jueves por mayoría el Presupuesto municipal 2020.  El Frente Para la Victoria rechazó el proyecto con fuertes críticas al desfinanciamiento de partidas sociales.

21/11/2019
Bariloche

   

(Fotografía gentileza Prensa Concejo Municipal)

                    

La oposición apuntó sus cuestionamientos a las partidas asignadas a programas sociales que contemplan incrementos nominales del 37% respecto del presupuesto vigente. Porcentaje “muy por detrás de la inflación”, señalaron los concejales del FPV, “que conduce paulatinamente al desfinanciamiento”.

Cuestionaron además la ausencia de montos específicos destinados a la seguridad alimentaria en Bariloche, que “el presupuesto para el año próximo directamente no contempla”, según expuso la concejal Ana Marks durante su intervención en la sesión de este jueves.

Marks es autora del Proyecto de declaración de Emergencia Alimentaria. De acuerdo al relevamiento que la Concejal encabezó junto a organizaciones sociales en Bariloche, cuyos resultados se conocieron a comienzos de este año, casi 10 mil niños padecen hambre en la ciudad, y el número “ha ido creciendo durante los últimos años”.

Sin embargo, en el presupuesto municipal enviado al Concejo por el intendente Gustavo Gennuso, el total de las partidas destinadas a garantizar la nutrición de las familias en situación de vulnerabilidad tiene un incremento solo de un 45 %, algo que para Marks es “insuficiente” y motivó su rechazo a la iniciativa.

"Si consideramos que la inflación estimada para 2019 estará entre el 55 y el 60 por ciento”, explicó, “vemos con preocupación que en el presupuesto para el año próximo no hay un incremento sino una caída en términos reales cercana al 15 por ciento en las partidas. Esto, en un contexto en el que el drama de la falta de acceso a la alimentación se profundiza, significa que el Estado municipal tendrá menos recursos para hacer frente a la mayor emergencia social que hoy padecen amplios sectores de la ciudad. No se puede especular. No son números en una planilla, y el intendente es responsable”, apuntó Marks.

En el mismo sentido, la concejal llamó la atención sobre la escasa asignación en las partidas que aseguran la provisión alimentaria a instituciones como “Casa Amuyén” y el “Hogar Emaús” y los Centros de Desarrollo Infantil -que según estimó perderían hasta un 103%-, y la reducción en pensiones asistenciales y despensas comunitarias, que sufrirían una caída real del 42 y el 39% respectivamente, en contraste con el escenario de alta inflación del país.

Durante la sesión en la que el presupuesto resultó finalmente aprobado, el oficialismo insistió no obstante en el incremento asignado a  módulos alimentarios que llegaría al 79% respecto del ejercicio vigente.

Sin embargo, para  Marks, "el aumento en los módulos es absolutamente insuficiente si se contrasta con la inflación de este año; en términos reales el incremento no supera el 19 por ciento, y esto implica que siempre va a pérdida. Hoy se están atendiendo a unas 1.000 familias, cuando en realidad sabemos que son cerca de 5.000 aquellas que necesitan  el apoyo del Estado para garantizar una nutrición básica".

"Presentamos a los concejales de Juntos Somos Bariloche y el PRO una propuesta  de incremento a las partidas alimentarias del 40 por ciento; es decir, 44 millones de pesos para todo el año, directamente destinados a atender la emergencia”, señaló Marks, y explicó que los fondos “pueden derivarse de la partida de Crédito Adicional que figura en el presupuesto, y que hoy cuenta con 333 millones de pesos, de los cuales el intendente dispone de manera discrecional para aplicar a lo que él considere necesario, pero se negaron a considerar esa posibilidad”.

“Esa negativa deja en evidencia que la prioridad para este gobierno no es el hambre sino la disponibilidad de recursos para que el intendente los use a su antojo y sin siquiera dar explicaciones a la ciudadanía", enfatizó la concejal.

“Este no es un problema de pertenencia o no a un partido político, es un drama acuciante que no puede esperar", señaló.

El Frente Para la Victoria cuestionó además la reducción en la partida presupuestaria destinada a la Dirección de Empleo que podría perder hasta un 70% frente a la inflación de este año. "La reducción es brutal”, interpretaron los concejales, “habla de un gobierno ajeno a la realidad”.

"Coincidimos en que la lucha contra el hambre va de la mano con la generación de empleo, del trabajo genuino”, sostuvo Ana Marks, “no obstante esto tampoco parece ser prioritario para el gobierno municipal. Más allá de los discursos, el orden de prioridades de esta administración no está puesto en los problemas más graves que tiene la ciudad".

Por último, concluyó la concejal, "el Plan Nacional contra el hambre que impulsa Alberto Fernández requiere de un esfuerzo federal, con el aporte de cada provincia y cada municipio, para revertir el escenario económico desolador que nos deja el gobierno de Mauricio Macri. Pero tal parece que no cuenta con Bariloche, que escatima recursos en lugar de destinarlos a quienes más los necesitan".

Nota relacionada: Con críticas el Concejo debate el Presupuesto y la Ordenanza Fiscal 2020