Otro costoso alquiler de vehículo en el Municipio

Gennuso pagará 325 mil pesos para usar durante cinco meses una Fiorino modelo 2001, que tiene un valor de mercado que no supera los 150 mil pesos. Se usará en un programa del Instituto de Tierras, por el que la oposición presentó un pedido de informes ante la posible precarización laboral e inaccesibilidad.

25/11/2019
Bariloche

 

A través de la Resolución 897, el Instituto Municipal de la Tierra y la Vivienda para el Hábitat Social (IMTVHS), presidido por José Mella, decidió contratar una Fiat Fiorino para el traslado de materiales del programa de sustentabilización de hogares, entre agosto y diciembre de este año.

La Resolución detalla que “el Directorio decidió la contratación bajo la modalidad de locación del vehículo”. Se acordó pagar 65 mil pesos mensuales, por lo que el propietario –Domingo Grillia- facturará en cinco meses 325 mil pesos en concepto de alquiler de un rodado con 18 años de antigüedad, y valuado en poco más de 100 mil pesos en el mercado automotor.

No consta en la Resolución que el Instituto haya requerido otros presupuestos, ni las condiciones en las que el rodado se incorporó al parque vial de la comuna, pese a la tortuosa experiencia en el irregular proceso de alquiler directo de maquinaria vial a OPS, por el que la sindicatura judicial que tramita la quiebra de la empresa cipoleña reclama 21 millones de pesos.

 

Ese antecedente, y el alquiler de contenedores de residuos para el microcentro por 286 mil pesos mensuales –también sin licitación- fueron realizados en los últimos meses por el Gobierno Municipal obviando las licitaciones públicas, con el argumento de una supuesta urgencia. En esta oportunidad, la Fiorino fue contratada por un ente autárquico, con los mismos vicios, pero sin justificación alguna en el texto resolutivo.

El programa de sustentabilización de hogares al que se destinó el rodado, fue objeto en las últimas horas de un pedido de informes presentado por bloque de concejales del Frente para la Victoria. Según el edil Daniel Natapof, vecinos que intentaron acceder a esa política pública, habrían sido rechazados por motivos “que no resultan coherentes con los objetivos planteados en su creación”, como contar con baño dentro del hogar.

Asimismo, los trabajadores que integran las cuadrillas que aplican las estrategias de eficiencia energética en las viviendas seleccionadas, “se entienden precarizados”, ya que aseguran que debieron inscribirse como monotributistas para facturarle al IMTVHS, encontrándose en situación de precariedad e inestabilidad laboral.

En el pedido de informes, el FpV requirió precisiones sobre los requisitos del programa, las viviendas intervenidas, la inversión realizada y la relación contractual de los trabajadores con el Instituto y con FOVISEE, la Fundación con la que se instrumenta la sustentabilización.