Fin de ciclo

La última sesión presidida por Pedro Pesatti pasó sin grandes debates ni intercambios. El vicegobernador defendió su gestión ante las críticas por las escasas sesiones. El peronismo volvió a votar dividido. La equidad de género solo para los discursos. Presupuesto y nuevo endeudamiento, aprobados durante una sesión llena de homenajes, proyectos y gestos.

26/11/2019
Río Negro

Pedro Pesatti (foto gentileza Legislatura)

El periodo de sesiones ordinarias legislativas del año llegó a su fin y con él todo el ciclo que condujo por casi seis años el vicegobernador Pedro Pesatti, quien asumirá como Intendente de la capital provincial.

El próximo 10 de diciembre la cámara se renovará -al igual que el Gobierno provincial-, y sólo para algunos significará una continuidad, ya que la mayoría de los actuales legisladores dejarán sus bancas.

La última sesión tuvo como proyecto protagonista al Presupuesto de ingresos y egresos para el 2020, pero a comparación con lo que se vivió en años anteriores el debate fue relativamente acotado, sin confrontaciones, chicanas o contestaciones.

El ambiente relajado, los chistes, los abrazos y las fotos de los legisladores que se estaban despidiendo fue el tono común de toda la sesión.

La oposición, representada por el Frente de Todos, volvió a votar dividida la iniciativa de Presupuesto, tanto el proyecto en general como los artículos particulares relacionado con el nuevo endeudamiento solicitado por el Gobierno.

La división interna quedó marcada: quienes reconocen el liderazgo partidario de la figura de Martín Soria optaron por votar de manera negativa todo el proyecto. Incluso el actual presidente del bloque, Alejandro Marinao, se ubicó en ese grupo, aunque en el año 2016 dio su voto para la aprobación del Plan Castello.

Su postura se explica porque su continuidad frente a la bancada depende en gran medida de cuánto pueda congraciarse con el sorismo.

Otros representantes del Frente de Todos -algunos que dejan la Legislatura pero no la vida política- votaron a favor del Presupuesto general y también del empréstito por 137 millones de dólares destinado a la obra pública. Fueron Marta Bizzotto, Jorge Vallaza, Graciela Holtz, Javier Iud, Elvin Williams, Raúl Martínez y María Maldonado patearon el tablero, reconocieron a la obra pública como generadora de empleo y bienestar para la sociedad rionegrina, y levantaron la mano para avalar el proyecto del oficialismo.

Finalmente, el Presupuesto general de la provincia por 109 mil millones de pesos fue aprobado por mayoría, con 38 votos a favor y siete en contra. Igual resultado obtuvo la iniciativa de endeudamiento en dólares.

 

Los símbolos sin contenido

 

La última sesión legislativa coincidió con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer. Como no podía ser menos, el Parlamento adhirió a la fecha y los legisladores y legisladoras lucieron una cinta simbólica de color naranja en sus solapas. Además, como “gesto de igualdad”, el izamiento de las banderas estuvo a cargo solo de mujeres.

Sin embargo el impulso a la paridad de género y la lucha contra la violencia hacia las mujeres, siguen caminos muy alejados de la Legislatura provincial.

La Ley 3040 de Violencia Familiar, que data del año 1996 y ha quedado obsoleta, no pudo ser modificada en los últimos cuatro años por negativa acérrima del oficialismo. Tampoco se logró, a pesar de las innumerables propuestas que emergieron, que se declare la Emergencia en Violencia de Género en el territorio provincial.

Última sesión (foto gentileza Legislatura)

En la Legislatura provincial no hay una sola autoridad mujer: Tanto la Presidencia, como las Secretarías Administrativas y Legislativas siguen siendo ejercidas por hombres. Las presidencias de los bloques repiten el mismo esquema, y sólo el bloque unipersonal de la UCR -por razones lógicas- es encabezada por Soraya Yauhar.

Esta situación parece que no mejorará en la próxima gestión. A la cabeza del Parlamento estará Alejandro Palmieri, quien ya eligió a dos hombres para ocupar las Secretarías Legislativa y Administrativa: Ezequiel Cortez y Emanuel Tobares, respectivamente.

Incluso, la inequidad de género se profundizará en la cámara a partir del 10 de diciembre, cuando asuman sus bancas 28 hombres y solo 19 mujeres. Dos bancas menos en la composición actual, que tiene 26 hombres y 21 mujeres.

Ver nota relacionada: Inequidad de género en la nueva Legislatura rionegrina

 

La UCR desaparece pero los radicales reaparecen

 

Fue llamativo para muchos volver a ver, después de años, a ex funcionarios de gobiernos radicales. En las bandejas de la Legislatura se apiñaron Juan Acatino (ex Ministro de Producción); Diego Larreguy (ex Ministro de Gobierno), Alfredo Pega (ex Ministro de Desarrollo Social), Cristina Uría (ex Ministra de Salud), y Francisco 'Ringo' González (ex Secretario General de la Gobernación).

Estuvieron presentes para ser parte del homenaje que se le realizó al ex Gobernador recientemente fallecido, Miguel Saiz.

Para el radicalismo -que supo hegemonizar la política provincial- el próximo recambio institucional es también un cierre de ciclo importante. A partir del 2020, por primera vez desde el retorno de la democracia, no tendrá representación partidaria en la Legislatura.

Este 10 de diciembre desaparecerá el bloque que supo contener a muchos de esos ex funcionarios luego de la abrumadora derrota electoral de 2011.

El Parlamento se compondrá con la mayoría de Juntos Somos Río Negro (28), la minoría del Frente de Todos (17) y la única voz del PRO, representada por Juan Martín.

 

El engaño para no perder “la potestad de macho”

 

Fue una sorpresa para la legisladora Marta Milesi ser homenajeada por sus compañeros de bancada en plena sesión.

Milesi fue una de las primeras mujeres que ocuparon espacios políticos que suelen estar reservados a los hombres. Fue directora del Hospital Moguillansky de Cipolletti; titular del Ministerio de Salud; y, durante muchos años, ocupó una banca en la Legislatura rionegrina.

Marta Milesi (foto gentileza Legislatura)

A poco de iniciar los trámites de la jubilación, de profesión médica, fue siempre una defensora de la ampliación de derechos de las mujeres. Su presencia y sus trabajos representaron una ruptura en el estándar político de la Provincia.

Sin ahorrarse lágrimas por la emoción, contó una anécdota: el artilugio que utilizó para que se aprobara el cupo femenino en la distribución de cargos legislativos en la política provincial. “Para llegar a tener la ley -dijo- armamos una estrategia con las legisladoras peronistas. Le hacíamos creer a Pablo Verani (ex gobernador rionegrino durante el período 1995-2003) que si no lo sacábamos nosotras las radicales, lo iba a hacer la oposición y él iba a perder su potestad de macho”.

Verani encolumnó el bloque y el proyecto fue aprobado.

 

La más larga de la historia

 

Desde hace años, las sesiones legislativas suelen ser breves. Se inician a las 9 de la mañana y a las 15 horas ya todos los legisladores emprenden la retirada. Excepcionalmente, esta vez la sesión duró hasta las 20,30 horas.

Fueron muchos los proyectos en tratamiento, así como los homenajes realizados. Pocos generaron polémica, incluso el que determina que el gremio legislativo APEL recibirá a modo de aporte el equivalente al uno por ciento de los salarios de todos los trabajadores y legisladores, aunque no estén afiliados al sindicato.

La iniciativa fue aprobada por unanimidad, sin ninguna argumentación ni queja. Tampoco se manifestaron los trabajadores no agremiados que están disconformes con el descuento compulsivo e inconsulto.

Al margen de los proyectos, cada legislador aprovechó el uso de la palabra para, a título personal, despedirse de sus bancas.

El Presidente de la Legislatura, Pedro Pesatti, hizo lo propio. “Este es el último momento de muchos de nosotros en este Parlamento, en el lugar donde la dimensión política de los hombres y mujeres se hace más evidente”, dijo, y aprovechó para repudiar el golpe de Estado de Bolivia y la represión feroz: “Eso sucede cuando la política se suprime. La política nos humaniza, por eso en las dictaduras se cierran los parlamentos”, explicó.

“Tengo que agradecer a los colaboradores el acompañamiento, el trabajo silencioso”, se despidió e hizo referencia a una crítica constante relacionada con las escasas veces que el Parlamento sesionó cada año durante su gestión: “Nuestra obligación es garantizar la gobernabilidad para nuestro Gobierno, represento al Poder Ejecutivo y soy responsable”, planteó.

“Lo bueno es ver las leyes de fondo que se han sancionado. Quito responsabilidad a los compañeros de bancada cuando alguien cuestione la cantidad de sesiones que hubieron”, insistió.

Al concluir el discurso de Pesatti comenzaron los aplausos, abrazos, lágrimas y se votó y aprobó por mayoría la ley de Ministerios con la que comenzará a gobernar Arabela Carreras en menos de 15 días.