Más plazo para Lewis

La Legislatura aprobó el proyecto del Gobierno para otorgar nuevos plazos a la obra de Patagonia Energía para proveer de electricidad a El Bolsón. La firma del grupo Lewis incumplió los contratos y la oposición advirtió que correspondía el cese de la concesión.

27/11/2019
Río Negro

 

A pesar de la oposición del Frente de Todos, la Legislatura sancionó la iniciativa del Poder Ejecutivo que otorga más tiempo al concesionario de la central hidroeléctrica de Río Escondido -la empresa Patagonia Energía S.A., de Joseph Lewis-, a llevar adelante las obras para abastecer de energía eléctrica a El Bolsón, cotizadas en unos 10 millones de dólares.

Para ello, se modificó la ley 4615, que en 2010 otorgó la concesión de uso del agua pública con fines de generación hidroeléctrica en el rio Escondido a la firma “Central Hidroeléctrica Lago Escondido S.A.”, hoy Patagonia Energía S.A.

 

La central hidroeléctrica construida por el magnate inglés en su propiedad al norte de El Bolsón está incluida en el programa nacional de Energías Renovables (RenoVar 1) para el aporte al Sistema Argentino de Interconexión de Electricidad (SADI), e incluye beneficios fiscales y garantías de riesgo sobre el capital invertido para empresas nacionales y extranjeras.

Bajo esta condición, Río Escondido entró en régimen en 2017 con un precio diferenciado para la energía que provee -y que el Estado argentino le compra-: recibe más de 120 dólares por MWh, mientras que el MWh de otro tipo de producción eléctrica cotiza en unos 40 dólares.

La ley provincial 4615 de 2010 que le otorgó la concesión a Lewis por 30 años, fijó también las obras con carácter de “utilidad pública” que Patagonia Energía debía realizar a cambio de la explotación del río. Dichas obras debían estar concluidas en un plazo máximo de 5 años; sin embargo el tiempo transcurrió sin que la empresa cumpliera con el compromiso.

El plazo venció en 2016 y dio origen incluso a una denuncia penal por incumplimiento de los deberes de funcionario público contra, entre otros, el ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Carlos Valeri. La situación debió haber provocado la caída de la concesión, de acuerdo a los términos de la misma Ley. Algo que no ocurrió, y que ahora se desdibuja gracias a la reforma que impulsó el Gobernador.

El aprobado proyecto de Ley 0524/19 modifica los términos de la Ley Q N° 4615, y el Decreto N° 1026/17 en relación al funcionamiento de la Central Hidroeléctrica Río Escondido, introduciendo cambios en las obras y el plazo a cumplir para el transporte y suministro de la energía producida, pactadas originalmente en el contrato de concesión.

Joseph Lewis

Patagonia Energía debía instalar una línea de alta tensión para el abastecimiento eléctrico a El Bolsón, el cual dependía además de la construcción de una estación elevadora propia de la Central (ya en funciones) y una Estación Transformadora de rebaje de 132 a 33 y 13,23 KV, en Los Repollos. Esta obra no se concretó. En cambio la empresa realizó un tendido soterrado de media tensión que va directamente al nodo de distribución de la localidad del paralelo.

El nuevo proyecto advierte en sus fundamentos que “luego de la sanción de la precitada norma (Ley Q N° 4615) y durante la etapa de definición del proyecto de la obra se produjeron cambios significativos en el escenario fáctico y jurídico, tanto en la zona de la Comarca Andina por actividad de la Provincia, como del emprendimiento en sí”. Argumento con el que pretende saltearse el severo incumplimiento en el que incurrió la concesionaria.

A lo que se refiere concretamente el párrafo citado es a que en los años transcurridos durante los cuales Patagonia Energía debió -y no lo hizo- haber concluido con las obras comprometidas, estas se tornaron de algún modo abstractas.

 

En 2014 El Bolsón comenzó a recibir abastecimiento eléctrico a través del SADI, a partir de la puesta en funcionamiento de una línea de 33 KV que une a la ciudad con la Subestación Las Golondrinas, al norte de Chubut.

El avance -aunque al cabo resultó insuficiente debido a lo vetusto de las instalaciones existentes- dice ahora el gobierno provincial, “obligó a repensar los alcances del proyecto original”.

“En conclusión”, dice el texto, “el proyecto original de la central hidroeléctrica de paso del río Escondido fue pensado y autorizado en base a la falta de interconexión de El Bolsón con el SADI, la estimación de un caudal para definir la potencia instalada de la Central y la ausencia de regulaciones imperativas para el abastecimiento mediante energías renovables. Todo ello ha variado en los últimos años, haciendo que el proyecto concebido originalmente deviniera obsoleto”.

En otras palabras, no hay señalamiento alguno por los incumplimientos de Patagonia Energía, y en cambio el proyecto avalado por el oficialismo plantea nuevas obras que deberá asumir la empresa, esta vez en un renovado plazo de dos años, a contar desde el momento en que la provincia presente los proyectos Ejecutivos a la concesionaria.

La iniciativa aprobada este lunes establece dos obras a realizar: una que implica solamente a El Bolsón y otra que comprende también a localidades de Lago Puelo y El Hoyo, del Chubut. En ese cotnexto el legislador de JSRN Alfredo Martín informó que el viernes se firmó el acuerdo con la provincia vecina, “por lo cual en 120 días la concesionaria deberá tener que presentar el proyecto y luego llevarlo adelante en el plazo de dos años”.

Según la norma, el Departamento Provincial de Aguas (DPA) será el encargado de supervisar el trabajo y, como sanción por la mora en la entrega definitiva, establece una multa de mil dólares por día y “de ser reiterada y significativa” se podrá declarar la extinción de la concesión.

Martín justificó a la empresa e hizo un resumen de los motivos por el cual la empresa no llevó adelante la obra propuesta en 2010, vinculados a las variaciones legales y a las nuevas regulaciones para el abastecimiento mediante energías renovables, lo que definió una renegociación con la empresa para solucionar el preocupante problema energético de El Bolsón.

Por su parte, el legislador Ramos Mejía (FdT) explicó el voto negativo de su bancada al argumentar que, de acuerdo a la 4615, “los beneficios para la empresa eran el uso del agua pública y la venta de esta energía en el mercado eléctrico mayorista. El cargo era pagar una regalía proporcional a la venta de la electricidad y la construcción de una estación transformadora en los Repollos y la instalación de una línea de alta tensión para proveer a El Bolsón.”

En esta marco, afirmó que “El Bolsón no tiene la estación ni tampoco se han pagado las regalías, por lo tanto están incumplidas las obligaciones por parte de la concesionaria”, y la multa establecida en la norma para este caso era el cese de la concesión.