Bariloche se declaró en emergencia alimentaria

El Concejo sancionó la Ordenanza que permitirá asignar más recursos para garantizar el acceso a alimentos a miles de familias. Críticas a las dilaciones y el oportunismo político de Juntos Somos Bariloche, que frenó por un año el tratamiento del proyecto.

05/12/2019

 

Las organizaciones sociales, comedores y merenderos coparon este jueves la sala de sesiones, para exigir -como lo hicieron en cada una de las comisiones durante los últimos 12 meses- la declaración de la emergencia alimentaria en la ciudad, impulsada junto a la concejal del Frente de Todos, Ana Marks, ante la grave crisis económica que arrastró a la pobreza a un importante sector de la población.

Fue necesario aguardar hasta la última sesión de la gestión para lograr que Juntos Somos Bariloche acompañe el proyecto, pese a que aprobó meses atrás una comunicación al Congreso para solicitar la declaración de emergencia alimentaria nacional. Marks y su compañero de bloque, Ramón Chiocconi, endilgaron que se trató de una especulación política ante el escenario electoral nacional. “Dudo que si Macri seguía hubieran acompañado”, sugirió Chiocconi.

“Se presentó en diciembre del año pasado, y tuvieron su tratamiento estancado”, fustigó Marks. “No tuvimos la voluntad del oficialismo. En estos 12 meses la pobreza siguió empeorando y parecía que había una especulación sobre el resultado electoral nacional”, evaluó.

Finalmente, la norma se aprobó por unanimidad, generando una emotiva celebración entre los referentes sociales. La declaración incluye la creación de un programa de seguridad alimentaria que fortalece módulos, despensas comunitarias y genera otras acciones tendientes a robustecer la asistencia a comedores y merenderos, creando una partida específica y una comisión de seguimiento integrada por el Ejecutivo, concejales, organizaciones sociales, sindicales y salud pública.

 

“Es un enorme logro aprobar esta Ordenanza”, destacó la autora, agradeciendo a la CTEP y organizaciones que acompañaron tanto en la elaboración del proyecto como durante su tratamiento. “Era una demanda de las organizaciones sociales, comedores y merenderos, que en este año siguieron con el trabajo de contención y alimentación sin apoyo y ni respaldo, en un escenario muy crítico que atraviesa el país”, contextualizó.

“Argentina y Bariloche están en emergencia alimentaria. Lo vemos en los barrios y lo reconoció el Congreso”, afirmó Marks, lamentando las consecuencias del modelo neoliberal ejecutado por el poder central durante los últimos 4 años. “Nos llevó a tener los peores indicadores en materia de pobreza y desempleo”, aseveró.

En Bariloche, expuso la concejal, “se han duplicado los merenderos, con casi 3 mil personas que no tienen otra forma de acceder a los alimentos, y aumentó la cantidad de familias buscando comida en el vertedero. Familias, personas que sufren, que tienen su derecho humano de alimentarse, vulnerado”, sentenció.

Ana Marks se expresó esperanzada “en lo que viene en materia de políticas sociales” a partir de la asunción del presidente electo, Alberto Fernández, y estimó que la declaración de emergencia se alinea a las estrategias planteadas por el futuro mandatario para la erradicación del hambre.