Para Pichetto “la Iglesia es parte de la grieta y jugó políticamente con el Frente de Todos”

El ex candidato a Vicepresidente de Mauricio Macri dijo que la Iglesia exageró la situación de hambre para perjudicar a Juntos por el Cambio. Insistió con la necesidad de controlar la inmigración y apoyó la megaminería.

23/12/2019
Nacional

 

Miguel Ángel Pichetto aseguró que la Iglesia “declaró” el hambre famélico en la Argentina” y además “hizo política y jugó con el Frente de Todos”. En diálogo con el medio Cenital, el ex senador y ex candidato a Vicepresidente la “estructura central” de la Iglesia “fue parte de la grieta” y “jugó a la política”.

“Los curas villeros jugaron fuerte. Nadie lo dice porque son políticamente correctos”, planteó, y explicó: “Jugaron fuerte a ganar las elecciones con el Frente de Todos. La Episcopal, la Iglesia, los curas, los curas villeros, el arzobispo de La Plata, Carreras, Grabois”.

Dijo “no querer meter en este debate” al Papa Francisco, y cuestionó que la Iglesia “jugó a la política en los últimos tiempos y ahora quiere remediar esta cuestión con la misa de la superación de la grieta cuando ellos fueron parte de la grieta”.

Durante el extenso reportaje realizado por el periodista Iván Schargrodsky, Pichetto planteó que “en el marco de la campaña electoral hubo exageraciones que se siguen desarrollando (…) por ejemplo, la existencia del hambre en la Argentina. Yo digo que hay problemas de calidad de comida, puede haber sectores en dificultades, pero digo que había con Macri -y sigue existiendo ahora con Alberto Fernández- una contención extraordinaria”.

 

Para el rionegrino “la declaración del hambre fue parte de la campaña electoral y el gobierno lamentablemente la convalidó en el Congreso”.

“Declarar el hambre en la Argentina es una derrota moral y simbólica de un país productor de alimentos. Es una cosa increíble porque no creo que exista el hambre famélico en la Argentina”, resumió.

Además, Pichetto reiteró su postura en torno a la inmigración: “No podemos ser el lugar de recepción de 200 o 300 mil pobres por año que ingresan al conurbano de los países latinoamericanos”, dijo, y agregó que “200 o 300 mil bolivianos, paraguayos, peruanos, colombianos, venezolanos que ingresan, ¿a dónde van?, al conurbano. Vienen pobres de pobreza extrema, ¿qué demandan? alimentos, comida, terreno, vivienda, salud pública. Los países limítrofes funcionan con la Argentina haciéndose cargo de una estructura de pobreza que cuando hagamos un censo en serio en el 2020 va a haber 8 millones de latinoamericanos y yo lo que digo es que hay que reordenar el tema migratorio, fundamentalmente orientarlo a los lugares productivos, a los lugares donde hay demanda laboral y de lo contrario no pueden ingresar. Pobres de pobreza extrema en el conurbano, no”.

Pichetto pidió un ingreso de inmigrantes “que le sirva al país” porque “hay demanda laboral en el petróleo, la minería. Ojalá se reactive y se ponga marcha (la mina) Navidad en la provincia de Chubut, Calcatreu en Río Negro y terminemos con esta pavada de que no podemos hacer minería porque hasta Canadá, que es un país del primer mundo, hace minería y minería extractiva”.

 

En ese sentido, el ex candidato a Vicepresidente criticó la existencia de una “corriente hiperambientalista también comprada por la Iglesia en Laudato Si de que no se puede hacer minería porque contamina. Creo que se puede hacer minería con un Estado que controle que no se contamine, que no se arruine las aguas, se puede hacer minería porque implica trabajo, exportaciones, divisas”.

Finalmente pidió “una Dirección de migraciones que funcione y que determine a dónde vas o por cuánto tiempo te vas a quedar. ¿Venís a buscar trabajo? En el conurbano no. Se abre una mina, andá a trabajar ahí. O a la cosecha en Río Negro. De lo contrario, lo que estamos haciendo es construyendo y consolidando una estructura de pobreza que es incontenible y crece de manera desmedida todos los años en una zona tremenda que es el conurbano bonaerense, que además hoy elige Presidente. Si hay alguien acreedor en términos de votos que tiene Alberto Fernández y Cristina es el intendente de La Matanza. Un millón de votos puso de diferencia”.