Trabajadores del Sanatorio del Sol ocuparon la sala de Prensa de la Municipalidad

La medida es en reclamo por los sueldos atrasados y la posible pérdida de sus fuentes laborales, ante las versiones del inminente cierre del centro de Salud.

23/12/2019
Bariloche

 

La versión sobre el cierre del Sanatorio del Sol surgió este lunes a la mañana, cuando los trabajadores acudieron a la audiencia de conciliación convocada por la secretaría de Trabajo, a la cual no se presentaron los directivos  de la empresa, quienes habían comprometido un plan para saldar parte de la deuda con los empleados.

Según relató Lucas Maliqueo, delegado del gremio de Sanidad (ATSA), Paula Meira, titular de la delegación provincial de Trabajo en Bariloche, les informó durante la audiencia que tras una comunicación telefónica con el ministro de Salud de Río Negro, Fabián Zgaib, este le habría adelantado que “entre jueves y viernes llegaría para disponer el cierre definitivo del sanatorio”.

Tras el anuncio -que más tarde sería desmentido por el propio Zgaib- los trabajadores resolvieron en asamblea instalar una carpa frente al edificio del Hospital Privado Regional, donde permanecieron durante algunas horas interrumpiendo el tránsito sobre la calle 20 de Febrero, para trasladarse luego a la sala de Prensa de la Municipalidad.

El posible cierre del sanatorio Del Sol afecta a 150 trabajadores, a quienes la firma, cuyo apoderado y socio mayoritario es Miguel González Robinson, les adeuda aguinaldos desde 2018 y parte de los sueldos de este año.

“Desde junio del año pasado que no cobramos ni un peso de los aguinaldos, ni los bonos que negoció en su momento la CGT, y el gremio de Sanidad; tampoco los acuerdos paritarios desde diciembre de 2018. Lo último que cobramos, hace ya cinco semanas atrás, fue la mitad de los sueldos de septiembre”, resumió Maliqueo.

 

 

Por otra parte el gobierno provincial confirmó que haría efectivo un aporte de 10 mil pesos a cada empleado como medida de urgencia para paliar la crisis del instituto médico, al tiempo que descartó que fuera a intervenir para disponer el cierre.

Sobre el punto, el ministro de Salud, Fabián Zgaib, señaló que “la situación del sanatorio Del Sol es muy compleja, porque este es un tema entre privados, es una mala gestión de privados; ellos no supieron llevar adelante la empresa, y desembocó en esta situación casi terminal que hoy tienen”.

El ministro detalló que la empresa “tiene las cuentas cerradas, no tiene clave Fiscal, no puede facturar, y en esto no tiene nada que ver el Estado, y mucho menos el ministerio de Salud”.

De este modo Zgaib descartó cualquier intervención del gobierno provincial, más allá del subsidio otorgado de 10 mil pesos para los empleados.

“No nos corresponde tomar ninguna intervención”, señaló Zgaib, “porque este es un problema interno del sanatorio, entre privados”.

Este lunes por la tarde las puertas del sanatorio sobre la calle 20 de Febrero permanecían cerradas y no se advertía movimiento de personal en su interior.

“Esta es una lucha que llevamos adelante desde mayo”, lamentó Lucas Maliqueo, “sin que hayamos tenido nunca ninguna respuesta por parte de los directivos. Yo personalmente los he estado llamando, pero no me atienden el teléfono, ni ellos ni el contador de la empresa, Omar Rahal. Y ahora llegamos a la Noche Buena sin tener un plato de comida que poner en la mesa”.

A lo largo de meses los reclamos se fueron profundizando y los empleados pidieron la intervención del gobierno provincial, denunciando además el agravamiento de la situación sanitaria en Bariloche “donde faltan camas para internación, profesionales, insumos, ambulancias y capacidad en general para la prestación de servicios médicos”.

El gobierno puso en su momento a disposición un crédito a través de Río Negro Fiduciaria para superar la crisis, pero los directivos del sanatorio Del Sol nunca presentaron la documentación requerida - los tres últimos balances de la entidad- para acceder al beneficio, que finalmente se cayó.

 

 

Más allá de la versión del cierre dispuesto por la provincia, desmentida por el ministro Zgaib, el cese de actividades del sanatorio es un hecho, cuestión que llevó a los trabajadores a trasladar la protesta a la sala de Prensa de la Municipalidad donde anunciaron que permanecerán  hasta conseguir una respuesta sobre la continuidad de sus fuentes de trabajo.