# EL FIN DE LA DOCTRINA BULLRICH

La autonomía de las Fuerzas de Seguridad ya no corre más

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic, designó la nueva conducción de la GNA y avanza en investigar los procedimientos del caso Maldonado. Escribe Sebastián Premici para Cadena del Sur.

12/01/2020
Nacional

 

El Gobierno nacional, a través del Ministerio de Seguridad, removió la vieja conducción de la Gendarmería. Ya no están más en funciones quienes le regalaron a Patricia Bullrich aquel sable de la impunidad. El nuevo director nacional de GNA se llama Andrés Severino, secundado por Javier Lapalma. Mientras tanto, la ministra de Seguridad Sabina Frederic continúa con su tarea de indagar en detalle cada uno de los procedimientos vinculados al asesinato de Rafael Nahuel y la muerte de Santiago Maldonado.

Frederic parece tener un objetivo concreto, “que quede de manifiesto en todas las cadenas de mando cuáles fueron las irregularidades cometidas; ellos saben que lo que hicieron estuvo mal”. Es decir, analizar los procedimientos (y los legajos disciplinarios) de lo acontecido en Villa Mascardi (asesinato de Rafael Nahuel) como en la Pu Lof en Resistencia Cushamen.

¿Por qué la Gendarmería avanzó sin orden judicial contra la Pu Lof en Resistencia Cushamen? ¿Por qué atacaron a los integrantes de la lof Lafken Winkul Mapu de Villa Mascardi? Según Frederic, existió una relativa “autonomización” de las Fuerzas en los últimos 4 años, donde fueron habilitadas a tomar decisiones de manera autónoma frente a las presiones de los responsables políticos locales y federales, que las dejaron actuar.

¿Qué quiere decir esto? Pablo Noceti, ex jefe de Gabinete del Ministerio de Seguridad, presionó a más no poder para perseguir y encarcelar a los que consideraba “mapuches terroristas”; el ex gobernador de Chubut Mario Das Neves hizo suya la teoría de la RAM y puso a disposición de la Alianza Cambiemos a la policía chubutense, que colaboró en más de una oportunidad en las represiones de la GNA.

Un ejemplo claro de esto fue la represión del 10 y 11 de enero de 2017, donde la policía local persiguió y baleó a un grupo de personas que se habían solidarizado con los integrantes de la Pu Lof en Resistencia Cushamen que habían sido reprimidos previamente por la Gendarmería.

Los propios representantes de Benetton pedían avanzar contra los mapuches; el poder político local, vía Das Neves también. Noceti “adoctrinó” a todas las fuerzas federales un día antes de la desaparición de Santiago. El combo letal terminó de cerrarse con la Doctrina Bullrich, que avaló a las fuerzas federales a perseguir a las comunidades bajo la teoría de la RAM.

Frente a este escenario, surge la siguiente pregunta, cuya respuesta podría formar parte del aporte del actual Ministerio de Seguridad al caso Maldonado.

¿Por qué la orden definitiva de ingresar a la Pu Lof la dio el segundo jefe del Escuadrón 36, Juan Pablo Escola, que no conocía a casi nadie de los gendarmes que habían quedado en la ruta? ¿Cuánto jugó su “aptitud” para tareas de inteligencia a la hora de decidir, por sí y sin orden judicial, el ingreso a la Pu Lof? ¿Cuán influenciado estuvo por Noceti? ¿Noceti dio la orden?

La ministra evaluará las posibles sanciones a todos los involucrados para dejar en claro, entre todas las fuerzas federales, que ya no corre más “la autonomía”.

En este contexto, la cartera de Seguridad le solicitó a la Universidad de Río Negro un informe para entender la situación de cada una de las comunidades originarias de la Patagonia. El objetivo, compartido por la directora del INAI, Magdalena Odarda, será evitar la escalada del conflicto y que se constituyan las mesas de diálogo necesarias, un reclamo histórico de las comunidades.

Y si de diálogo se trata, vale repasar la actitud (o mejor dicho la no actitud) de Mariano Arcioni, actual Gobernador de Chubut, quien se negó a constituir una mesa de diálogo ordenada por la jueza Carina Estefanía luego del juicio contra los integrantes de la Pu Lof donde se demostró la inexistencia de usurpación y sobre todo, la inexistencia de rastros de la tan mentada RAM. Arcioni parece decidido a negar todos los diálogos posibles, tal como viene demostrando en el tema minería.

En febrero se realizará la primera reunión del Consejo Federal de Seguridad de este año y de la gestión del Frente de Todos. Hace 4 años, ese encuentro había marcado el inicio de la cacería hacia las comunidades mapuches por pedido de las sociedades rurales de Esquel, Bariloche y Neuquén. Los tiempos son otros. Ahora, Frederic quiere aprovechar ese encuentro para avanzar por el camino del diálogo y de las mesas políticas reclamadas, como dijimos, por las propias comunidades en todo el país.