Molina: “Río Negro debe adherir al aumento  nacional para los trabajadores del Estado”

El secretario General de la CTA de los Trabajadores, Jorge Molina, insistió en que la provincia debe otorgar el aumento establecido por el gobierno nacional de 4.000 pesos para los trabajadores estatales. El dirigente reclamó además la reapertura de paritarias.

14/01/2020
Río Negro

Jorge Molina Fotografía Alejandra Bartoliche)

 

Molina advirtió que «este incremento no debe absorber los aumentos acordados y pendientes de la paritaria 2019». Para Molina, «los acuerdos pendientes de cobro y los 4000 pesos en cuestión, deben servir para fijar el piso salarial para las próximas paritarias, con la meta en todos los casos de superar la inflación. Además no pueden seguir existiendo trabajadores provinciales y municipales por debajo de la línea de pobreza».

Molina (también integrante de la conducción de UnTER y CTERA), consideró que «la única manera de reactivar la economía provincial es fomentar el consumo interno de la región y eso se logra con mejores salarios. Incrementar el salario significa aumentar el poder de compra de los trabajadores, y eso únicamente es posible con pautas salariales que le ganen a la inflación», subrayó.

El dirigente gremial subrayó que «La meta de los trabajadores no puede ser únicamente no perder contra la inflación, de ser así el sueldo sería una postal inalterable en el tiempo, donde aumentaría su valor nominal pero su valor real de comprar sería siempre el mismo, en el mejor de los casos, o peor si tenemos en cuenta los índices perdidos en los últimos cuatro años», agregó. «Esto no es imposible, ni se necesita de ingenieros en economía para su implementación, implica la decisión política del gobierno provincial de apostar al consumo regional con la inyección de dinero que le proporcionan trabajadores con buenos salarios», remarcó.

Molina aseguró que «al crecer el nivel de compra, aumentan los ingresos de las industrias, productores y comercios locales, eso a su vez genera más recaudación provincial por la mayor capacidad contributiva que esto genera».

«No pueden existir más trabajadores del estado provincial o de los estados municipales por debajo de la línea la pobreza, fijada en enero de este año en 37.596 pesos», puntualizó. «Una provincia rica en bienes naturales, con un puerto de aguas profundas, con petróleo, con destinos turísticos de nivel nacional e internacional, con la producción del Valle, entre otras potencialidades y con muy poca densidad de población: No debe seguir teniendo trabajadores que no llegan a ganar ni 30.000 pesos de sueldo bolsillo», exigió.

Por último, dijo que «seguramente si estas metas se logran, será el inicio de una reactivación económica que beneficiará a toda nuestra provincia». «De no ser así -advirtió-, las distintas centrales y sindicatos de Río Negro, debemos reiniciar el camino de la articulación y la lucha en la calle, no tan solo para proteger el salario, sino también para poder consolidar la derrota del paradigma del ajuste del neoliberalismo y lograr tener un Estado que garantice la justicia social para los rionegrinos». (ADN)