En marzo comenzarán a distribuir las tarjetas Alimentar en Río Negro

La Gobernadora Carreras firmó el convenio correspondiente con el ministro de Desarrollo Social de la Nación. El aporte global será de 100 millones de pesos y superará las 20 mil tarjetas.

11/02/2020
Río Negro

Carreras y Arroyo firmaron el convenio (foto Prensa Provincia)

El plan Argentina Contra el Hambre, que prevé la distribución de una tarjeta para la adquisición de alimentos, se pondrá en marcha en el mes de marzo en la provincia de Río Negro.

Así lo acordaron la Gobernadora Arabela Carreras y el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, y su par de Río Negro, Nicolás Land, durante un encuentro realizado este martes.

El gobierno entregará 20.291 tarjetas AlimentAR en Río Negro, por un total de 100.764.000 millones de pesos.

Alcanzarán a 34.012 niños menores de 6 años, 701 hijos discapacitados, y 1092 mujeres embarazadas, según el relevamiento provincial informado oportunamente por el ministro Arroyo, tras una reunión con dirigentes del Frente de Todos.

En Bariloche se entregarán 2.766 tarjetas por 13 millones y medio de pesos, y para Viedma se anunciaron 1.824 tarjetas, por un monto global de 9.158.000 pesos.

"Fue un encuentro muy positivo”, dijo Carreras, “ya que nos une la preocupación de asistir a aquellas familias que están atravesando una situación de vulnerabilidad. Este plan se suma a las acciones que Río Negro tiene y pondrá en marcha en los próximos días, destinadas a atender la cuestión alimentaria", destacó.

Carreras dio detalles de la tarjeta, e indicó que "es un instrumento para que todos puedan acceder a la canasta básica, comprando ellos mismos los productos alimenticios en los comercios locales".

La cartera de Desarrollo Humano de la Provincia, en tanto, será el organismo encargado de la coordinación del programa en todo el territorio.

La tarjeta Alimentar “permite a las familias con mayor grado de vulnerabilidad adquirir los alimentos de la canasta básica”, se indicó oficialmente.

Está destinada a madres y padres con hijos de hasta seis años de edad, que reciban la Asignación Universal (AUH), embarazadas desde los tres meses y personas con discapacidad que cuenten con la asignación.

Su implementación será automática, a partir del cruce de datos entre ANSES y AUH, y los beneficiarios no deberán realizar ningún tipo de trámite extra.