# TENSA ASAMBLEA EN LA CEB

Denuncian irregularidades y desplazan a dos consejeros

La mayoría de la Lista Blanca definió remover de sus cargos a Alejandro Pozas y Elsa Palomo, ambos consejeros de la CEB por la Lista Roja. Una comisión investigadora detectó posibles irregularidades en su accionar. La asamblea recomendó además la exclusión de su carácter de asociados de los ex consejeros Jorge Perrella, Carlos Criado y Dana Guzmán.

12/02/2020
Bariloche

Alejandro Pozas

Alejandro Pozas y Elsa Palomo ya no son consejeros de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB). Así lo definió anoche por unanimidad la asamblea de delegados de esa entidad, tras la lectura de un informe realizado por una comisión investigadora que analizó la gestión del último período de conducción de la Lista Roja.

Con duros reproches la comisión consideró que "Estos Consejeros, realizaron y aprobaron compensaciones irregulares; ilegítimas entre CEB y su controlada indirecta  AVC SA", entre otros señalamientos.

"De la documentación que hemos tenido a la vista", dice el informe presentado este lunes a la Asamblea de Delegados, "podemos establecer la línea ininterrumpida del uso de los recurso financieros y materiales de propiedad de CEB por parte de AVC SA; de créditos y activos con fines distintos a los establecidos estatutariamente y permitidos legalmente;  con prácticas económicas no permitidas por la ley  el ES,  que al finalizar las mismas importan una maniobra de DETERIORO ECONÓMICO en el que se encuentra hoy LA COOPERATIVA DE ELECTRICDAD BARILOCHE, desequilibrio que en definitiva será absorbido por la totalidad de asociadas y asociados de la CEB,  y esto claramente  con total desconocimiento de sus socias y socios".

En base a las irregularidades detectadas en el manejo patrimonial de la Cooperativa, la Asamblea de Delegados recomendó al Consejo de Administración la exclusión de su carácter de asociados a los ex consejeros Jorge Perrella, Carlos Criado y Dana Gumán.

Sobre este punto, el documento hace hincapié en compensaciones otorgadas por la CEB a la empresa de telecomunicaciones AVC s.a. (a la cual controla), con fondos capitalizados a través de los conceptos “fideicomiso” o “beneficio cero”, que fueron facturados durante años vía el cuestionado talón “B” de la factura a los usuarios del servicio eléctrico.

Estas capitalizaciones (excedente monetario) debieron ser distribuidas  entre los asociados a la CEB, bajo “el principio legal de prestación de servicios al menor costo”, pero sin embargo fueron direccionadas “sin conocimiento de la Asamblea” a la cuenta de AVC, por un monto cercano a los 100 millones de pesos.

“Las maniobras se inician cuando CEB compensa con AVC SA  sumas que esta última le impuso con un inexistente plan de negocios; hasta fines de 2019 las compensaciones computan $90.816.666,83-; de las cuales han sido aprobadas las incluidas en actas antes mencionadas y que a continuación se transcriben en su parte pertinente”, señala la Comisión Investigadora.

Y no solo eso, al tratarse de un “inexistente plan de negocios”, el destino de esos fondos se torna, a la vez, incierto.

“El destino de las capitalizaciones, Fideicomiso y Beneficio Cero”, señaló la Comisión Investigadora, “está limitado al uso real o potencial de los servicios de la propia Cooperativa (…) Nunca pueden tener estas capitalizaciones otra finalidad como por ejemplo el desconocido costo y plan de negocios del desarrollo de una Red de Fibra Óptica por parte de una empresa controlada por CEB –AVC SA- en total desconocimiento de la Asamblea”.

En suma, se explica, la creación de otras empresas controladas por la CEB debió redundar en beneficios para los asociados, en base a un plan particular de negocios para cada caso, tendiente a mejorar y abaratar el servicio eléctrico, y no al revés.

Por el contrario, dice el informe, “estas compensaciones importan un encarecimiento del precio de los servicios de la cooperativa, violando el uso de los fondos colectados como contribuciones no autorizados por asamblea, cerrado y consolidados en un balance que pese al cumplimiento de sus formas técnicas contables es ideológica y moralmente reprochable”.

Para los integrantes de la Comisión, la situación del ex consejero, Alejandro Pozas “es más gravosa”, al tratarse de un integrante del Comité Ejecutivo de la empresa.

El informe insta a que Pozas corra “la suerte de los anteriores (ex consejeros, Jorge Perrella, Carlos Criado y Dana Gumán) en cuanto a la exclusión como socio de la CEB –art 13 ES- y su remoción por mal desempeño. Pozas siendo miembro del CE aprobó la compensación con AVC.-todo lo contrario a lo permitido por la ley y el estatuto”, continúa el texto, “CEB debía controlar a AVC y el CE de la CEB permitió que en desmedro de la CEB se permitiera una compensación económica a favor de una de sus empresas controladas; sin contar con ningún dictámenes ni legales ni técnicos que avalen estas operaciones”.

Y señala: “Pozas tiene la obligación de saber que no podía bajo ningún punto de vista compensar los créditos de CEB con obras u otros débitos de AVC SA sin saber que ese accionar violaba el destino legal asignado a los excedentes, destino asignado por la asamblea a las contribuciones de Beneficio Cero y Fideicomiso;  obras u débitos que ningún rédito trajeron a la CEB”.

Y reprocha que “Pozas como integrante del CE no podía desconocer que el estatuto impone que CEB se sirva de los excedentes de las empresas en las que es parte y no a la inversa como lo permitieron”.

"El resultado es ruinoso en términos económicos y violatorio de los deberes legales y estatuarios para cualquier consejero", sostiene. 

La nueva mayoría de delegados de la Lista Blanca votó así por el desplazamiento de los tres ex consejeros, además de los dos referentes del ex legislador Hugo Castañón (Pozas y Palomo), quienes integraban el Consejo de Administración desde hace varios años. Incluso Pozas es actualmente el titular de la Federación de Cooperativas de la Provincia de Río Negro.

La elección de la CEB de noviembre último modificó la relación interna de fuerzas y, después de 15 años de dominio de la Lista Roja, otorgó una amplia mayoría de delegados a la Lista Blanca.

Pozas ocupaba el cargo de Tesorero del Consejo de Administración, mientras que Palomo integraba el directorio de la empresa AVC.

Precisamente el informe de la comisión investigadora señaló posibles irregularidades en la administración de esa firma, que arrastra una millonaria deuda que deberán afrontar la totalidad de los asociados de la CEB.

En reemplazo de Pozas y Palomo asumirán los los consejeros suplentes Hugo Orsilli (Lista Blanca) y Laura Tanzer (Lista Roja). De esta forma, se consolida la mayoría del nuevo oficialismo en el órgano de conducción de la CEB.