Municipio retiró la denuncia por las tomas

Luego de la movilización de vecinas y vecinos que cuestionaron la falta de política habitacional del Ejecutivo, el Gobierno de Gennuso decidió dar marcha con las denuncias contra los ocupantes.

13/03/2020
Bariloche

Olla popular en el Barrio Omega

El Municipio cumplió este viernes con el retiro de la denuncia contra los ocupantes de las diversas tomas que se multiplicaron desde mediados de enero.

Para los vecinos y vecinas fue la “organización popular” y el reclamo que llevaron adelante, lo que logró que el Ejecutivo desistiera de la demanda que derivó en órdenes de desalojo, la imputación de varias personas y la detención de un hombre.

Este viernes integrantes de la toma del Barrio Omega concurrieron al Centro Cívico para exigir que se cumpla con esa anunciada medida. El Gobierno informó sobre el desestimiento y mostró la nota presentada ante la Fiscalía correspondiente.

Este jueves, en tanto, unos 40 integrantes de diversas tomas se reunieron en torno de una olla popular en el Barrio Omega. Allí se plantearon las dificultades que atraviesan los ocupantes, debido al acoso policial, que no le permite el ingreso de alimentos, víveres ni agua, a pesar que en esas tomas viven en pésimas condiciones muchos niños.

Nota del Municipio desistiendo de la demanda

Hace apenas diez días, la Mesa de Tierras había planteado que “ante la ausencia completa de una política de hábitat y el abandono del Estado a los barrios”, esa organización exige un Plan de Emergencia para la temática.

“Con la presencia de más de 20 barrios, juntas vecinales, organizaciones sociales, gremiales y otras instituciones -informó a través de un comunicado-, se decidió exigir al Consejo Social de Tierras que se va a reunir el próximo miércoles 11 de marzo la aplicación de una serie de medidas para paliar en el corto plazo la crisis. En función de ello, se demanda la presencia y el compromiso por parte del Presidente del Instituto, José Mella, que sistemáticamente se ausenta del Consejo”.

Para la Mesa de Tierras es necesario que el plan de emergencia contemple que “es necesario actualizar y depurar el registro de demandantes para conocer la demanda real existente”. Además planteó que “urge identificar nuevas tierras donde se puedan proyectar al menos 500 lotes sociales durante 2020 para descomprimir la demanda insatisfecha. Para ello es necesario dar a conocer la disponibilidad de tierras fiscales o privadas que puedan ser adquiridas por diferentes mecanismos”.

 

La Mesa de Tierras “repudió” la judicialización de las tomas por parte del Estado local, y recordó que “existen al menos 3.500 hogares en barrios con problemas de regularización dominial y acceso a servicios básicos. Muchos de estos hogares esperan hace años la implementación de la Ley Pierri sin ningún resultado, lo que constituye un fracaso rotundo de la gestión de Gennuso. Se debe establecer criterios para priorizar las intervenciones en estos barrios, que permitan que en 5 años se culmine con la integración sociourbana de estos 3.500 hogares, abordando en 2020 los casos más fáciles de solucionar como son aquellos que están sobre tierras fiscales”.