Compras oscuras a la sombra del coronavirus

La Municipalidad de Bariloche adquirió productos a valores superiores a los máximos fijados por el Gobierno nacional. Pagó alimentos con sobreprecios para armar los módulos alimentarios. Descartó una oferta 1,4 millón de pesos más barata presentada por otro proveedor. Compró a una empresa de dudosos antecedentes y con una composición accionaria cruzada con otro de los oferentes.

22/04/2020
Bariloche

Gennuso, Quintana y Ferrari

Al ritmo del coronavirus, otra epidemia crece en el país: la compra de productos con sobreprecios. Ya sucedió a nivel nacional, donde funcionarios del Ministerio de Desarrollo Social -hoy removidos de sus cargos- aprobaron compras de alimentos con sobreprecios que rondaban el 50 por ciento. También pasó en la Ciudad de Buenos Aires, cuyo Gobierno adquirió barbijos a 3 mil pesos cada uno. Ahora es el turno de Bariloche.

La Municipalidad que conduce Gustavo Gennuso concretó en los últimos días la compra de los alimentos para el armado de los bolsones que distribuye en los barrios más vulnerados. Se trata de 6 mil módulos alimentarios, compuestos por once productos. El pedido a las empresas distribuidoras de alimentos fue realizada el pasado 30 de marzo, y la mercadería debía entregarse como fecha máxima el 3 de abril. Escaso margen para que las empresas puedan garantizar el stock.

Toda la operación de compra estuvo orquestada por la secretaría de Desarrollo Social de Juan Pablo Ferrari, y el titular de Hacienda, Diego Quintana.

El Ejecutivo recibió tres propuestas, y se inclinó por la de Almacén de Campo, a pesar que era la más onerosa. La más baja fue la de la empresa mayorista Puelche, que presupuesto 5.159.090 pesos, pero contaba con seis de los once productos para entrega inmediata, y el resto “a partir del lunes” -según la documentación a la que accedió En estos días-, es decir solo un día después de lo solicitado. No presupuestó los envases de cacao y pretendía el pago a 15 días.

Tras analizar las ofertas en sólo dos días, el Gobierno de Gennuso resolvió la compra a la firma Almacén De Campo, que cotizó 8.352.000 pesos. La diferencia real con la oferta de Puelche es de 1.446.120 pesos, ya que este último no presupuestó cacao -que Almacén de Campo facturó por 1,7 millones de pesos- y latas de choclo -que la ganadora de la compulsa presupuestó en 312 mil pesos-. A su vez, Almacén de Campo no presupuesto tallarines, que la Municipalidad pagó a La Varense en 276 mil pesos.

Oferta de Almacén de Campo

En tanto, la firma La Varense -con estrechos vínculos con Almacén de Campo, la empresa “ganadora”-, ofertó los once productos por un valor global de 8.556.000 pesos.

Varios productos comprados por el Municipio superan los precios máximos de referencia determinados por el Gobierno Nacional para Río Negro. Los más llamativos son el azúcar Dominó, con precio de referencia a 50 pesos, y que se pagó a 76. En una compra de 6 mil unidades, representa un desembolso extra de 156 mil pesos.

Precio máximo de referencia dispuesto por el Gobierno nacional

El cacao marca Zucoa por 800 gramos, se pagó a 285 pesos. El precio de referencia fijado por Nación para Río Negro para el empaque por 360 gramos es de 91 pesos, por lo que la cantidad adquirida por la comuna debería costar 202 pesos. Así, la diferencia es de 498 mil pesos. Incluso la primera marca Nesquik, por 800 gramos, tiene precio de referencia más barato: 277 pesos.

Precio máximo de referencia dispuesto por el Gobierno nacional

La harina común Cañuelas, que Nación referenció en 35 pesos, la Municipalidad de Bariloche la pagó 43 pesos cada unidad. En este producto el Estado municipal gastó compra 48 mil pesos de más.

Precio máximo de referencia dispuesto por el Gobierno nacional

Además, en algunos productos cuya marca no está entre los precios de referencia, las diferencias entre lo pagado a Almacén de Campo con la oferta de Puelche son notables: la yerba Piporé fue abonada 132 contra 116 pesos propuestos por la mayorista; en fideos, se pagó 44 pesos el paquete de Okey, cuando Puelche ofrecía Terrabusi a 40 o Luchetti a 38 pesos; el aceite de girasol Alsamar que se pagó 99 pesos, Puelche lo ofreció por 86. El precio de referencia para una primera marca como Cocinero es de 95 pesos; el paquete de arroz largo fino por 1 Kg Agromar se abonó a 93 pesos, mientras que Puelche ofreció arroz Luchetti por 70 pesos. Ninguna marca en este producto supera los 70 pesos en los precios máximos de referencia.

Oferta de Puelche

En los listados ofrecidos a la Municipalidad -a los que accedió En estos días- el mayorista Puelche incluyó un producto por encima del precio de referencia nacional para Río Negro: el azúcar Ledesma a 60 pesos en lugar de 56 pesos. La Municipalidad le pagó a Almacén de Campo 76 por azúcar Dominó.

La Resolución 921 del 14 de abril ordena el pago a Almacén de Campo SRL 8.352.000 de pesos, por contratación directa, para adquirir los alimentos de los módulos a distribuirse ante la emergencia del coronavirus.

Dicha Resolución asegura que se pidieron presupuestos a cinco empresas -en realidad cuatro empresas y el Mercado Comunitario Municipal-, pero sólo se presentaron las tres mencionadas: Almacén de Campo, La Varense y Puelche.

Una alta fuente del Ejecutivo municipal, explicó a En estos días que la oferta de Puelche fue descartada por “la falta de stock” -en realidad se trata solo del cacao y el choclo-, y por no ofrecer un plan de pago, ya que pretendía cobrar 15 días después de entregada la mercadería.

En la Resolución se indica que Almacén de Campo percibirá los más de 8,3 millones de pesos con una “forma de pago postergada o a convenir”.

Gennuso firmó la Resolución de compra

El monto global que la Municipalidad había fijado como presupuesto oficial era de 8,6 millones de pesos. La diferencia entre lo pagado a Almacén de Campo -8.352.000 pesos- y el presupuesto municipal, descontados las retenciones para la TISH, se abonó a La Varense por 6 mil unidades de un producto que en la Resolución correspondiente no se especifica, pero que en la factura a la que accedió este medio se observa que se trata de tallarines.

Es decir que la oferta de Puelche se rechazó por no incluir cacao, pero se aprobó la de Almacén de Campo a pesar de no incluir tallarines (que finalmente se compraron a La Varense).

Un cruce que se explica porque la Varense y Almacén de Campo no parecen ser sociedades distintas.

Cruces

La Sociedad de Responsabilidad Limitada Almacén Del Campo tiene formalizado su contrato social desde 2016, pero inició sus actividades hace ocho meses. Su domicilio Fiscal es en calle Onelli 946, donde  funciona precisamente La Varense, empresa con la que supuestamente “compitió” en esta convocatoria.

Almacén de Campo, domiciliado en La Varense

En el estatuto inicial de Almacén de Campo figuraban como socios “Navarro Falcón Esteban Héctor, D.N.I. 38.548.438, C.U.I.T. 20-38548438-1, comerciante”, y “Navarro Avelino Aurelio, D.N.I. 23.894.057, C.U.I.T. 20-23894057-6, comerciante”, ambos domiciliados en una misma vivienda.

La sociedad, según estatuto, está autorizada a la “compra, venta, fraccionamiento y distribución de mercaderías, materias primas y/o productos alimenticios de toda clase, elaboradas o en proceso de elaboración; elaboración, venta y expendio de productos alimenticios y bebidas de toda clase en establecimientos propios o alquilados o la provisión de aquellos a hoteles, cabañas, residenciales, hostels, confiterías, restaurantes, bares y afines, en forma independiente o a través de concesiones”. 

El “Domicilio Real y Legal de la Sociedad” es Tiscornia N° 951. En ese lugar funciona otra sucursal de La Varense.

Otro domicilio de Almacén de Campo, en La Varense

Avelino Navarro ya fue socio de los Rossi, familiares de los representantes de La Varense a través de la firma Rossi y Rossi SRL. La experiencia no fue positiva. La empresa que compartieron, Lácteos del Sur S.R.L. fue denunciada por la entrega de leche prohibida por la ANMAT a los establecimientos escolares de Bariloche.

Durante el año 2009, La Municipalidad asumió la responsabilidad de la ejecución del programa Copa de Leche, que incluía la tarea de reparto de leche en escuelas públicas de la ciudad. En dos oportunidades el producto fue cuestionado por una supuesta adulteración de partidas, y porque la leche repartida de marca Lac3 estaba prohibida por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

La situación derivó en una causa penal.

Aquel vínculo entre Navarro y Rossi en Lácteos del Sur parece hoy vigente teniendo en cuenta la coincidencia de los domicilios fiscal de Almacén de Campo y comercial de La Varense, las empresas que “compitieron” en el llamado para proveer de alimentos a la Municipalidad.