Compras oscuras a la sombra del coronavirus (segunda parte)

El Intendente brindó respuestas vagas a la información sobre la compra de alimentos con sobreprecios, publicada por En estos días. Más datos vinculan a las empresas que ofertaron productos al Municipio. Un vocal del Tribunal de Contralor pide un gesto político del Gobierno para aclarar la situación. El escándalo podría tratarse en la Comisión de Seguimiento de la Emergencia.

24/04/2020
Bariloche

Quintana y Gennuso

El Intendente Gustavo Gennuso ensayó respuestas difusas a la publicación realizada por En estos días sobre la compra de alimentos con sobreprecios. Tal como se informó, los seis módulos alimentarios que repartió el Municipio fueron armados con once productos cada uno, comprados a la empresa Almacén de Campo. Los precios pagados por el Estado local superan largamente los máximos de referencia difundidos por el Gobierno nacional.

Además, la oferta realizada por Almacén de Campo superaba en 1,4 millón de pesos la presentada por el mayorista Puelche. 

Este medio detectó también un vínculo entre la firma ganadora de la compra directa por 8,6 millones de pesos y la empresa La Varense, que también participó de la compulsa.

Nota relacionadaCompras oscuras a la sombra del coronavirus

El jefe comunal apenas se refirió al tema, y dijo que se descartó la oferta de Puelche porque ofrecía entregar algunos de los productos “dentro de 15 días”. El dato no es real. En una nota interna a la que accedió este medio, esa empresa mayorista dijo que podría completar el stock -fundamentalmente de cacao, que estaba en falta- en tres días, y que pretendía el pago en 15 días.

Almacén de Campo, en tanto, ofreció un plan para la cancelación de los 8.352.000 pesos, cuyo detalle no se incluyó en la Resolución de pago firmada por Gennuso.

Así, la empresa proveyó al Municipio de diez de los once productos -los tallarines fueron vendidos por La Varense- con precios por sobre los ofertados por Puelche y más caros que los que fijó el Gobierno nacional como máximos de referencia para Río Negro.

El responsable de la compra fue el Secretario de Hacienda, Diego Quintana, quien justificó la operación por el “contexto excepcional” de la Emergencia por la pandemia (ver nota aparte).

Este jueves por la noche dijo a este medio que comparando las ofertas de las tres empresas que participaron de la convocatoria, la diferencia en el precio “es de solo 90 mil pesos”, y que en el expediente incluyó una nota “de su puño y letra” que así lo indica.

El siguiente cuadro demuestra lo contrario.

 

 

Puelche ofreció la entrega de los productos con dos o tres días de demora en relación al stock solicitado. Tres días que, según la explicación oficial, justifican el pago de 1,4 millón de pesos por encima de la mejor oferta. 

La falta de controles sobre las compras en el marco de la Emergencia dictada por el Concejo, hace aún más oscuros los procesos administrativos del Estado.

Previendo cuestionamientos, Quintana remitió oportunamente a los funcionarios del Ejecutivo un instructivo para defender la compra ante la Comisión de Seguimiento de la Emergencia. Allí incluyó un cuadro comparativo de los precios seleccionados con referencias de Mercado Libre, a los cuales debía incluirse el valor del flete desde Buenos Aires. Sin embargo, en esa comunicación interna no incluyó los precios máximos de referencia del Gobierno nacional.

Otra nota interna con la oferta de Almacén de Campo incluye escrito a mano un sugerente “no está” al lado de algunos de los productos que finalmente esa empresa proveyó.

Almacén de Campo, cuyo domicilio fiscal coincide con un local comercial de La Varense, no parece tener la capacidad ni la estructura para cumplir con el stock requerido por la Municipalidad. Mucho menos en comparación con el mayorista Puelche.

De hecho, uno de los accionistas de Almacén de Campo, Avelino Aurelio Navarro fue hace pocos meses beneficiado por la Municipalidad con una exención en el pago de trámites para la realización de la obra de zanjeo y conexión de gas en su domicilio.

Según una Resolución del 10 de septiembre de 2010, Navarro no tenía el dinero para obtener el libre deuda para hacer el zanjeo, de acuerdo a un “informe social de fecha 21/08/2019 efectuado por el área social del Instituto municipal de Tierra y vivienda para el Hábitat social”, que determinó que se apruebe la exención.

Pocos meses después, Navarro tenía a disposición del Municipio el stock de 60 mil productos para los seis mil módulos alimentarios.

Ante la publicación, el vocal del Tribunal de Contralor por el Frente de Todos, Estanislao Cazaux, recordó que, en el marco de la Emergencia -aprobada por Ordenanza por el Concejo Municipal-, el Gobierno puede realizar compras en forma directa. Explicó que debe justificarse la “oportunidad, el mérito y la conveniencia de esa compra”.

Estanislao Cazaux

El organismo de control deberá esperar “hasta que finalice el estado de excepción para recibir la información oficial del Ejecutivo”, y así poder evaluar si se aceptó la mejor oferta y porqué se superaron los límites establecidos por los precios máximos de referencia.

Planteó sin embargo que “el oficialismo tiene que dar una respuesta”, y recordó que a nivel nacional, por una situación similar, fueron desplazados de sus cargos los responsables de una compra de alimentos en el Ministerio de Desarrollo Social.

“Leo la nota (de En estos días) y no puedo mirar para otro lado”, señaló, y anticipó que, finalizado el período de excepción requerirá toda la documentación vinculada con el caso.

En relación a los vínculos entre las dos empresas oferentes, Almacén de Campo y La Varense, Cazaux dijo que “llama poderosamente la atención”.

Nuevos datos demuestran esa relación. Tal como ya se publicó, la Sociedad de Responsabilidad Limitada Almacén Del Campo tiene fijado su domicilio Fiscal en calle Onelli 946, precisamente donde  funciona La Varense, empresa con la que supuestamente “compitió” en esta convocatoria. En tanto, el “Domicilio Real y Legal de la Sociedad” es Tiscornia N° 951. En ese lugar funciona otra sucursal de La Varense.

Esteban Héctor y Avelino Aurelio Navarro, dueños de Almacén de Campo, ya mantuvieron otro vínculo comercial con la familia Rossi, propietaria de La Varense.

Al agendar el CBU de Almacén Del Campo, el Alias bancario vinculado es “BATIROSSI”, justamente el mismo nombre elegido por los Rossi para el mail de la firma La Varense: batirossi@hotmail.com.

Desde la Secretaría de Hacienda indicaron a este medio que no se constató este vínculo de las dos empresas que supuestamente “compitieron” para vender alimentos al Municipio por una cifra millonaria.

Algunos sectores de la oposición política analizaban llevar el tema a la Comisión de Seguimiento de la Emergencia, conformada en el marco de la crisis, y de la que forma parte el oficialismo, concejales, la oposición, entre otros.