# NEGOCIOS OSCUROS A LA SOMBRA DEL CORONAVIRUS

El Municipio admitió oficialmente que pagó sobreprecios por los alimentos

En una comunicación oficial, el Jefe de Gabinete reconoció a los concejales que el Estado municipal pagó la comida un 18 por ciento por sobre los precios máximos de referencia fijados por el Gobierno nacional. El expediente de compra deja al desnudo la maniobra.

29/04/2020
Bariloche
Santiago Rey

Quintana y Barberis

El Gobierno municipal debió finalmente reconocer que, tal como publicó En estos días, pagó sobreprecios por los productos de los bolsones alimentarios. Más precisamente, un 18 por ciento promedio por encima de los precios máximos de referencia fijados por el Gobierno nacional.

Nota relacionadaCompras oscuras a la sombra del coronavirus

En una nota dirigida a la Presidenta del Concejo Municipal, el Jefe de Gabinete, Marcos Barberis, admitió el pago por sobre los límites establecidos, aunque justificó la compra ante la necesidad de dar respuesta a la demanda alimentaria.

“La diferencia de precios entre los productos adquiridos sobre aquellos que conforman la nómina de los precios cuidados es del 18 por ciento promedio”, reconoció Barberis, y argumentó que “sin embargo debemos tener presente que los precios cuidados se rigen sobre productos genéricos o de determinadas marcas y gramajes; mientras que desde la Secretaría de Desarrollo Humano Integral se solicitan gramajes y marcas diferentes”.

Nota remitida por Barberis al Concejo Municipal

El dato no es real. En el pedido realizado el 30 de marzo por el área de Desarrollo Humano que conduce Juan Pablo Ferrari, no especifica las marcas que deben ser priorizadas. Ni siquiera se habla de “primeras o segundas marcas”.

Tan vago era el texto de solicitud de compra, que la Secretaría de Hacienda que conduce Diego Quintana debió pedirle a Ferrari que detalle la motivación de la solicitud, especifique los destinatarios, y lugares de entrega.

Esa respuesta de Desarrollo Humano llegó tres días después de la fecha de entrega de los módulos, con la compra a la empresa Almacén de Campo por 8,3 millones de pesos ya efectuada.

Los productos comprados por la Municipalidad y entregados por Almacén de Campo no son precisamente de primeras marcas: aceite “Alzamar”, arroz “Agromar”, fideos “Okey”, leche “Lechera”, puré de tomate “Copa de oro”, choclo “Inalpa”, y polenta “Del campo”, son algunos de ellos.

Nota relacionadaCompras oscuras a la sombra del coronavirus (segunda parte)

Tras la publicación de En estos días que visibilizó la compra con sobreprecios y la decisión oficial de priorizar una oferta 1,4 millón de pesos más cara que la propuesta realizada por otra empresa, la Comisión de Seguimiento de la Emergencia, el Concejo Municipal y el Tribunal de Contralor pidieron explicaciones al Ejecutivo.

En su nota de respuesta al Concejo Municipal, el Jefe de Gabinete aseguró que “la cotización más alta fue la realizada por La Varense, siguiendo Almacén de Campo. Ambos cotizan los 11 productos del módulo alimentario con entrega inmediata y precio a convenir. La cotización más baja fue efectuada por Puelche pero la misma sólo cotiza 6 de los 11 productos, es a entregar a partir del tercer día y con una forma de pago a 15 días”.

Este dato tampoco es cierto. Puelche cotizó la totalidad de los productos, aunque advirtió que cinco de ellos podía entregarlos tres días después de lo solicitado. La oferta de Puelche fue 1,4 millón de pesos más barata que la de Almacén de Campo.

Pero la súbita “urgencia” del Gobierno de Gustavo Gennuso por entregar la mercadería -como si hasta entonces la emergencia alimentaria no hubiese existido- llevó a los funcionarios a priorizar la oferta de Almacén de Campo. Es decir a pagar con dinero de los contribuyentes 1,4 millón de pesos más.

El único dato a favor de Almacén de Campo era que aceptaba un pago “a 60 días”, según dijo Quintana a este medio, mientras que Puelche lo reclamaba en un máximo de 15 días.

Sin embargo, la resolución de pago a Almacén de Campo no especifica la forma de pago, sino que “autoriza a la Dirección de Contaduría General a emitir la orden de pago”, y a la Dirección de Tesorería a transferir 8.352.000 pesos a favor de esa empresa.

Ese documento oficial no detalla si existe un plan de pago, cuotas, o fechas máximas para la cancelación.

 

Las cuentas raras de Quintana

 

Ante el reclamo de concejales y el Tribunal de Contralor, el Gobierno debió remitir una copia escaneada del expediente. De la lectura de esa documentación se desprende que el Secretario de Hacienda, Diego Quintana, de su propio “puño y letra” -como dijo a este medio- intervino en el expediente para torcer la pulseada a favor de Almacén de Campo. Y lo hizo con un argumento llamativo: comparó la oferta de esa empresa con la de La Varense, que fue 90 mil pesos más cara.

Nada dijo Quintana en esa nota sobre la propuesta 1,4 millón más barata presentada por Puelche.

Quintana, “de puño y letra”, resolvió la compulsa a favor de Almacén de Campo

Tampoco pareció importante el demostrado vínculo entre Almacén de Campo y La Varense.

Nota relacionadaQuintana justificó la compra de alimentos con sobreprecios por el “contexto de emergencia”

Los “dueños” de Almacén de Campo son dos hermanos de apellido Navarro, quienes además habrían sido empleados de La Varense, propiedad de Rossi y Rossi SRL. El domicilio fiscal y comercial de Almacén de Campo coincide con dos locales de venta al público de La Varense. El mail y el alias bancario de Almacén de Campo incluyen el apellido Rossi, dueños de La Varense.

La maniobra queda expuesta: una misma sociedad, distribuida en dos CUIT, con el objetivo de “competir” ante el Estado. Una de las empresas presenta una oferta más cara, para que la otra gane la compulsa. La firma embolsa 8,3 millones de pesos y el Municipio argumenta que defendió los intereses del Estado porque “compró más barato”.

De manual.