# CORONAVIRUS

Municipio vende lotes y toma créditos para “reactivar la economía”

El Intendente Gustavo Gennuso presentó cuatro proyectos al Concejo Municipal, bajo el eslogan “Reactivando Bariloche”. Rematará cinco lotes ubicados en la zona oeste; regularizará deuda de contribuyentes con quitas de intereses; y tomará créditos, de acuerdo a un programa nacional. Aumentarán la TISH a bancos, financieras, tarjetas de crédito y correo. El Poder Ejecutivo estima que requerirá de 800 millones de pesos para cumplir sus obligaciones hasta fin de año.

22/06/2020
Bariloche

Gustavo Gennuso

La crisis financiera por la pandemia de coronavirus se profundiza, y el Municipio de Bariloche elaboró una serie de medidas para recaudar fondos y, según proyecta, motorizar la economía de la ciudad.

El Poder Ejecutivo presentó al Concejo cuatro proyectos de ordenanza, con los que crea el “Programa Municipal Reactivando Bariloche” que a su vez da forma a un “Fondo Específico de Reactivación Económica”, para “financiar planes y programas de corto, mediano y largo plazo”.

El proyecto establece además “la prohibición del uso de esos recursos para hacer frente a situaciones de iliquidez de caja, así como el desvío de fondos por cualquier otro motivo”.

Sin embargo, algunos de los recursos que se generen por esta batería de medidas engrosarán la caja de Rentas Generales: un crédito de entre 67 y 70 millones de pesos, en el marco de la adhesión a la Ley Provincial Nº 5441 -que instrumenta el acceso a préstamos del Programa para la Emergencia Financiera establecido por Nación con un fondo de 60 mil millones de pesos para las Provincias-; y lo generado por dos ítems de la potencial recaudación por la regularización de deudas.

La capacidad de maniobra financiera del Municipio se va achicando, a medida que pasa el tiempo y continúa la caída de los ingresos, ya sea por recaudación local o coparticipación.

Según estimaciones oficiales, la copartipación cayó un promedio del 30 por ciento del neto mensual durante marzo, abril y mayo, generando un impacto global cercano al 60 por ciento de caída, en relación al último mes pre-pandemia.

Con ese panorama, el Intendente Gustavo Gennuso calcula que requerirá unos 800 millones de pesos extra hasta fin de año, para poder mantener el nivel mínimo de funcionamiento del Municipio. Es decir, pagar los sueldos de los empleados municipales y cancelar mínimos compromisos con proveedores.

Actualmente la masa salarial mensual municipal ronda los 120 millones de pesos netos, a los que hay que sumar los aportes y contribuciones. Un rubro en el que, en la discusión nacional por la emergencia, el Municipio espera encontrar “flexibilidad”.

Gennuso pidió a Carreras acompañamiento para la gestión ante Nación (foto Provincia)

Los primeros días de junio Gennuso transparentó a la Gobernadora Arabela Carreras que requeriría de su intermediación para solicitar un apoyo nacional que disipe complicaciones hacia el futuro. Esa gestión, que podría traducirse en un Aporte del Tesoro Nacional o un préstamo específico para la ciudad, aún está pendiente de concreción y corre por cuenta separada de las medidas previstas en el paquete de ordenanzas que este lunes el Ejecutivo envió al Concejo.

 

Obras

 

En tanto, de acuerdo a los proyectos del Gobierno, los ingresos generados por la venta de cinco terrenos ubicados en el oeste de la ciudad -el Municipio calcula unos 300 mil dólares-, sumado al los principales ítems de la ordenanza de regularización de deudas para contribuyentes, se destinarán a proyectos de obras públicas de alto impacto en la generación de mano de obra, detalló el Jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis, a En Estos Días.

Esos fondos será utilizados para “la asistencia económica para el desarrollo de sectores productivos y de servicios de la ciudad; la realización de obras de infraestructura de baja complejidad y alto impacto en generación de mano de obra (priorizando aquellas de carácter social orientadas a la generación de gran cantidad de mano de obra); la adquisición del equipamiento necesario para generar las condiciones sanitarias para la reactivación del turismo; la asistencia económica institucional para el sostenimiento de las actividades sociales, culturales y turísticas para posicionar el destino”.

El Gobierno calcula que las medidas vinculadas con la actividad turística podrían generar también una desaceleración en la caída recaudatoria. Es que la ausencia total de actividad económica en el rubro turístico durante los meses de julio y agosto, congelaría en cero la recaudación de la Tasa de Inspección, Seguridad e Higiene (TISH), atada precisamente a la recaudación comercial.

El Fondo Específico de Reactivación Económica se nutrirá de “aportes nacionales y provinciales; partidas presupuestarias municipales; créditos y empréstitos provinciales, nacionales o internacionales; y diversos aportes y donaciones”. Aunque fundamentalmente se dotará del producido de la venta de los cinco lotes del oeste y la regularización tributaria.

En relación a los lotes, el proyecto de ordenanza plantea que el Gobierno venderá cinco terrenos ubicados en la zona oeste de la ciudad, de entre 981 y 989 metros cuadrados cada uno.

El procedimiento para la venta será el de remate público; y los fondos obtenidos “serán destinados a obras de infraestructura para loteos sociales del Instituto Municipal de Tierras y Viviendas para el Hábitat Social (IMTVHS)”.

El Ejecutivo estima que dichas obras “beneficiarán a más de 500 familias que se encuentran registradas en el Banco de Tierras a la espera de una solución habitacional”. El IMTVHS “tiene relevado que dichas obras son necesarias en los barrios El Maitén, Jockey Club, 2 de Abril, 29 de Septiembre, Frutillar y en una fracción lindante con el barrio 400 viviendas, entre otros”.

Para el Gobierno “dichas obras de infraestructura generarán fuentes de trabajo genuinas en nuestra ciudad, potenciando así la reactivación en el corto plazo”.

Barberis especificó que se contratarán cooperativas o pequeñas empresas que agrupen a trabajadores que se encuentren sin empleo.

Por su parte, la iniciativa para recuperar deudas de contribuyentes morosos, denominado “Plan de Regularización de Obligaciones Municipales”, incluye “bonificaciones por pagos anticipados; la reapertura del Pago Anual Anticipado 2020; el adelanto del Pago Anual Anticipado 2021; además de incentivos, descuentos y condonaciones de intereses en distintos casos para alentar la cancelación de obligaciones vencidas hasta el 31 de diciembre de 2019”.

Por otro lado, se implementará un plan de regularización de obras privadas asociadas a emprendimientos comerciales, turísticos e industriales.

Finalmente, en caso de aprobarse, la Ordenanza facultará al Ejecutivo a incrementar entre un 30 por ciento y hasta un 50 por ciento el Coeficiente Tipo de Contribuyente, de la Tasa de Inspección Seguridad e Higiene (TISH) para las empresas clasificadas como Grandes según la tabla de clasificación de la Secretaría de Pyme y Desarrollo Regional, dependiente del Ministerio de Industria de la Nación.

Esas grandes empresas son bancos, financieras, tarjetas de crédito y correo, “que no le trasladan el aumento del a TISH al vecino”, destacó el Jefe de Gabinete.

Dos destinos tendrán los recursos generados por esta moratoria: lo recaudado por la regularización de deudas consolidadas, la regularización de obras privadas y el incremento en la TISH irá al Fondo Específico de Reactivación Económica; mientras que lo surgido por la cancelación del ejercicio en curso y el adelanto de obligaciones futuras engrosará la cuenta de Rentas Generales.