# PUENTE AÉREO

Jugar al medio

En ape­nas seis me­ses de go­bierno, Al­ber­to Fer­nán­dez os­ten­ta el ex­tra­ño ré­cord de ser el pre­si­den­te ar­gen­tino que ma­yor can­ti­dad de ma­las no­ti­cias se ha vis­to en la obli­ga­ción de co­mu­ni­car. Aún no ha­bía ter­mi­na­do de ha­cer el in­ven­ta­rio de los desas­tres he­re­da­dos del ma­cris­mo, cuan­do de­bió en­fren­tar la peor pan­de­mia de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea. Sin em­bar­go, to­dos los es­tu­dios de opi­nión coin­ci­den en mos­trar una al­tí­si­ma ima­gen po­si­ti­va que no evi­den­cia el des­gas­te y su ac­ti­tud mo­de­ra­da pero se­gu­ra, ge­ne­ra un alto ín­di­ce de con­fian­za en la ma­yo­ría de la po­bla­ción. Cada pre­sen­ta­ción en com­pa­ñía de Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta y Axel Ki­ci­llof ele­va la con­si­de­ra­ción fa­vo­ra­ble de la fi­gu­ra pre­si­den­cial en­tre una ciu­da­da­nía que re­cla­ma más in­te­gra­ción y me­nos ex­tre­mis­mo de sus re­pre­sen­tan­tes. La re­no­va­da es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal del ofi­cia­lis­mo bus­ca to­mar dis­tan­cia de los ex­tre­mos evi­tan­do la con­fron­ta­ción dis­cur­si­va con los sec­to­res más vi­ru­len­tos e irra­cio­na­les. La columna de Mauro Federico.

28/06/2020
Nacional

 

En el Reino de Chu vi­vía un hom­bre que ven­día lan­zas y es­cu­dos.

–Mis es­cu­dos son tan só­li­dos que nada pue­de tras­pa­sar­los y mis lan­zas son tan agu­das que nada hay que no pue­dan pe­ne­trar– se jac­ta­ba. 

Has­ta que un día, al­guien le pre­gun­tó: 

–¿Qué pa­sa­ría si una de sus lan­zas cho­ca con uno de sus es­cu­dos? 

Y el hom­bre se que­dó sin res­pues­ta.

La fá­bu­la per­te­ne­ce a uno de los en­sa­yos de Han Fei Tzu, tal vez el más gran­de fi­ló­so­fo le­ga­lis­ta de Chi­na, que vi­vió casi tres si­glos an­tes de Cris­to y cu­yos li­bros son un com­pen­dio de to­das las teo­rías po­lí­ti­cas de su tiem­po. La me­tá­fo­ra del re­la­to es sen­ci­lla: las cer­te­zas ab­so­lu­tas no siem­pre con­du­cen a la sa­li­da del la­be­rin­to. No exis­ten es­cu­dos im­pe­ne­tra­bles, ni lan­zas to­do­po­de­ro­sas que no su­cum­ban ante la es­tra­te­gia de un pen­sa­mien­to ela­bo­ra­do. Una idea su­pe­ra­do­ra nace lue­go de un pro­ce­so du­ran­te el cual exis­te la in­cer­ti­dum­bre. Mal que le pese a Aldo Rico, du­dar para to­mar de­ci­sio­nes no es una vir­tud que pue­dan os­ten­tar aque­llos que se en­cuen­tran en los ex­tre­mos, ni tam­po­co “la jac­tan­cia de los in­te­lec­tua­les”.

A me­dia­dos de mar­zo, Al­ber­to Fer­nán­dez dudó an­tes de to­mar la de­ci­sión de cua­ren­te­nar a la po­bla­ción ar­gen­ti­na ante la pan­de­mia que azo­ta a la hu­ma­ni­dad. En­ton­ces hizo lo que un go­ber­nan­te ra­cio­nal debe ha­cer ante ins­tan­cias con­mo­cio­nan­tes e ines­pe­ra­das: con­sul­tar a los es­pe­cia­lis­tas. Lue­go de es­cu­char a los ex­per­tos y con­vo­car a los go­ber­na­do­res para com­par­tir la res­pon­sa­bi­li­dad de la de­fi­ni­ción, de­ci­dió avan­zar con la cua­ren­te­na. Na­die sa­bía lo que po­día ocu­rrir, la in­cer­ti­dum­bre era gran­de. Sin em­bar­go, cien días des­pués, y más allá del can­san­cio ló­gi­co de una po­bla­ción que ma­yo­ri­ta­ria­men­te cum­plió con las es­tric­tas pau­tas del ais­la­mien­to so­cial, el éxi­to de la me­di­da es evi­den­te. Ar­gen­ti­na ha lo­gra­do ser uno de los paí­ses con me­nor can­ti­dad de muer­tes por cada cien mil ha­bi­tan­tes y, has­ta aho­ra, la can­ti­dad de ca­mas de te­ra­pia in­ten­si­va no fue des­bor­da­da por la de­man­da que ge­ne­ra el cre­cien­te nú­me­ro de con­ta­gios. 

Esta se­ma­na, ante el re­cru­de­ci­mien­to de los con­ta­gios y los fa­lle­ci­mien­tos, nue­va­men­te el pre­si­den­te tuvo que to­mar una de­ci­sión. Y lo hizo re­pi­tien­do el es­que­ma que vie­ne re­sul­tan­do exi­to­so, sin sos­la­yar un ele­men­to muy im­por­tan­te, que no es­ta­ba pre­sen­te cuan­do em­pe­zó la cua­ren­te­na: el hu­mor so­cial, en­ra­re­ci­do tras más de tres me­ses de en­cie­rro e inac­ti­vi­dad. Para esto úl­ti­mo, Fer­nán­dez se va­lió de al­gu­nos re­le­va­mien­tos de opi­nión, uno de los cua­les fue el de la con­sul­to­ra Po­liar­quía, en el que se mos­tra­ron va­rios pun­tos de­ter­mi­nan­tes:

  • La apro­ba­ción de la ges­tión pre­si­den­cial en re­la­ción al ma­ne­jo del co­ro­na­vi­rus se man­tie­ne es­ta­ble por ter­ce­ra se­ma­na (des­cien­de 2 pun­tos a 64%) lue­go de la fuer­te caí­da de prin­ci­pios de ju­nio. 
  • El acuer­do res­pec­to al ais­la­mien­to y dis­tan­cia­mien­to so­cial tam­bién se man­tie­ne es­ta­ble en 67%. En CABA, des­cien­de 10 pun­tos (57%). Se tra­ta del dis­tri­to con me­nor gra­do de apo­yo a la me­di­da: en el GBA el con­sen­so lle­ga al 69% y en el in­te­rior al 68%.
  • A pe­sar del au­men­to de la can­ti­dad de ca­sos ocu­rri­dos esta se­ma­na, el ni­vel de preo­cu­pa­ción por el avan­ce del co­ro­na­vi­rus se man­tie­ne es­ta­ble.  
  • Los es­ta­dos de áni­mos ne­ga­ti­vos (an­gus­tia, preo­cu­pa­ción, es­trés, can­san­cio) suben por se­gun­da se­ma­na se­gui­da, afec­tan­do a 7 de cada 10 en­cues­ta­dos, y se trans­for­ma en el va­lor más alto de la se­rie.
  • El por­cen­ta­je de per­so­nas que afir­man ha­ber sa­li­do de sus ca­sas 5 o más ve­ces en la úl­ti­ma se­ma­na cayó del 24% al 18% en los úl­ti­mos 15 días.
  • Fi­nal­men­te, la preo­cu­pa­ción por la pér­di­da del tra­ba­jo re­gis­tra la ter­ce­ra suba con­se­cu­ti­va y se ubi­ca en 63%.

El ala “cien­tí­fi­ca” hizo lo suyo, otor­gán­do­le al pre­si­den­te ar­gu­men­tos de di­fí­cil re­fu­ta­ción para otra pre­sen­ta­ción des­agra­da­ble, con la que no sólo de­bía pre­sen­tar una nue­va pro­lon­ga­ción de la cua­ren­te­na, sino re­cru­de­cer las con­di­cio­nes del ais­la­mien­to, re­tor­nan­do a las fa­ses ini­cia­les. Solo res­ta­ba afi­nar el con­sen­so con los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos del área me­tro­po­li­ta­na, el te­rri­to­rio más afec­ta­do por el re­cru­de­ci­mien­to de la pan­de­mia.

***

El di­fí­cil arte de con­sen­suar

 

Du­ran­te toda la se­ma­na se es­pe­cu­ló so­bre los desacuer­dos en­tre el go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, Axel Ki­ci­llof, y el jefe de go­bierno por­te­ño, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, en torno a la ex­ten­sión del ASPO y a las ca­rac­te­rís­ti­cas que de­bía te­ner la nue­va eta­pa. Si bien, la can­ti­dad de ca­sos cre­ció en for­ma pa­re­ja en am­bos dis­tri­tos, fue el man­da­ta­rio bo­nae­ren­se quien ma­yor preo­cu­pa­ción ex­hi­bió ante el in­mi­nen­te des­bor­de de su ca­pa­ci­dad asis­ten­cial. Asu­mien­do el rol de “po­li­cía malo” en esta his­to­ria, fue el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad pro­vin­cial, Ser­gio Ber­ni, quien de­cla­ró pú­bli­ca­men­te una fra­se que ex­pre­sa­ba el pen­sa­mien­to de la lí­nea dura: “De­be­mos ir a una cua­ren­te­na ab­so­lu­ta, mu­cho más ri­gu­ro­sa que al prin­ci­pio y sin trans­por­te pú­bli­co”. Con ma­ti­ces más su­ti­les, sus pa­res de ga­bi­ne­te acom­pa­ña­ron el re­cla­mo de en­du­re­cer los tér­mi­nos del con­fi­na­mien­to so­cial, cri­ti­can­do una su­pues­ta “dis­pli­cen­cia” de las au­to­ri­da­des por­te­ñas al de­fen­der las sa­li­das re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas.

Aun cuan­do es dis­cu­ti­ble la in­ci­den­cia de es­tos pa­seos de fin de se­ma­na y la ac­ti­vi­dad de los run­ners noc­tur­nos en el au­men­to de los ca­sos, el cues­tio­na­mien­to mos­tró la pri­me­ra fi­su­ra en el tri­den­te Fer­nán­dez-Ki­ci­llof-La­rre­ta. “No po­de­mos avan­zar sin con­sen­so ab­so­lu­to en la eta­pa que se vie­ne, por­que ne­ce­si­ta­mos la con­vic­ción ab­so­lu­ta de to­dos los ac­to­res”, le dijo al pre­si­den­te uno de sus ase­so­res más cer­ca­nos. Ha­bía que acer­car po­si­cio­nes y lle­gar a los anun­cios con un dis­cur­so coor­di­na­do y sin es­pa­cio para los res­que­bra­ja­mien­tos.

La com­ple­ji­dad de la ta­rea y cier­tos ma­ne­jos in­for­ma­ti­vos con­fu­sos, pro­vo­ca­ron esa ima­gen du­bi­ta­ti­va que por pri­me­ra vez emer­gió de Oli­vos du­ran­te la tar­de/ no­che del jue­ves. Tras las reunio­nes de ri­gor, cuan­do se es­pe­ra­ba la ya tra­di­cio­nal con­fe­ren­cia de pren­sa del “trío cua­ren­te­na”, tras­cen­dió que los anun­cios se ha­rían re­cién el vier­nes. Lo que pasó en­tre las 17 y las 21 de esa lar­ga jor­na­da en el des­pa­cho pre­si­den­cial de la re­si­den­cia fue una ar­dua y ten­sa ne­go­cia­ción ca­pi­ta­nea­da por Al­ber­to Fer­nán­dez quien –emu­lan­do al “Che­cho” Ba­tis­ta en aquel bri­llan­te Ar­gen­ti­nos Ju­niors de los ochen­ta– ma­ne­jó los tiem­pos y la pe­lo­ta des­de el me­dio­cam­po para su­perar uno de los par­ti­dos (po­lí­ti­cos) más com­pli­ca­dos que de­bió en­fren­tar des­de el inicio de la pan­de­mia.

“Hay que de­jar­se de jo­der con las sa­li­das re­crea­ti­vas y vol­ver ya mis­mo a fase 1”, in­sis­tía Ki­ci­llof. “No po­de­mos vol­ver atrás con me­di­das que no tie­nen im­pac­to epi­de­mio­ló­gi­co y van a com­pli­car to­da­vía más el cli­ma so­cial”, re­pli­ca­ba Ro­drí­guez La­rre­ta. Mien­tras el an­fi­trión –más cer­ca del en­du­re­ci­mien­to que del re­la­jo– in­ten­ta­ba acer­car po­si­cio­nes para lo­grar un im­pres­cin­di­ble acuer­do en­tre los go­ber­na­do­res. “Chi­cos sí, run­ners no Ho­ra­cio”, fue la sa­lo­mó­ni­ca pro­pues­ta del pre­si­den­te para des­ar­mar el nudo, cer­ca de las ocho de la no­che. Cuan­do pa­re­cía todo lis­to para el acuer­do, otro in­te­rro­gan­te re­abrió la po­lé­mi­ca. “¿Cuán­do arran­ca­mos?”, pre­gun­tó Fer­nán­dez. “Ya mis­mo”, con­tes­tó Axel. “Im­po­si­ble, ne­ce­si­ta­mos al me­nos una se­ma­na para pre­pa­rar todo”, re­fu­tó el al­cal­de. Y otra vez a dis­cu­tir. Me­dia hora des­pués, se acor­dó co­men­zar el 1 de ju­lio.

***

Una bue­na pues­ta

 

Si hay un di­ri­gen­te que co­no­ce bien al pe­rio­dis­mo es Fer­nán­dez. “Sabe quié­nes son y re­co­no­ce cuál es el es­ti­lo y las ma­ñas de cada uno”, co­men­tó una fuen­te con ac­ce­so di­rec­to al des­pa­cho de Oli­vos. No obs­tan­te, en las dos úl­ti­mas opor­tu­ni­da­des que el pre­si­den­te en­fren­tó la re­qui­si­to­ria pe­rio­dís­ti­ca, pro­ta­go­ni­zó sen­dos con­tra­pun­tos que de­ja­ron cier­ta sen­sa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad. Los epi­so­dios con Sil­via Mer­ca­dodu­ran­te la úl­ti­ma con­fe­ren­cia de pren­sa y el in­ter­cam­bio de pa­la­bras con la con­duc­to­ra del no­ti­cie­ro de Te­le­feCris­ti­na Pé­rez, fue­ron mues­tras de una reac­ción in­con­ve­nien­te para el mo­men­to que atra­vie­sa el país. “No es mo­men­to de ex­po­ner­lo a un tras­pié, es im­pres­cin­di­ble que nada se sal­ga del li­bre­to en este anun­cio”, con­fió un co­la­bo­ra­dor. Por eso se de­ci­dió gra­bar el men­sa­je en vez de rea­li­zar el anun­cio en vivo.

Para di­se­ñar la pues­ta en es­ce­na de la gra­ba­ción, el pre­si­den­te con­vo­có a uno de los me­jo­res pro­duc­to­res te­le­vi­si­vos de la Ar­gen­ti­na, que for­ma par­te del ga­bi­ne­te na­cio­nal: Clau­dio Mar­tí­nez, ac­tual­men­te sub­se­cre­ta­rio de Me­dios Pú­bli­cos. El ex pro­duc­tor eje­cu­ti­vo de Jor­ge La­na­ta, Mar­ce­lo Zlo­tog­wiaz­da, Adrián Paen­za y Er­nes­to Te­nem­baum, en­tre otros, tomó la ba­tu­ta y di­se­ñó una es­tra­te­gia en po­cas ho­ras para co­mu­ni­car la de­ci­sión más di­fí­cil des­de que se anun­ció la pri­me­ra cua­ren­te­na. “Des­de la pues­ta, con jar­di­nes lu­mi­no­sos de fon­do y luz de día, has­ta la acer­ta­da de­ci­sión de no ha­cer con­fe­ren­cia de pren­sa, todo fue muy bien pen­sa­do”, apor­tó Raúl Ti­mer­man. “En una so­cie­dad di­ver­sa, cris­pa­da por la do­ble cri­sis, sa­ni­ta­ria y eco­nó­mi­ca, las pre­gun­tas solo hu­bie­ran ser­vi­do para ge­ne­rar irri­ta­ción in­su­flan­do el glo­bo de la grie­ta”, com­ple­tó el ana­lis­ta.

“Fue una bue­na mues­tra de con­sen­so, con de­ci­sio­nes du­ras, pero jus­ti­fi­ca­das, a esta al­tu­ra los tres son con­sien­tes de que vale más la ape­la­ción a la res­pon­sa­bi­li­dad que la coac­ción. El con­sen­so ins­tru­men­tal se man­tie­ne, no sa­be­mos si esto es pro­duc­to de la cri­sis, o el an­ti­ci­po de con­duc­tas más mo­de­ra­das en el fu­tu­ro. La opi­nión pú­bli­ca hoy res­ca­ta a los mo­de­ra­dos y san­cio­na a los cul­to­res de la grie­ta”, ex­pli­có a #Puen­teA­reo Eduar­do Fi­dan­za, de Po­liar­quía.

Para Pa­blo Romá “la con­fe­ren­cia con­jun­ta mos­tró la con­tra­dic­ción so­bre la que se está sur­fean­do que po­dría­mos de­fi­nir­la como de bue­nos re­sul­ta­dos en el área de la sa­lud co­mu­ni­ta­ria y un mal mo­men­to en el es­ta­do de áni­mo de la so­cie­dad. En­tre esa con­tra­dic­ción se mo­vió el dis­cur­so y la es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal. Par­tir del re­co­no­ci­mien­to de am­bos ele­men­tos es un acier­to. El lí­mi­te que tuvo es en las me­di­das eco­nó­mi­cas anun­cia­das, que re­dun­da­ron en ex­ten­der be­ne­fi­cios ya da­dos y vol­ver a anun­ciar me­di­das ya otor­ga­das”.

Por su par­te, Raúl Ara­gón sos­tu­vo que los man­da­ta­rios uti­li­za­ron “un ar­gu­men­to con base en el mis­mo re­la­to, ape­lan­do a la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y cí­vi­ca de cum­pli­mien­to de las pau­tas, Al­ber­to ape­la al con­sen­so para lo­grar éxi­to en la me­di­da. Ape­ló al mie­do uti­li­zan­do las es­ta­dís­ti­cas con­tun­den­tes como he­rra­mien­ta, com­pa­ran­do nues­tra reali­dad con la de otros paí­ses y mos­tran­do la fal­ta de ca­mas in­mi­nen­te por el cre­ci­mien­to de los ca­sos”.                                       

Para Ana­lía del Fran­co “la pre­sen­ta­ción fue co­rrec­ta, pro­li­ja, la más con­ci­sa y pre­pa­ra­da, en un tono acor­de a las cir­cuns­tan­cias, ape­lan­do a cier­ta épi­ca. No hubo efec­to sor­pre­sa res­pec­to al con­te­ni­do de los anun­cios, sólo res­pec­to a las for­mas que mos­tra­ron al­gu­nos cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos, que vale la pena re­sal­tar”. Jus­ta­men­te la con­sul­to­ra de Del Fran­co reali­zó un re­le­va­mien­to de la opi­nión ciu­da­da­na tras el anun­cio del vier­nes. La mues­tra fue rea­li­za­da en la re­gión afec­ta­da por las me­di­das anun­cia­das (el AMBA) ape­nas ter­mi­nó de emi­tir­se la pre­sen­ta­ción. 

Los tres da­tos más con­tun­den­tes son:

  • El 77 por cien­to está de acuer­do con el en­du­re­ci­mien­to de la cua­ren­te­na
  • Al 71,6 por cien­to le gus­tó la pre­sen­ta­ción del pre­si­den­te el vier­nes en Oli­vos
  • El 78,5 por cien­to cre­yó en las ra­zo­nes es­gri­mi­das por Al­ber­to Fer­nán­dez para jus­ti­fi­car la de­ci­sión anun­cia­da

“Es evi­den­te que la ex­pec­ta­ti­va del anun­cio era alta ya que casi un ochen­ta por cien­to ma­ni­fes­tó ha­ber­lo vis­to o es­cu­cha­do”, sos­tie­ne el in­for­me. Casi 35 pun­tos de ra­ting su­man­do to­dos los ca­na­les que emi­tie­ron el men­sa­je con­fir­man la con­clu­sión del re­le­va­mien­to. “La re­cep­ción de los anun­cios y sus ar­gu­men­tos fue po­si­ti­va a pe­sar de no ser bue­nas no­ti­cias, ya que la cre­di­bi­li­dad acer­ca de las ra­zo­nes lo fun­da­men­tó”, agre­ga. Y com­ple­ta: “Si bien en el son­deo flash se con­sul­tó solo so­bre la cre­di­bi­li­dad y acep­ta­ción del pre­si­den­te, la ima­gen de los tres man­da­ta­rios jun­tos y sus acuer­dos a pe­sar de las di­fe­ren­cias re­sul­ta un apor­te tran­qui­li­za­dor para la opi­nión pú­bli­ca”.

 

Fuente: Puente Aéreo Digital