Más casos de aprietes salpican a abogado roquense del PRO

El abogado Nicolás Suárez Colman fue acusado en Roca de exigir el cobro indebido de honorarios en un juicio por mala praxis. No fue el único caso: La familia de Renata, una niña fallecida en el Hospital de El Bolsón en 2015, también padeció su tortuosa y costosa representación legal.

03/07/2020
General Roca

Suárez Colman

La jueza de General Roca Laura Fontana acusó al abogado Suárez Colman de presionar a un cliente para cobrarle honorarios del “pacto de cuota litis” que ella misma le había negado en un juicio por presunta mala praxis.

Según la jueza, a pesar de su decisión, Suárez Colman habría exigido el pago de esos honorarios a Víctor Álvarez Cantuarias y sus hijos, a quienes representó durante el juicio por el fallecimiento -por perforación de intestino, tras someterse a una ligadura de trompas en el hospital López Lima- de la joven Stella Maris Vega.

Álvarez Cantuarias no sólo confirmó la versión en declaración testimonial, sino que también subrayó el “tono amenazante” del abogado y aseguró haber recibido un llamado de una mujer que, falseando su pertenencia al Juzgado, le requirió el pago de los honorarios a Suárez Coleman.

El abogado, que negó las acusaciones y las vinculó a una supuesta “persecución política”, en los últimos años realizó diversas presentaciones contra el sorismo; fue candidato a intendente por el PRO; y en mayo impulsó un hábeas corpus contra la cuarentena, entendiéndola "abusiva y excesiva".

En Estos Días pudo saber que otra familia que atravesaba un doloroso momento por la pérdida de una hija fue víctima de la misma conducta extorsiva para el cobro de honorarios que señaló Álvarez Cantuarias. Se trata de los padres de Renata Almonacid Stopp, la niña de 6 años que en 2015 falleció en el Hospital de El Bolsón por gripe H3N2 (y otra bacteria), enfermedad que no fue diagnosticada en las tres oportunidades en las que acudió al centro de salud.

El caso tuvo gran repercusión: la comunidad de la localidad andina salió a las calles exigiendo justicia y las autoridades desplazaron a la conducción del nosocomio. Luego, la familia denunció a los médicos que atendieron a la niña, quienes fueron imputados, en primera instancia, por el fiscal de la comarca, Francisco Arrien, pero en 2017 sobreseídos por el juez de Instrucción de Bariloche, Bernardo Campana. 

Para su representación legal, Maximiliando Almonacid, padre de Renata, acudió a los servicios del abogado roquense Suárez Colman, confiando en el vínculo previo de militancia partidaria en la Juventud Radical.

Almonacid le pagó los pasajes desde General Roca hasta El Bolsón, lo alojó en su propia vivienda, pero la relación terminó de forma abrupta por las exigencias de constantes y onerosos desembolsos documentados por la familia. Incluso los aprietes por dinero continuaron cuando quisieron apartar al abogado por considerar que “planchaba la causa” o “se sentaba a acordar con la otra parte”.

El abogado presentó un hábeas corpus contra la cuarentena

Tras la presentación de la jueza Laura Fontana, la investigación sobre la actuación de Suárez Colman está en manos de la fiscal Silvana García, quien deberá determinar si existió “tentativa de estafa vía coacción” contra los familiares de la fallecida Stella Maris Vega.

Fuentes cercanas a la familia Almonacid, plantearon que a pesar de haberse puesto a disposición de la Justicia, hasta el momento no fueron convocados para sumar su testimonio a la causa que investiga la conducta del abogado.

Suárez Colman forma parte de la estructura del PRO rionegrino que conduce el ex Diputado Nacional Sergio Wisky.