Codo a codo

Al­ber­to Fer­nán­dez anun­ció este vier­nes la más di­fí­cil de las de­ci­sio­nes que tuvo que to­mar des­de que es Pre­si­den­te: el retorno a Fase 3. ¿Cuá­les fue­ron las ra­zo­nes que lle­va­ron al Pre­si­den­te a to­mar esta arries­ga­da de­ci­sión en me­dio de una se­ma­na en la que la can­ti­dad de ca­sos no­ti­fi­ca­dos cre­ció sen­si­ble­men­te? La columna de Mauro Federico.

19/07/2020
Nacional

 

Al­ber­to Fer­nán­dez anun­ció este vier­nes la más di­fí­cil de las de­ci­sio­nes que tuvo que to­mar des­de que es Pre­si­den­te. Una que no con­ta­ba con la con­vic­ción ab­so­lu­ta de quie­nes, has­ta aho­ra, ve­nían sos­te­nien­do la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de afe­rrar­se a la cua­ren­te­na como úni­ca es­tra­te­gia para evi­tar el im­pac­to de la pan­de­mia: el re­torno a Fase 3 y la pau­la­ti­na reaper­tu­ra de ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ra­rán una ma­yor cir­cu­la­ción de per­so­nas y, por ende, del vi­rus que tie­ne en ja­que a la hu­ma­ni­dad. ¿Cuá­les fue­ron las ra­zo­nes que lle­va­ron al Pre­si­den­te a to­mar esta arries­ga­da de­ci­sión en me­dio de una se­ma­na en la que la can­ti­dad de ca­sos no­ti­fi­ca­dos cre­ció sen­si­ble­men­te?¿Quié­nes plan­tea­ron más du­das?¿Cómo es el me­ca­nis­mo pre­vis­to para vol­ver atrás si se dis­pa­ran los con­ta­gios?

La cien­cia en el si­glo XVII te­nía es­co­llos más im­por­tan­tes que la fal­ta de pre­su­pues­to. El pen­sa­mien­to de los “ilu­mi­na­dos” se to­pa­ba con la mu­ra­lla que le in­ter­po­nían las ideas re­li­gio­sas oc­ci­den­ta­les cuya usi­na fun­da­men­tal –la Igle­sia Ca­tó­li­ca- era a su vez la prin­ci­pal fi­nan­cia­do­ra de la ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca. Fue en ese con­tex­to que el ita­liano Ga­li­leo Ga­li­lei pu­bli­có su ma­gis­tral obra El men­sa­je­ro si­de­ral don­de cues­tio­na­ba el geo­cen­tris­mo dán­do­le la ra­zón al “he­re­je” de Co­pér­ni­co y su teo­ría he­lio­cén­tri­ca. Pu­bli­ca­do en 1610, el li­bro mar­có un giro tras­cen­den­tal de las ideas que has­ta ese mo­men­to se im­po­nían y fue una sen­sa­ción para todo el mun­do… me­nos para el Va­ti­cano. 

Por eso lo con­vo­ca­ron para ad­ver­tir­le que te­nía prohi­bi­do de­fen­der el sis­te­ma co­per­ni­cano del mun­do. Y se plan­teó un gran de­ba­te don­de Ga­li­leo sos­tu­vo que la cien­cia no era más que las le­yes na­tu­ra­les bajo las que Dios ma­ni­fes­ta­ba su crea­ción. Pero los in­qui­si­do­res ex­pre­sa­ron que tal pre­cep­to in­frin­gía el de­re­cho di­vino a ha­cer fun­cio­nar el uni­ver­so de for­ma mi­la­gro­sa. Y como no lo­gró con­ven­cer­los, Ga­li­leo tuvo que acep­tar la cen­su­ra y no es­cri­bir más al res­pec­to.

Sin em­bar­go se las in­ge­nió para uti­li­zar la li­te­ra­tu­ra como vehícu­lo de trans­mi­sión de la ver­dad cien­tí­fi­ca. Así na­ció Diá­lo­go so­bre los dos má­xi­mos sis­te­mas del mun­do, pu­bli­ca­do en 1632 don­de uti­li­zan­do el es­ti­lo de diá­lo­go pla­tó­ni­co en­tre dos per­so­na­jes fic­ti­cios, Sim­pli­cio (de­fen­sor de la tra­di­ción ca­tó­li­ca) y Sal­viat­ti (la voz de la ra­zón cien­tí­fi­ca), Ga­li­leo pudo sor­tear la cen­su­ra cle­ri­cal y desa­rro­llar su teo­ría. El ter­cer pro­ta­go­nis­ta del li­bro es Sa­gre­do, que es una es­pe­cie de mo­de­ra­dor de la con­ver­sa­ción, cu­yas in­ter­ven­cio­nes orien­tan so­bre el pen­sa­mien­to del au­tor.

El prin­ci­pal apren­di­za­je que arro­ja este aco­ta­do re­pa­so por la his­to­ria es que cuan­do la cien­cia está te­ñi­da por la re­li­gión, los re­sul­ta­dos de su ac­cio­nar no son úti­les para la so­cie­dad. La pre­gun­ta, en es­tos tiem­pos pan­dé­mi­cos, es cuán­to con­vie­ne que el sa­ber cien­tí­fi­co sea con­tra­di­cho por la po­lí­ti­ca, siem­pre te­nien­do en cuen­ta que a la hora de to­mar de­ci­sio­nes des­de los lu­ga­res de res­pon­sa­bi­li­dad que su­po­ne la ad­mi­nis­tra­ción de la cosa pú­bli­ca, no solo se eva­lúan cues­tio­nes ra­cio­na­les y ba­sa­das en da­tos em­pí­ri­cos, sino tam­bién otros fac­to­res mu­cho más di­fí­ci­les de pre­ci­sar. En oca­sio­nes, po­lí­ti­ca y cien­cia co­li­sio­nan, a raíz de las di­fe­ren­cias en­tre lo que la po­lí­ti­ca quie­re y lo que la cien­cia sabe. Si no se en­cuen­tra el equi­li­brio, las con­se­cuen­cias pue­den ser de­vas­ta­do­ras. 

La po­lí­ti­ca no es, ni debe ser, ex­clu­si­va­men­te una cues­tión de da­tos y toma ra­cio­nal de de­ci­sio­nes. Pero pres­cin­dir por com­ple­to de los he­chos y los da­tos pue­de ser un error fa­tal. La po­lí­ti­ca debe es­tar por en­ci­ma de los da­tos pero a par­tir de ellos, no pres­cin­dien­do de ellos. La reali­dad se pue­de cam­biar, pero para ello es im­pres­cin­di­ble co­no­cer­la, te­ner to­das las coor­de­na­das que la cons­ti­tu­yen.

Este vier­nes el pre­si­den­te anun­ció la fle­xi­bi­li­za­ción de la cua­ren­te­na, tras una se­ma­na de de­li­be­ra­cio­nes en las que es­cu­chó a to­dos los sec­to­res. Para to­mar esta de­ci­sión, el “go­bierno de cien­tí­fi­cos” puso en la ba­lan­za fac­to­res que, has­ta aho­ra, ha­bía de­ja­do en se­gun­do plano, como el hu­mor so­cial y las pre­sio­nes de los sec­to­res de la eco­no­mía que ve­nían re­cla­man­do au­to­ri­za­ción para reini­ciar sus ac­ti­vi­da­des.

De al­gún modo, Al­ber­to Fer­nán­dez y los go­ber­na­do­res de­ci­die­ron algo que una por­ción cada vez más gran­de de la so­cie­dad de­man­da­ba, por lo tan­to el anun­cio re­sul­tó sim­pá­ti­co, si se lo com­pa­ra con los an­te­rio­res en los que el Trío Cua­ren­te­na se li­mi­tó a pro­lon­gar o acen­tuar las con­di­cio­nes del ais­la­mien­to obli­ga­to­rio. Esta vez, des­de el tra­di­cio­nal quin­cho de Oli­vos, his­tó­ri­co es­ce­na­rio de gran­des ros­cas de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, fue el Sex­te­to Pan­de­mia el que anun­ció el “re­gre­so a fase 3”, que nos apro­xi­ma a la “nue­va nor­ma­li­dad” tan an­he­la­da.

La apues­ta es arries­ga­da. Ocu­rre en el mo­men­to más crí­ti­co del pro­ce­so ini­cia­do el 20 mar­zo, con un nú­me­ro de ca­sos cada vez ma­yor (y en as­cen­so) y du­ran­te la eta­pa del año en la que las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas no co­la­bo­ran para con­te­ner pa­to­lo­gías res­pi­ra­to­rias. Ade­más, el desa­fío le otor­ga un pro­ta­go­nis­mo fun­da­men­tal a la res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na, un fac­tor que no siem­pre jue­ga a fa­vor de los in­tere­ses co­mu­ni­ta­rios. En­ton­ces ¿por qué se de­ci­dió abrir jus­to cuan­do pa­re­cié­ra­mos en­trar en la eta­pa más tur­bu­len­ta? ¿Es­ta­mos tan mal como los par­tes dia­rios trans­mi­ten o hay fac­to­res más im­por­tan­tes que la can­ti­dad de con­ta­gios a la hora de eva­luar la si­tua­ción?

“Si bien esta se­ma­na he­mos ba­ti­do el ré­cord de no­ti­fi­ca­cio­nes dia­rias (su­peran­do la ba­rre­ra de los 4000) los dos nú­me­ros que tu­vi­mos en cuen­ta para con­sen­suar esta de­ci­sión fue­ron la can­ti­dad de días en los que se pro­du­jo la du­pli­ca­ción de ca­sos –que pasó de 14 a 24 prác­ti­ca­men­te- y el por­cen­ta­je de ocu­pa­ción de las ca­mas de te­ra­pia in­ten­si­va en los dis­tri­tos más com­pro­me­ti­dos”, le dijo a #Puen­teAe­reo el doc­tor To­más Or­du­na, in­fec­tó­lo­go que in­te­gra el co­mi­té de ase­so­ra­mien­to per­ma­nen­te del pre­si­den­te. “Si no hu­bié­ra­mos de­ci­di­do vol­ver a fase 1 a prin­ci­pios de ju­lio, hoy pro­ba­ble­men­te ten­dría­mos en­tre un 30 y un 40 % más de ca­sos y no po­dría­mos ni pen­sar en aflo­jar”, com­ple­tó el pro­fe­sio­nal.

***

Si suben mu­cho los con­ta­gios, vuel­ve la fase 1

En la pre­via al anun­cio, va­rias vo­ces del ofi­cia­lis­mo se ha­bían al­za­do para ma­ni­fes­tar su preo­cu­pa­ción ante la in­mi­nen­te aper­tu­ra. Una de ellas fue la del dipu­tado na­cio­nal Eduar­do Val­des, hom­bre del círcu­lo más cer­cano al pre­si­den­te, quien le dijo a #Puen­teAe­reo: “los nú­me­ros no es­tán como para ha­cer aper­tu­ras, pero sé que mi pen­sa­mien­to no se va a im­po­ner por­que la ten­den­cia es que la gen­te quie­re abrir y el pre­si­den­te es una per­so­na equi­li­bra­da que es­cu­cha a to­dos”.

El pro­pio mi­nis­tro de Sa­lud, Gi­nés Gon­zá­lez Gar­cía, ex­pre­só en diá­lo­go con este cro­nis­ta que “es real­men­te com­pli­ca­do to­mar una de­ci­sión de este te­nor cuan­do los nú­me­ros no acom­pa­ñan, pero sa­be­mos tam­bién que la es­tra­te­gia que di­se­ña­mos no fue para eli­mi­nar ni los con­ta­gios, ni las muer­tes (algo im­po­si­ble en una pan­de­mia), sino para en­len­te­cer el rit­mo de avan­ce del vi­rus a los efec­tos de dar­nos tiem­po para re­for­zar la es­truc­tu­ra asis­ten­cial y esto se ha lo­gra­do”.

Se­gu­ra­men­te te­nien­do en cuen­ta es­tos fac­to­res, el anun­cio del vier­nes tuvo un fuer­te com­po­nen­te con­di­cio­nal. El diag­nós­ti­co efec­tua­do por el pre­si­den­te -ex­ten­so y de­ta­lla­do- dio paso al anun­cio en don­de que­dó cla­ro que es per­fec­ta­men­te con­cien­te de la gra­ve­dad del mo­men­to y de la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que está asu­mien­do al pe­dir­le a la co­mu­ni­dad que se haga car­go de los cui­da­dos im­pres­cin­di­bles para evi­tar la ma­si­fi­ca­ción de los con­ta­gios. “Pre­ca­rie­dad”, fue el tér­mino uti­li­za­do por Fer­nán­dez para man­te­ner abier­ta la puer­ta a un nue­vo re­tro­ce­so. 

Por su par­te, el men­sa­je de los man­da­ta­rios pro­vin­cia­les man­tu­vo un de­li­ca­do equi­li­brio que re­co­rrió la ne­ce­sa­ria ex­po­si­ción de los ries­gos sa­ni­ta­rios que su­po­ne esta aper­tu­ra y ce­rró con la mis­ma ad­ver­ten­cia en­fá­ti­ca so­bre la po­si­bi­li­dad de vol­ver atrás en caso de pro­du­cir­se un in­cre­men­to de ca­sos que pon­ga en pe­li­gro el sis­te­ma de aten­ción.

Pero tal vez el sal­do más im­por­tan­te que arro­jó esta se­ma­na es la con­so­li­da­ción de­fi­ni­ti­va de un me­ca­nis­mo de con­sul­ta y de­ba­te don­de la po­lí­ti­ca y la cien­cia ex­po­nen sus pun­tos de vis­ta, los dis­cu­ten has­ta ago­tar las ins­tan­cias y de­fi­nen una pos­tu­ra que con­for­me a la ma­yo­ría, sin dis­tin­ción de car­go, fun­ción, for­ma­ción o ideo­lo­gía. Esto es iné­di­to en la his­to­ria ar­gen­ti­na. Ja­más an­tes fun­cio­nó una es­truc­tu­ra con­sul­ti­va a la que el pre­si­den­te, sus mi­nis­tros y los go­ber­na­do­res le pres­ta­ran tan­ta im­por­tan­cia y cu­yas con­clu­sio­nes sean la base de las de­ci­sio­nes gu­ber­na­men­ta­les que nos afec­tan a to­dos.

Tal vez haya sido el mie­do a lo des­co­no­ci­do, o qui­zá la in­cer­ti­dum­bre so­bre el im­pac­to real que esta pan­de­mia po­día te­ner en nues­tro país. Sea cual haya sido la mo­ti­va­ción, lo tras­cen­den­tal es que se haya cons­ti­tui­do este es­pa­cio de de­ci­sión en don­de la bús­que­da del con­sen­sos en pos del bien co­mún esté por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias. Oja­lá pue­dan ge­ne­rar­se ins­tan­cias de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas ante otras cir­cuns­tan­cias don­de es im­pres­cin­di­ble acor­dar cri­te­rios para avan­zar con paso fir­me ha­cia una so­lu­ción que con­ten­ga a to­dos y a to­das.