# PUENTE AÉREO

Isidoro versus el gaucho Barralde

Las formas del lenguaje de Martín Lousteau remiten a la histórica puja entre centralismo y federalismo. Subestimación y cierto aire de desprecio decoran la palabra del ex embajador macrista, hoy senador. Mientras tanto, en el peor momento de la pandemia, en Buenos Aires se imponen quienes propugnan romper la cuarentena. La columna de Mauro Federico.

26/07/2020
Nacional

 

De­trás del modo pe­yo­ra­ti­vo uti­li­za­do por el se­na­dor por­te­ño Mar­tín Lous­teau para re­fe­rir­se a su par de For­mo­sa José Ma­yans du­ran­te la se­sión del vier­nes en la Cá­ma­ra alta, se es­con­de una con­cep­ción cen­tra­lis­ta de cier­to sec­tor de la po­lí­ti­ca que sub­es­ti­ma la mi­ra­da pro­vin­cia­na de los gran­des te­mas na­cio­na­les.

Mien­tras tan­to, en el peor mo­men­to de la pan­de­mia, los “ven­de­do­res de op­ti­mis­mo” de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res pro­pi­cian una sa­li­da de la cua­ren­te­na que pro­mue­ve un cre­ci­mien­to de los con­ta­gios di­fí­cil de con­tro­lar. La gran preo­cu­pa­ción de las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias na­cio­na­les es evi­tar el casi in­mi­nen­te des­bor­de de las uni­da­des de te­ra­pia in­ten­si­va y ace­le­rar la lle­ga­da de la va­cu­na anti CO­VID-19.

Isi­do­ro Ca­ño­nes es un per­so­na­je de his­to­rie­tas crea­do por Dan­te Quin­terno que re­fle­ja al “play­boy ma­yor de Bue­nos Ai­res”. Se tra­ta de un fiel re­pre­sen­tan­te del tí­pi­co “chan­ta por­te­ño” que re­crea el pro­to­ti­po del hom­bre de la no­che. En las dé­ca­das de su apo­geo (los cua­ren­ta y los cin­cuen­ta) sus an­dan­zas fas­ci­na­ban aún a aque­llos que no co­mul­ga­ban con su éti­ca y sus mé­to­dos. Sin pro­po­nér­se­lo, lo­gra­ba ser un su­je­to as­pi­ra­cio­nal por­que mu­chos an­he­la­ban vi­vir su vida, la de un “aris­tó­cra­ta” que co­no­cía el Bue­nos Ai­res noc­turno y dis­fru­ta­ba de las fies­tas de la alta so­cie­dad.

Si bien en la ima­gi­na­ción de su crea­dor, el an­ta­go­nis­ta per­fec­to de Isi­do­ro es su “ahi­ja­do” tehuel­che el ca­ci­que Pa­to­ru­zú, lo acon­te­ci­do en la Cá­ma­ra de Se­na­do­res nos obli­ga a re­cu­rrir a otro per­so­na­je cé­le­bre, en este caso de la co­me­dia ar­gen­ti­na, para con­fron­tar­lo. Se tra­ta del com­pues­to por el hu­mo­ris­ta men­do­cino Ma­rio Sán­chez co­no­ci­do como Ba­rral­de, una es­pe­cie de Juan Mo­rei­ra con bi­go­tes a lo Can­tin­flas, cuya mu­le­ti­lla prin­ci­pal era la fra­se: “¡No sabe las ga­nas que ten­go de dar­le un abra­zo…!”, con la que el gau­cho acu­sa­ba re­ci­bo de su so­le­dad. Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la más­ca­ra era su ten­den­cia a di­va­gar re­cu­rrien­do a ex­pre­sio­nes re­tó­ri­cas que alu­dían a “los pa­ja­ri­tos” y “las flor­ci­tas”.

Du­ran­te la se­sión en­tre vir­tual y pre­sen­cial del vier­nes pa­sa­do, el se­na­dor Mar­tín Lous­teau (Jun­tos por el Cam­bio) y la pre­si­den­ta de la Cá­ma­ra, Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner, pro­ta­go­ni­za­ron un con­tra­pun­to a raíz de dis­cre­pan­cias so­bre una cues­tión re­gla­men­ta­ria. En un frag­men­to de la dis­cu­sión, Cris­ti­na lo retó a Lous­teau por ha­ber com­pa­ra­do al se­na­dor José Ma­yans con el có­mi­co ar­gen­tino, cuan­do el for­mo­se­ño le puso los pun­tos al ex em­ba­ja­dor ma­cris­ta en los Es­ta­dos Uni­dos que in­ten­ta­ba des­viar el de­ba­te.

“La ver­dad es que si hay al­guien que es lla­ma­ti­vo que haga alu­sión a que nos va­mos de tema es un se­na­dor que cada vez que cie­rra, se pone a ha­blar de cual­quier cosa como Ma­rio Sán­chez”, ha­bía di­cho el ma­ri­do de Car­la Pe­ter­son. Es­tas ex­pre­sio­nes evi­den­cia­ron el con­cep­to es­te­reo­ti­pa­do que os­ten­tan cier­tos in­te­gran­tes de la cla­se po­lí­ti­ca por­te­ña res­pec­to a los di­ri­gen­tes pro­vin­cia­les y su ma­ne­ra de ana­li­zar la reali­dad ar­gen­ti­na. Una mi­ra­da si­mi­lar a la que tu­vie­ron los sec­to­res do­mi­nan­tes de aque­llos “ca­be­ci­tas ne­gras” que inun­da­ron el cen­tro de la ciu­dad de la mano del pri­mer pe­ro­nis­mo. Una dispu­ta de an­ti­gua data mu­cho más pro­fun­da que las me­ras di­fe­ren­cias evi­den­cia­das en este con­tra­pun­to par­la­men­ta­rio.

Por­que el sos­la­yo del mal lla­ma­do “in­te­rior” (¿aden­tro de qué es­tán los que vi­ven en las pro­vin­cias?), tie­ne su co­rre­la­to en la di­fe­ren­cia de cla­ses. Así como hay ri­cos y po­bres, tam­bién hay una por­te­ñi­dad po­de­ro­sa y pro­vin­cia­nos pos­ter­ga­dos. En uno de sus en­sa­yos, el an­tro­pó­lo­go so­cial Ale­jan­dro Grim­son des­cri­be la for­ma en la que en aquel 17 de oc­tu­bre de 1945 “una so­cie­dad es­ta­ble­ci­da, or­gu­llo­sa de ser cos­mo­po­li­ta, blan­ca y eu­ro­pea como la por­te­ña, per­ci­bió con la ex­tra­ñe­za de lo des­co­no­ci­do la pre­sen­cia de esos gru­pos y co­lum­nas de ca­be­ci­tas ne­gras en las ca­lles. Es­tu­por, ver­güen­za, des­pre­cio, in­dig­na­ción, com­pa­sión, de­sin­te­rés, tris­te­za y te­mor son al­gu­nas de las emo­cio­nes que ma­ni­fes­ta­ron”.

En un li­bro pu­bli­ca­do ese mis­mo año, Flo­ren­cio Es­car­dó ha­bía di­cho que Bue­nos Ai­res era “una ciu­dad de raza blan­ca y de ha­bla es­pa­ño­la”. Afir­ma­ba que no ha­bía ne­gros, ain­dia­dos ni mu­la­tos. Es “mu­cho más blan­ca que Nue­va York”. Por eso mis­mo, di­ría el his­to­ria­dor Fé­lix Luna un cuar­to de si­glo des­pués, “lo más sin­gu­lar del 17 de oc­tu­bre fue la vio­len­ta y des­nu­da pre­sen­ta­ción de una nue­va reali­dad hu­ma­na. La ciu­dad los vio con la mis­ma apren­sión con que ve­ría a los mar­cia­nos”.

***

Cua­ren­te­na por­te­ña

Bien po­dría ha­ber sido la quin­ta pata de aquel opus ma­gis­tral de As­tor Piaz­zo­lla (que no era por­te­ño, sino mar­pla­ten­se) de­di­ca­do a las cua­tro es­ta­cio­nes del año. Sin em­bar­go, ni en sus más fe­bri­les arres­tos com­po­si­ti­vos el re­vo­lu­cio­na­rio del tan­go pudo ha­ber ima­gi­na­do una si­tua­ción como la que vive el área me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res des­de hace cua­tro me­ses y me­dio pro­duc­to de la pan­de­mia de co­ro­na­vi­rus.

La no­ti­fi­ca­ción de los con­ta­gios en un cres­cen­do sos­te­ni­do, al igual que el nú­me­ro de fa­lle­ci­mien­tos y un ni­vel de ocu­pa­ción de ca­mas de te­ra­pia in­ten­si­va cada vez más alto que ame­na­za con un in­mi­nen­te co­lap­so sa­ni­ta­rio, trans­for­man al AMBA en una de las zo­nas con ma­yo­res ries­gos sa­ni­ta­rios y epi­de­mio­ló­gi­cos de la Ar­gen­ti­na.

El re­torno a una fase más dis­ten­di­da de la cua­ren­te­na y el tras­la­do de la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­da­do ha­cia el con­jun­to de la ciu­da­da­nía no pa­re­cie­ran es­tar dan­do el efec­to desea­do por el pre­si­den­te Al­ber­to Fer­nán­dez. Si bien de mo­men­to na­die se ani­ma a ha­blar de “re­tro­ce­so” en los ni­ve­les de ais­la­mien­to so­cial, son mu­chos los fun­cio­na­rios del mi­nis­te­rio de Sa­lud de la Na­ción que lo eva­lúan en si­len­cio. In­clu­so a pe­sar de la opi­nión que ya han ma­ni­fes­ta­do las au­to­ri­da­des de CABA. “Los da­tos que ma­ne­ja­mos no nos in­di­can que haya que en­du­re­cer la cua­ren­te­na”, ase­gu­ró el Jefe de Ga­bi­ne­te por­te­ño, Fe­li­pe Mi­guel.

Se­gún Mi­guel, “hoy en la Ciu­dad, el sis­te­ma pú­bli­co está por de­ba­jo de la ocu­pa­ción del 60% por lo tan­to el sis­te­ma de sa­lud está ro­bus­to para ha­cer­le fren­te a la pan­de­mia”. Lo que no per­ci­be con cla­ri­dad -o no ad­mi­te- el fun­cio­na­rio de la ad­mi­nis­tra­ción que en­ca­be­za Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta, es que la ma­yor par­te del nú­cleo duro que sos­tie­ne po­lí­ti­ca­men­te la ges­tión de Cam­bie­mos en la ciu­dad no son los usua­rios de los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud sino que, en su gran ma­yo­ría, in­te­gran la clien­te­la de las pre­pa­gas y se atien­den en el sec­tor pri­va­do. Y allí el por­cen­ta­je de ocu­pa­ción de ca­mas UTI os­ci­la hoy en­tre el 80 y el 95 por cien­to, se­gún el es­ta­ble­ci­mien­to.

De mo­men­to, el “por­te­ña­je” pa­re­ce ha­ber en­ten­di­do que la si­tua­ción de ma­yor gra­ve­dad ya está su­pe­ra­da y que aho­ra solo res­ta aguar­dar que la cur­va de con­ta­gios des­cien­da y que nos aco­mo­de­mos a la “nue­va nor­ma­li­dad”. Así lo evi­den­cia la ac­ti­tud de mi­les de ha­bi­tan­tes de CABA que se vuel­can a las ca­lles y a las pla­zas del dis­tri­to casi sin te­ner en cuen­ta el im­pres­cin­di­ble dis­tan­cia­mien­to so­cial, la gran ma­yo­ría de los cua­les son me­no­res de 40 años.

“Se ha que­bra­do la so­li­da­ri­dad in­ter­ge­ne­ra­cio­nal por­que los más jó­ve­nes ya se die­ron cuen­ta que las com­pli­ca­cio­nes de la en­fer­me­dad son in­fre­cuen­tes en­tre los que no su­pe­ra­ron la ba­rre­ra de las cua­tro dé­ca­das y por eso to­man me­nos re­cau­dos, sin re­pa­rar en que pue­den ser vehícu­lo de trans­mi­sión del vi­rus y con­ta­giar a los adul­tos ma­yo­res, que sí son más vul­ne­ra­bles”, ex­pli­ca un fun­cio­na­rio de la car­te­ra sa­ni­ta­ria na­cio­nal con ac­ce­so al des­pa­cho mi­nis­te­rial. “Y esto es po­ten­cial­men­te muy pe­li­gro­so por­que los por­ta­do­res asin­to­má­ti­cos pue­den ser el fac­tor des­equi­li­bran­te que ter­mi­ne por pro­vo­car el tan in­de­sea­do co­lap­so sa­ni­ta­rio”, com­ple­tó la fuen­te.

***

La va­cu­na que se vie­ne

Tal como afir­man los in­fec­tó­lo­gos y epi­de­mió­lo­gos más pres­ti­gio­sos, mien­tras no haya va­cu­na, se­guir con el dis­tan­cia­mien­to so­cial, el uso del bar­bi­jo y la hi­gie­ne de ma­nos si­gue sien­do la úni­ca for­ma de fre­nar los con­ta­gios. En ese sen­ti­do, el mi­nis­tro de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción, Ro­ber­to Sal­va­rez­za, es­ti­mó que la va­cu­na con­tra el co­ro­na­vi­rus lle­ga­rá a la Ar­gen­ti­na “para me­dia­dos de año” en 2021, en caso de que se ter­mi­ne de desa­rro­llar an­tes de que con­clu­ya 2020. 

“En caso de que para fin de año se ter­mi­ne de desa­rro­llar, va a ha­ber una gran de­man­da en el he­mis­fe­rio nor­te para el in­vierno de ellos, o sea nues­tro ve­rano, por lo que es ló­gi­co que en ese es­ce­na­rio no­so­tros la ten­ga­mos para me­dia­dos del año que vie­ne”, sos­tu­vo el fun­cio­na­rio na­cio­nal.

Sin em­bar­go, des­de otro ám­bi­to gu­ber­na­men­tal, ase­gu­ra­ron a #Puen­teAe­reo que “los cálcu­los más op­ti­mis­tas pre­vén con­tar con la tan an­sia­da va­cu­na para el pri­mer tri­mes­tre de 2021”. Y la es­tra­te­gia que está ur­dien­do el go­bierno na­cio­nal pro­cu­ra es­ta­ble­cer un acuer­do en­tre el la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford y As­tra­Ze­ne­ca, a car­go de la in­ves­ti­ga­ción más avan­za­da, para que el fár­ma­co pue­da ser pro­du­ci­do en dos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, en­tre ellos la Ar­gen­ti­na y Mé­xi­co. “Es­ta­mos ela­bo­ran­do un plan para lle­var a cabo esta pro­duc­ción que nos per­mi­ti­ría ac­ce­der an­tes a la va­cu­na”, con­fió el in­for­man­te.

 

Fuente: Puente Aéreo Digital