Se viene el “Kuko”

En la Cá­ma­ra de Dipu­tados el ofi­cia­lis­mo debe con­fron­tar con una opo­si­ción de­ci­di­da a in­ter­po­ner to­dos los obs­tácu­los po­si­bles para evi­tar el avan­ce de las ini­cia­ti­vas gu­ber­na­men­ta­les. Los de­ba­tes de la se­ma­na pa­sa­da evi­den­cia­ron el cre­ci­mien­to dis­cur­si­vo y po­lí­ti­co de uno de los di­ri­gen­tes más in­jus­ta­men­te de­mo­ni­za­dos de la his­to­ria con­tem­po­rá­nea ar­gen­ti­na: Má­xi­mo Kir­ch­ner. La columna de Mauro Federico.

02/08/2020
Nacional

 

De aque­lla hu­mi­llan­te ca­rac­te­ri­za­ción de gor­di­to que pa­sa­ba sus días ju­gan­do a la Play Sta­tion, a este pre­sen­te como lí­der in­dis­cu­ti­do de la ban­ca­da del Fren­te de To­dos y de una or­ga­ni­za­ción con pre­sen­cia en lu­ga­res es­tra­té­gi­cos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. ¿Quié­nes le te­men al jefe de la ban­ca­da del Fren­te de To­dos? Su alian­za tác­ti­ca con Ser­gio Mas­sa y el gui­ño de Al­ber­to.

***

Henry Hig­gins es un iras­ci­ble y arro­gan­te pro­fe­sor de fo­né­ti­ca. Una tar­de en Co­vent Gar­den, tras sa­lir de la Ro­yal Ope­ra jun­to a su ami­go el co­ro­nel Pi­cke­ring, am­bos ca­ba­lle­ros se to­pan con una jo­ven flo­ris­ta ca­lle­je­ra lla­ma­da Eli­za Doo­litle. Jus­to en ese mo­men­to, la mu­jer de mo­da­les or­di­na­rios y len­gua­je po­pu­lar, es­ta­ba pro­fi­rien­do in­sul­tos con­tra uno de los pi­tu­cos que sa­lían del tea­tro. 

Al ver­la, Hig­gins -que pre­su­mía de ser un es­pe­cia­lis­ta en la len­gua in­gle­sa- asu­me ante su com­pa­ñe­ro un par­ti­cu­lar desa­fío: trans­for­mar en seis me­ses a esa jo­ven vul­gar en una dama de la alta so­cie­dad lon­di­nen­se. Des­pués de al­gu­nas cla­ses in­fruc­tuo­sas, Hig­gins lo­gra con­ver­tir a Eli­za en una mu­jer so­fis­ti­ca­da que deja a to­dos con la boca abier­ta, el día en que ella se “gra­dúa”, tras ir a un “tea party”, lue­go a la ópe­ra y ha­blar con to­dos en un per­fec­to y edu­ca­dí­si­mo in­glés.

Así co­mien­za una de las obras más em­ble­má­ti­cas del ir­lan­dés ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Ber­nard Shaw lla­ma­da Pig­ma­lión pu­bli­ca­da en 1913, épo­ca en que la fo­né­ti­ca era un tema en auge. La pie­za lle­gó al cine dos ve­ces en el for­ma­to de mu­si­cal: la pri­me­ra, en 1938, con el mis­mo nom­bre que el li­bro ori­gi­nal; la se­gun­da, en 1964 y se lla­mó My fair lady. En am­bas opor­tu­ni­da­des fue ga­lar­do­na­da con un Os­car por la Aca­de­mia de Ho­lly­wood a la me­jor pe­lí­cu­la.

Di­fí­cil se­ría es­ta­ble­cer a cien­cia cier­ta quién pudo ha­ber sido el Hig­gins de esta his­to­ria (si es que hubo uno) pero lo in­dis­cu­ti­ble es que el pre­sen­te de Má­xi­mo Kir­ch­ner -y, lo que es aún más in­quie­tan­te para al­gu­nos, su fu­tu­ro- mues­tra cla­ra­men­te la trans­for­ma­ción del ma­yor de los hi­jos del ma­tri­mo­nio Kir­ch­ner, en uno de los di­ri­gen­tes con ma­yor pro­yec­ción po­lí­ti­ca del es­pa­cio que li­de­ran Al­ber­to Fer­nán­dez y su pro­pia ma­dre.

Hace poco más de un año, al con­me­mo­rar­se los die­ci­séis años de la lle­ga­da de su pa­dre a la pre­si­den­cia de la Na­ción, Má­xi­mo pro­nun­ció un dis­cur­so en José C. Paz que da­ban fe de su trans­for­ma­ción: “Pue­de ser que es­tas ma­nos ha­yan te­ni­do un joys­ti­ck, pero nun­ca se le­van­ta­ron en el Con­gre­so para vo­tar a fa­vor de los fon­dos bui­tres o de los ajus­tes”.

Esa ima­gen dis­tor­sio­na­da que pre­ten­die­ron cons­truir des­de cier­to dis­cur­so me­diá­ti­co de pibe rico que solo se preo­cu­pa­ba por con­se­guir el úl­ti­mo jue­go de Play Sta­tion para dis­fru­tar­lo con sus ami­gos y al que la po­lí­ti­ca no le im­por­ta­ba nada, que­dó se­pul­ta­da de­fi­ni­ti­va­men­te tras su per­for­man­ce como lí­der de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta en es­tos casi nue­ve me­ses de go­bierno.

Los mis­mos sec­to­res del po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que an­tes lo me­nos­pre­cia­ban y se reían de él, aho­ra lo mi­ran con otros ojos. “Aun­que no es la me­jor ma­ne­ra de ga­nár­se­lo, a ve­ces el res­pe­to vie­ne de la mano del te­mor y a Má­xi­mo hay mu­chos em­pre­sa­rios que le te­men por­que lo con­si­de­ran ca­paz de im­pul­sar me­di­das que afec­ten al sec­tor de la eco­no­mía más con­cen­tra­da”, re­la­ta a #Puen­teAe­reo un di­ri­gen­te em­pre­sa­rial de ex­trac­ción ideo­ló­gi­ca cer­ca­na al pe­ro­nis­mo.

El im­pul­so reite­ra­do al de­mo­ra­do im­pues­to a las gran­des ri­que­zas -que to­da­vía no aso­ma en el ho­ri­zon­te par­la­men­ta­rio- y su crí­ti­ca per­ma­nen­te a la ac­ti­tud adop­ta­da en este pro­ce­so po­lí­ti­co por la en­ti­dad que nu­clea a los em­pre­sa­rios ami­gos de Héc­tor Mag­net­to, lo co­lo­can en la lis­ta de los po­lí­ti­cos me­nos que­ri­dos por el es­ta­blish­ment eco­nó­mi­co de la Ar­gen­ti­na.

Sin em­bar­go, aun­que no ten­ga ab­so­lu­ta con­cor­dan­cia con su pen­sa­mien­to, el Pre­si­den­te lo res­pal­da. “Ha­blan un par de ve­ces por se­ma­na y Má­xi­mo lo res­pe­ta mu­cho por­que es per­fec­ta­men­te cons­cien­te de que sin una fi­gu­ra como la de Al­ber­to, hu­bie­se sido im­po­si­ble des­pla­zar al ma­cris­mo del po­der”, afir­ma un le­gis­la­dor cam­po­ris­ta con lle­ga­da di­rec­ta al des­pa­cho del jefe de la or­ga­ni­za­ción. 

Ade­más de sus es­ca­sas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas (no sue­le acep­tar ni uno de los cien­tos de pe­di­dos de en­tre­vis­tas que le for­mu­lan se­ma­nal­men­te), el lu­gar don­de co­men­zó a des­pun­tar sus do­tes de tri­buno es la cá­ma­ra de Dipu­tados. Pre­pa­ra sus pre­sen­ta­cio­nes, las do­cu­men­ta, im­pro­vi­sa lo jus­to y ne­ce­sa­rio, es cons­cien­te que se tra­ta de un paso más en su ca­rre­ra po­lí­ti­ca con un des­tino que al­gu­nos pre­sien­ten, otros desean y unos po­cos te­men.

 

***

 

Tie­ne la pa­la­bra

El vier­nes pa­sa­do el ofi­cia­lis­mo lo­gró la apro­ba­ción en Dipu­tados del pro­yec­to de ley que am­plía la mo­ra­to­ria im­po­si­ti­va. Tras una ma­ra­tó­ni­ca se­sión que com­bi­nó par­ti­ci­pa­cio­nes re­mo­tas con pre­sen­cia­les des­de el re­cin­to, el jefe del blo­que del Fren­te de To­dos ce­rró el de­ba­te des­ple­gan­do una ba­te­ría de re­cur­sos dis­cur­si­vos que sor­pren­dió a más de uno. En una pie­za de ora­to­ria só­li­da, Má­xi­mo ar­gu­men­tó a fa­vor del pro­yec­to ofi­cia­lis­ta con ar­gu­men­tos con­tun­den­tes, sin de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad para cues­tio­nar du­ra­men­te la ac­ti­tud del ex pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri -quien par­tió de va­ca­cio­nes rum­bo a Fran­cia, en me­dio de uno de los mo­men­tos más crí­ti­cos del país- a quien ca­li­fi­có como al­guien que “es mu­cho me­jor tu­ris­ta de lo que fue como Pre­si­den­te”. 

Du­ran­te su alo­cu­ción, Kir­ch­ner jugó fuer­te con un re­cur­so que ca­rac­te­ri­zó a su pa­dre a la hora de ver­ba­li­zar una idea: el sar­cas­mo. Y, de paso, apro­ve­chó para cues­tio­nar a la Jus­ti­cia: “No de­be­mos pen­sar que Ma­cri quie­re fu­gar­se, creo que tie­ne todo el de­re­cho de via­jar con su fa­mi­lia por el mun­do, des­pués de to­das las cau­sas que tuvo en la Ar­gen­ti­na, ¿qué mie­do pue­de te­ner el ex­pre­si­den­te a que el Po­der Ju­di­cial le haga algo? Nin­guno. Creo que hace lo que le gus­ta, que es ha­cer tu­ris­mo”, iro­ni­zó.

De paso, el dipu­tado apro­ve­chó para cues­tio­nar la do­ble vara de los opo­si­to­res –tan­to me­diá­ti­cos, como po­lí­ti­cos– a la hora de juz­gar los via­jes de la vi­ce­pre­si­den­ta, que iba a vi­si­tar a Flo­ren­cia a Cuba, don­de es­tu­vo in­ter­na­da más de un año por pro­ble­mas de sa­lud. “Cada vez que Cris­ti­na via­ja­ba, se fu­ga­ba. Te­nía la hija en­fer­ma y se fu­ga­ba. Pero no se fugó: se que­dó con la gen­te. Y per­se­gui­da y sin el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal les ganó la elec­ción. Y to­da­vía no lo asu­men”, com­pa­ró.

Sin sa­car la mira del lí­der del PRO, vol­vió a car­gar con­tra su fi­gu­ra y la de sus par­ti­da­rios. “¿Ha­blan de plan de im­pu­ni­dad? El Pre­si­den­te que asu­mió pro­ce­sa­do por es­cu­chas y que a los cin­co días de asu­mir lo des­pro­ce­san y los jue­ces que lo ha­bían pro­ce­sa­do ter­mi­nan to­dos fue­ra del Po­der Ju­di­cial. Y aho­ra está nue­va­men­te atra­ve­san­do una de­nun­cia de es­pio­na­je”, se­ña­ló Má­xi­mo.

Por úl­ti­mo, el di­ri­gen­te del Fren­te de To­dos in­ten­tó des­pe­jar du­das res­pec­to de su su­pues­to re­sen­ti­mien­to con el uni­ver­so em­pre­sa­rial al se­ña­lar que “la mo­ra­to­ria al­can­za tam­bién a gran­des em­pre­sas”, como por ejem­plo Te­le­com. “Para que vean que no nos guía nin­gún odio ni ren­cor, sino que real­men­te es­ta­mos preo­cu­pa­dos por el des­tino de la Ar­gen­ti­na, de sus em­pre­sas y fun­da­men­tal­men­te de quie­nes tra­ba­jan en ellas, que es lo que nos debe ocu­par”, fi­na­li­zó.

 

***

 

Un tán­dem que amal­ga­ma

Cuan­do el du­que Jor­ge de York qui­so ven­cer su tar­ta­mu­dez, acu­dió a un fo­no­au­dió­lo­go de ori­gen aus­tra­liano lla­ma­do Lio­nel Lo­gue. Am­bos tra­ba­ron amis­tad mien­tras tra­ba­ja­ron jun­tos y, cuan­do su her­mano Eduar­do VIII ab­di­có del trono de In­gla­te­rra por amor, el nue­vo rey Jor­ge se va­lió de los ser­vi­cios de Lo­gue para po­der rea­li­zar la trans­mi­sión ra­dial so­bre la de­cla­ra­ción de gue­rra a Ale­ma­nia en 1939. 

Esta his­to­ria, im­pe­ca­ble­men­te fic­cio­na­da en la pe­lí­cu­la El dis­cur­so del Rey, tam­bién pue­de ser­vir para en­ten­der los tér­mi­nos de la re­la­ción en­tre Má­xi­mo y Ser­gio Mas­sa. Bas­tó ver el modo cóm­pli­ce con el que el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra lo ob­ser­va­ba el vier­nes mien­tras el lí­der de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta des­an­da­ba su dis­cur­so en el de­ba­te por la mo­ra­to­ria, para com­pren­der que exis­te en­tre ellos una re­la­ción mu­cho más só­li­da que la de me­ros com­pa­ñe­ros de la­bor par­la­men­ta­ria. Más allá de los en­cuen­tros pú­bli­cos en­tre am­bos di­ri­gen­tes –sin de­ma­sia­dos la­zos de unión en el pa­sa­do– exis­te un tra­ba­jo sot­to voce que la du­pla rea­li­za dia­ria­men­te para dis­ten­der la cuer­da uni­fi­ca­do­ra de los di­fe­ren­tes sec­to­res de un Fren­te tan po­de­ro­so como he­te­ro­gé­neo. 

No es fá­cil con­ge­niar mi­ra­das tan con­tra­pues­tas como las que pue­den ex­pre­sar los ex­tre­mos de la coa­li­ción go­ber­nan­te, con la pro­pia mar­cha de la ges­tión, in­clu­so en di­fe­ren­tes ám­bi­tos te­rri­to­ria­les como pue­de ser la Na­ción o la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. “Lo que ocu­rre con (Ser­gio) Ber­ni y (Sa­bi­na) Fre­de­ric es ape­nas un bo­tón de mues­tra de los con­tra­pun­tos que hay que aflo­jar para evi­tar la rup­tu­ra”, se­ña­la un co­la­bo­ra­dor del lí­der Re­no­va­dor.

Otro ca­pí­tu­lo im­por­tan­te le cabe a la con­vi­ven­cia den­tro del ám­bi­to par­la­men­ta­rio, don­de la he­te­ro­ge­nei­dad se cris­ta­li­za de un modo pal­pa­ble y co­ti­diano. Mas­sa y Cris­ti­na en­ca­be­zan am­bos cuer­pos le­gis­la­ti­vos, y de­ben ar­ti­cu­lar con los miem­bros de las dos ban­ca­das, en las que con­vi­ven kir­ch­ne­ris­tas, re­no­va­do­res, pe­ro­nis­tas or­to­do­xos, sin­di­ca­lis­tas y has­ta al­gún so­cial­de­mó­cra­ta enamo­ra­do del ala al­fon­si­nis­ta del al­ber­tis­mo.

Y en esa are­na co­bra re­le­van­cia el tán­dem que Ser­gio y Má­xi­mo cons­ti­tu­yen con el solo ob­je­ti­vo –por aho­ra al me­nos- de res­pal­dar al Pre­si­den­te y a sus me­di­das. Cla­ro que no es­tán so­los en esa ta­rea. Los se­cun­dan el jefe de Ga­bi­ne­te, San­tia­go Ca­fie­ro, y el mi­nis­tro del In­te­rior, Eduar­do “Wado” de Pe­dro, quie­nes coor­di­nan los as­pec­tos po­lí­ti­cos y la ges­tión para tras­la­dar los pla­nes al des­pa­cho prin­ci­pal de Oli­vos.

Con es­ti­los dis­tin­tos, his­to­rias sin de­ma­sia­dos pun­tos de con­tac­to y es­truc­tu­ras de sos­tén bien di­fe­ren­tes, los dos se han trans­for­ma­do en pie­zas cla­ve para ga­ran­ti­zar el tan an­sia­do equi­li­brio con el que el go­bierno pre­ten­de tran­si­tar los pró­xi­mos me­ses. “Ya ha­brá tiem­po para sa­car las ga­rras, aho­ra es tiem­po de ne­go­ciar”, con­fían los alle­ga­dos.