El costo de hacerse cargo

La pan­de­mia no se de­tie­ne. Los con­ta­gios y las muer­tes con­ti­núan cre­cien­do día tras día. La ma­yor par­te de los es­pe­cia­lis­tas sos­tie­nen que la úni­ca for­ma de fre­nar el as­cen­so de la cur­va es vol­ver al 20 de mar­zo e im­ple­men­tar nue­va­men­te una cua­ren­te­na es­tric­ta. Sin em­bar­go, en­tre el Po­der Eje­cu­ti­vo na­cio­nal y los go­ber­na­do­res aún no ter­mi­nan de de­ci­dir quién asu­mi­rá el cos­to po­lí­ti­co de la de­ci­sión. ¿Quién apre­ta­rá el bo­tón rojo an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de? La columna de Mauro Federico.

06/09/2020
Nacional

 

Uno de los lu­ga­res más re­pre­sen­ta­ti­vos y em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad de Men­do­za es, sin lu­gar a du­das, el Ce­rro de la Glo­ria. Inau­gu­ra­do un 12 de fe­bre­ro de 1914, en la con­me­mo­ra­ción del 97° aniver­sa­rio de la ba­ta­lla de Cha­ca­bu­co, se eri­ge im­po­nen­te so­bre la pie­dra cor­di­lle­ra­na, un con­jun­to es­cul­tó­ri­co rea­li­za­do en bron­ce, don­de des­ta­ca la es­ta­tua ecues­tre del Ge­ne­ral José de San Mar­tín, ro­dea­do por imá­ge­nes que sim­bo­li­zan a to­dos los sec­to­res que apo­ya­ron la ges­ta de los An­des.

Si an­tes de cru­zar la Cor­di­lle­ra, San Mar­tín hu­bie­se eva­lua­do los cos­tos de la ma­yor ha­za­ña mi­li­tar y po­lí­ti­ca de la his­to­ria ar­gen­ti­na, se­gu­ra­men­te ja­más hu­bie­ra li­be­ra­do el con­ti­nen­te ame­ri­cano de la opre­sión rea­lis­ta. Dos años an­tes de con­cre­tar la ges­ta, cuan­do aún no ha­bía co­men­za­do a ima­gi­nar­la si­quie­ra, el Li­ber­ta­dor re­dac­tó una pro­cla­ma en la que efec­tua­ba un ba­lan­ce de la si­tua­ción, tras la exi­to­sa ba­ta­lla de San Lo­ren­zo y su de­sig­na­ción como go­ber­na­dor de Cuyo: “ten­go 130 sa­bles arrum­ba­dos en el cuar­tel de Gra­na­de­ros a Ca­ba­llo, por fal­ta de bra­zos que los em­pu­ñen…”.

Para or­ga­ni­zar el cru­ce, hubo que re­do­blar los es­fuer­zos. El pre­su­pues­to se tri­pli­có, pa­san­do de casi 10.000 pe­sos men­sua­les (a me­dia­dos de 1815) a casi 40.000 pe­sos men­sua­les des­de fi­na­les de 1816 has­ta la par­ti­da, en fe­bre­ro de 1817. El gran cos­to lo asu­mie­ron los men­do­ci­nos, apor­tan­do sol­da­dos y re­cur­sos ma­te­ria­les que in­clu­ye­ron des­de ban­de­ras y pon­chos co­si­dos por las mu­je­res, has­ta ca­ño­nes y pól­vo­ra fa­bri­ca­dos por mi­ne­ros y co­mer­cian­tes cu­ya­nos.

La his­to­ria es co­no­ci­da. San Mar­tín do­ble­gó a los es­pa­ño­les en tie­rras tras­an­di­nas y lue­go en­fi­ló ha­cia Perú para pro­yec­tar la som­bra de su sa­ble cor­vo y li­be­rar Amé­ri­ca toda. Toda la ju­ga­da fue osa­da. Pero si los pa­trio­tas no se hu­bie­ran ani­ma­do a con­cre­tar­la, Es­pa­ña hu­bie­se ex­ten­di­do su pe­rio­do im­pe­rial en el Vi­rrey­na­to del Río de la Pla­ta y, quién sabe, cuál hu­bie­ra sido el des­tino de esta pa­tria.

Hoy Ar­gen­ti­na se en­cuen­tra en un mo­men­to crí­ti­co. La pan­de­mia avan­za a pe­sar de los es­fuer­zos de una so­cie­dad que lle­va un se­mes­tre de cua­ren­te­na y un Es­ta­do que in­vir­tió más de un bi­llón de pe­sos para asis­tir a los sec­to­res más gol­pea­dos por la inac­ti­vi­dad for­za­da. Sin em­bar­go, cuan­do mu­chos creían su­pe­ra­da la peor par­te de la gue­rra con­tra este enemi­go in­vi­si­ble lla­ma­do CO­VID, el nú­me­ro de con­ta­gios co­men­zó a cre­cer de ma­ne­ra sos­te­ni­da y los fo­cos de la in­fec­ción tras­pa­sa­ron las fron­te­ras del AMBA.

Va­rias pro­vin­cias vuel­ven a blin­dar­se. La si­tua­ción ame­na­za con des­ma­drar­se en mu­chos dis­tri­tos. Los te­ra­pis­tas es­tán ex­haus­tos y el fan­tas­ma del co­lap­so es tema de con­ver­sa­ción en los pa­si­llos de las go­ber­na­cio­nes. Sin em­bar­go, mar­zo que­dó muy atrás y el mar­gen para for­ta­le­cer las res­tric­cio­nes es muy aco­ta­do. El en­du­re­ci­mien­to pue­de pa­gar­se caro, hay sec­to­res muy gol­pea­dos y per­sis­te una fuer­te dis­cu­sión por las li­ber­ta­des.

El jue­ves el go­ber­na­dor de San Luis, Al­ber­to Ro­drí­guez Saá, anun­ció que los dis­tri­tos más po­bla­dos de la pro­vin­cia —en­tre ellos la ca­pi­tal— vuel­ve a fase 1 por sie­te días. La de­ci­sión fue adop­ta­da tras man­te­ner lar­gas con­ver­sa­cio­nes con Gi­nés Gon­zá­lez Gar­cía, quien se puso al hom­bro la ta­rea de con­ven­cer a los je­fes pro­vin­cia­les para que asu­man el cos­to de res­trin­gir la cir­cu­la­ción de per­so­nas y así cor­tar con la trans­mi­sión vi­ral.

Al día si­guien­te, Omar Pe­rot­ti imi­tó a su par pun­tano y se car­gó la ro­ma­na de co­mu­ni­car que el sur san­ta­fe­sino —con epi­cen­tro en el Gran Ro­sa­rio— ce­rra­ba todo nue­va­men­te. El pa­no­ra­ma sa­ni­ta­rio es tan com­ple­jo que ha­cia allí via­jó Gi­nés para acom­pa­ñar al man­da­ta­rio en el anun­cio de la de­ci­sión. Des­de la car­te­ra sa­ni­ta­ria san­ta­fe­si­na ase­gu­ran que, si no se lo­gra acha­tar la cur­va as­cen­den­te, el sis­te­ma en los dis­tri­tos más afec­ta­dos no re­sis­te y que el bo­tón rojo está a la mano. La va­ria­ble de aná­li­sis es la ca­pa­ci­dad de aten­ción. 

***

Men­do­za siem­pre es­tu­vo le­jos

El caso men­do­cino pre­sen­ta al­gu­nas com­ple­ji­da­des para el aná­li­sis. El miér­co­les, du­ran­te su vi­si­ta al li­ving de TN, Al­ber­to Fer­nán­dez ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por la si­tua­ción de la pro­vin­cia cu­ya­na y anun­ció que via­ja­ría este lu­nes, tras man­te­ner diá­lo­gos con el go­ber­na­dor ra­di­cal Ro­dol­fo Suá­rez. El vier­nes el go­bierno na­cio­nal en­vió un Hér­cu­les C-130 de la Fuer­za Aé­rea Ar­gen­ti­na re­ple­to de re­cur­sos sa­ni­ta­rios para re­for­zar el sis­te­ma de sa­lud, ave­ria­do por la can­ti­dad de con­ta­gios. La car­ga con­te­nía 30 res­pi­ra­do­res, 40 mo­ni­to­res y 50 bom­bas de per­fu­sión, ade­más de to­ne­la­das de ma­te­rial des­car­ta­ble.

Uno de los co­la­bo­ra­do­res más es­tre­chos del pre­si­den­te le plan­teó una hi­pó­te­sis in­quie­tan­te: ¿y si el via­je a Men­do­za re­sul­ta­ra una em­bos­ca­da? Suá­rez lo ne­ce­si­ta a Fer­nán­dez para des­lin­dar la res­pon­sa­bi­li­dad de una de­ci­sión que es cons­cien­te debe to­mar si quie­re evi­tar el desas­tre ab­so­lu­to en su te­rri­to­rio. Al­gu­nos in­ten­den­tes, tam­bién de Jun­tos por el Cam­bio, pre­ten­den que el go­ber­na­dor “aso­cie” al go­bierno na­cio­nal en la ca­tás­tro­fe sa­ni­ta­ria y lo uti­li­ce para jus­ti­fi­car el re­torno al ais­la­mien­to to­tal. 

“La idea del go­bierno men­do­cino es que Al­ber­to pa­gue los pla­tos ro­tos de una me­di­da que pue­de so­nar im­po­pu­lar, aun cuan­do la ma­yo­ría asu­me que no exis­te otro modo de fre­nar los con­ta­gios que un nue­vo to­que de que­da y el pre­si­den­te no de­be­ría ex­po­ner­se a ese des­gas­te”, afir­mó a #Puen­teAe­reo un fun­cio­na­rio con ac­ce­so al des­pa­cho prin­ci­pal de Oli­vos.

Has­ta hace dos se­ma­nas, el Fren­te de To­dos eva­lua­ba la es­tra­te­gia de la cua­ren­te­na es­tric­ta como un “triun­fo” fren­te a la pan­de­mia. Pero el re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble se ve ame­na­za­do por el des­bor­de de los ser­vi­cios asis­ten­cia­les que co­mien­zan a co­lap­sar en va­rios dis­tri­tos. Para aguan­tar el re­sul­ta­do, el úni­co ca­mino po­si­ble es vol­ver al es­ce­na­rio del 20 de mar­zo, pero evi­den­te­men­te eso tie­ne un cos­to po­lí­ti­co que al­gu­nos go­ber­na­do­res no es­tán dis­pues­tos a asu­mir so­los.

En el ga­bi­ne­te na­cio­nal las opi­nio­nes es­tán di­vi­di­das. Hay al­gu­nos que pos­tu­lan la con­ve­nien­cia de no in­ter­fe­rir en las de­ci­sio­nes de las pro­vin­cias go­ber­na­das por opo­si­to­res que fue­ron crí­ti­cos de la cua­ren­te­na y de­jar­las que re­suel­van la dis­yun­ti­va por sí so­las. “Que se ha­gan car­go ellos del desas­tre que ge­ne­ra­ron con las con­vo­ca­to­rias a las mar­chas con­tra el go­bierno y la aper­tu­ra pre­ma­tu­ra de las ac­ti­vi­da­des”, sos­tie­nen des­de un des­pa­cho ubi­ca­do en el pri­mer piso del ala nor­te de Casa Ro­sa­da, con vis­ta a Ri­va­da­via.

Otros plan­tean que el pre­si­den­te debe to­mar las rien­das de la si­tua­ción y vol­ver a Fase 1 en la to­ta­li­dad del te­rri­to­rio na­cio­nal “sin im­por­tar el cos­to po­lí­ti­co que in­su­ma la de­ci­sión”. Si el rit­mo de ca­sos si­gue cre­cien­do en es­tas pro­por­cio­nes, al­guien ten­drá que apre­tar el bo­tón rojo. Y el 20 de sep­tiem­bre pa­re­ce de­ma­sia­do le­jano como para aguar­dar el ven­ci­mien­to de este pe­río­do de cua­ren­te­na en el que las va­ria­bles se des­ma­dra­ron.

***

Y la va­cu­na ¿para cuán­do?

Hace un par de se­ma­nas, el go­ber­na­dor de una pro­vin­cia muy im­por­tan­te le dijo a un in­te­gran­te del go­bierno na­cio­nal que te­nía “in­for­ma­ción de pri­me­ra mano” acer­ca de la fe­cha en la que el go­bierno de Do­nald Trump iba a te­ner una va­cu­na para pre­ve­nir el co­ro­na­vi­rus. “La va a pre­sen­tar an­tes de las elec­cio­nes de no­viem­bre, como un gol­pe de efec­to para re­ver­tir los re­sul­ta­dos que hoy lo mues­tran com­pli­ca­do fren­te al can­di­da­to de­mó­cra­ta”, le dijo el man­da­ta­rio te­rri­to­rial a este fun­cio­na­rio. “Yo es­tu­ve ha­blan­do con el mis­mo la­bo­ra­to­rio y me dice que me pue­de ga­ran­ti­zar un mi­llón de do­sis para oc­tu­bre”, agre­gó ante la mi­ra­da ató­ni­ta de su in­ter­lo­cu­tor.

La reali­dad es que son va­rios los la­bo­ra­to­rios in­tere­sa­dos en lle­gar pri­me­ro a la meta de con­tar con las va­cu­nas ne­ce­sa­rias como para sa­tis­fa­cer la de­man­da ávi­da de cen­te­na­res de go­bier­nos. “Nues­tros cálcu­los es que para prin­ci­pios de 2021 po­da­mos te­ner dis­po­ni­ble la que está ela­bo­ran­do Pfi­zer y re­cién para fi­nes de mar­zo la de As­tra­Ze­ne­ca”, con­fió a este me­dio una fuen­te del edi­fi­cio de la ave­ni­da Bel­grano y 9 de ju­lio. Has­ta en­ton­ces, de­be­re­mos se­guir cui­dán­do­nos con el ais­la­mien­to o dis­tan­cia­mien­to so­cial, se­gún la eta­pa en la que se en­cuen­tre cada dis­tri­to.