# PUENTE AÉREO

Golpe blando con la mira en Berni

Sec­to­res mi­no­ri­ta­rios de la po­li­cía bo­nae­ren­se trans­for­ma­ron un le­gí­ti­mo re­cla­mo por me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les en un co­na­to se­di­cio­so sin pre­ce­den­tes, apo­ya­do por di­ri­gen­tes con lle­ga­da di­rec­ta a la Em­ba­ja­da de los Es­ta­dos Uni­dos. ¿Otro paso en la es­ca­la­da del “gol­pe blan­do” o un intento de poner obstáculos al proyecto que Cris­ti­na Kir­ch­ner pre­pa­ra para con­fron­tar al mo­de­lo neo­li­be­ral uti­li­zan­do el mis­mo dis­cur­so de la de­re­cha?. La columna de Mauro Federico.

13/09/2020
Nacional

 

“En una an­ti­gua casa en el este de Bos­ton, un se­ñor ma­yor algo en­cor­va­do exa­mi­na unas ra­ras or­quí­deas en su ofi­ci­na. Un pe­rro la­bra­dor está echa­do a sus pies en­tre mon­to­nes de en­sa­yos aca­dé­mi­cos. Pa­re­ce men­ti­ra que ese hom­bre, de apa­rien­cia tan in­de­fen­sa, sea el es­tra­te­ga de­trás de los de­rro­ca­mien­tos de va­rios go­bier­nos dic­ta­to­ria­les”. Así co­mien­za la cró­ni­ca del pe­rio­dis­ta in­glés Rua­ridh Arrow pu­bli­ca­da hace nue­ve años en la que pre­sen­ta al pro­ta­go­nis­ta de su tra­ba­jo do­cu­men­tal: Cómo co­men­zar una re­vo­lu­ción.

El per­so­na­je de ma­rras es Gene Sharp, un ex­per­to en “re­vo­lu­cio­nes no vio­len­tas” fa­lle­ci­do en 2018 pero cuya obra aún ge­ne­ra de­ba­tes en­tre los cien­tis­tas po­lí­ti­cos más des­ta­ca­dos del mun­do. ¿Se tra­ta de otro teó­ri­co de la re­vo­lu­ción o es­ta­mos en pre­sen­cia del au­tor in­te­lec­tual de los lla­ma­dos “gol­pes blan­dos” per­pe­tra­dos en paí­ses ad­mi­nis­tra­dos por go­bier­nos de cor­te po­pu­lis­ta?

La or­ga­ni­za­ción crea­da por Sharp —la “Al­bert Eins­tein Ins­ti­tu­tion”, cuya sede se en­cuen­tra en la plan­ta alta de su do­mi­ci­lio— siem­pre fue se­ña­la­da como una de las tan­tas or­ga­ni­za­cio­nes de fa­cha­da de la Agen­cia de In­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na (CIA). Des­de esa “fun­da­ción” se han te­ji­do bue­na par­te de las lla­ma­das re­vo­lu­cio­nes de co­lor (na­ran­ja, rosa, etc.), o las de­no­mi­na­das “pri­ma­ve­ras ára­bes”, que tie­nen su ex­pre­sión en na­cio­nes como Si­ria y Egip­to. Ade­más de Ja­mi­la Ra­qib que cum­ple el rol de di­rec­to­ra eje­cu­ti­va y mano de­re­cha de Sharp, el ins­ti­tu­to cuen­ta en su staff con Ro­bert “Bob” Hel­vey, un co­ro­nel re­ti­ra­do del ejér­ci­to de los Es­ta­dos Uni­dos.

El ma­nual La po­lí­ti­ca de la ac­ción no vio­len­ta ha guia­do des­de hace más de 20 años los pa­sos de la CIA para des­es­ta­bi­li­zar y de­rro­car go­bier­nos “poco ami­ga­bles” para los Es­ta­dos Uni­dos. A ta­les fi­nes, re­co­mien­da cin­co pa­sos para ins­tru­men­tar el “Gol­pe blan­do”, y evi­tar así la in­me­dia­ta in­dig­na­ción in­ter­na­cio­nal.

  • 1- Pro­mo­ver ac­cio­nes no vio­len­tas para ge­ne­rar y pro­mo­cio­nar un cli­ma de ma­les­tar en la so­cie­dad, des­ta­can­do en­tre ellas de­nun­cias de co­rrup­ción y di­vul­ga­ción de fal­sos ru­mo­res (“van a li­be­rar a to­dos los pre­sos kir­ch­ne­ris­tas”, “bus­can la im­pu­ni­dad”).
  • 2- Ar­mar cam­pa­ñas en “de­fen­sa de la li­ber­tad de pren­sa y de los de­re­chos hu­ma­nos”, acom­pa­ña­das de acu­sa­cio­nes de to­ta­li­ta­ris­mo con­tra el go­bierno en el po­der (“Es­ta­mos go­ber­na­dos por una in­fec­ta­du­ra to­ta­li­ta­ria”).
  • 3- Im­pul­sar reivin­di­ca­cio­nes po­lí­ti­cas y so­cia­les para que pro­mue­va ma­ni­fes­ta­cio­nes y pro­tes­tas vio­len­tas, ame­na­zan­do las ins­ti­tu­cio­nes (an­ti­cua­ren­te­nas, re­vuel­ta po­li­cial)
  • 4- Ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y des­es­ta­bi­li­za­ción del go­bierno, crean­do un cli­ma de “in­go­ber­na­bi­li­dad” (pa­ra­li­za­ción del Con­gre­so, “se­pa­ra­tis­mo” de pro­vin­cias y mu­ni­ci­pios)
  • 5- For­zar la re­nun­cia del pre­si­den­te de turno, me­dian­te re­vuel­tas ca­lle­je­ras para con­tro­lar las ins­ti­tu­cio­nes, mien­tras se man­tie­ne la pre­sión en la ca­lle. Pa­ra­le­la­men­te, se pre­pa­ra el te­rreno para una in­ter­ven­ción mi­li­tar, mien­tras se desa­rro­lla una gue­rra ci­vil pro­lon­ga­da y se lo­gra el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal del país (“Al­ber­to no go­bier­na”, “Cris­ti­na quie­re un 45”).

 

***

 

La gue­rra psi­co­ló­gi­ca

 

Se­gún el ana­lis­ta fran­cés Thie­rry Meys­san “para mon­tar la cons­pi­ra­ción la CIA usa como vi­tri­na ideo­ló­gi­ca la Al­bert Eins­tein Ins­ti­tu­tion, que in­ter­me­dia para el fi­nan­cia­mien­to, or­ga­ni­za­ción, pro­pa­gan­da y de­más re­cur­sos gol­pis­tas”. Den­tro de las me­di­das apli­ca­das por la CIA con­tra los go­bier­nos “enemi­gos” se des­ta­can el desa­rro­llo de ope­ra­cio­nes de gue­rra psi­co­ló­gi­ca y ac­cio­nes ar­ma­das des­de den­tro para obli­gar a es­tos a to­mar me­di­das re­pre­si­vas. En ese mo­men­to se im­pul­san las cam­pa­ñas de ru­mo­res en­tre fuer­zas mi­li­ta­res y tra­tan de des­mo­ra­li­zar los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad, para crear un cli­ma de in­go­ber­na­bi­li­dad que obli­gue a di­mi­tir al go­bierno.

Meys­san ubi­ca la apa­ri­ción de las pri­me­ras es­tra­te­gias de gol­pe blan­do du­ran­te el gol­pe de Es­ta­do en Irán de 1953, cuan­do la CIA con­tra­tó ma­ni­fes­tan­tes para que or­ga­ni­za­ran pro­tes­tas ca­lle­je­ras en Tehe­rán, he­cho que lle­vó a la caí­da de pre­si­den­te na­cio­na­lis­ta Moham­med Mos­sa­degh, en el mar­co de la lla­ma­da “Ope­ra­ción Ajax”. El es­pe­cia­lis­ta sos­tie­ne que el mé­to­do ha sido per­fec­cio­na­do por la agen­cia des­de las pro­tes­tas de la Pla­za de Tia­nan­mén en 1989. Inacio Lula Da Sil­va en Bra­sil, Ra­fael Co­rrea en Ecua­dor, Ni­co­lás Ma­du­ro en Ve­ne­zue­la y Da­niel Or­te­ga en Ni­ca­ra­gua, fue­ron víc­ti­mas de la es­tra­te­gia del “gol­pe sua­ve”, que tam­bién se ha re­gis­tra­do en Hon­du­ras, Pa­ra­guay y Bo­li­via.

 

***

 

Ber­ni en la mira

 

En el li­ving del pro­gra­ma In­for­ma­dos de Todo, por Amé­ri­ca TV el ca­pi­tán re­ti­ra­do de la po­li­cía bo­nae­ren­se Ma­riano Díaz con­tes­ta­ba las pre­gun­tas del con­duc­tor Gui­ller­mo An­dino, tras las me­di­das de fuer­za que pro­ta­go­ni­zó jun­to a un gru­po de no más de tres mil efec­ti­vos -en su gran ma­yo­ría per­so­nal que ya no cum­ple fun­cio­nes- en las que efec­tua­ron vio­len­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes con mó­vi­les po­li­cia­les fren­te a las re­si­den­cias de Axel Ki­ci­llof, en La Pla­ta y de Al­ber­to Fer­nán­dez, en Oli­vos.

La pre­gun­ta del pe­rio­dis­ta apun­tó di­rec­ta­men­te a la gra­ve­dad ins­ti­tu­cio­nal del epi­so­dio. El efec­ti­vo -re­ti­ra­do de la fuer­za tras ha­ber sido res­pon­sa­ble de or­ga­ni­zar un mo­tín en 2014- no dudó en apun­tar con­tra el mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad bo­nae­ren­se a la hora de se­ña­lar al res­pon­sa­ble de la si­tua­ción que su­pues­ta­men­te mo­ti­vó la re­vuel­ta. “No­so­tros res­pe­ta­mos la in­ves­ti­du­ra del go­ber­na­dor y la del pre­si­den­te, pero no le te­ne­mos nin­gún res­pe­to a Ber­ni, por­que nun­ca nos es­cu­chó ni se puso en el lu­gar de los po­li­cías que arries­ga­mos nues­tras vi­das para pro­te­ger a la co­mu­ni­dad”, afir­mó Díaz du­ran­te la en­tre­vis­ta.

La me­di­da ha­bía co­men­za­do el lu­nes en Adro­gué y se ha­bía ex­ten­di­do a otros cen­tros de con­cen­tra­ción po­li­cial, como La Pla­ta o Puen­te 12, don­de se lle­va­ron a cabo va­rias asam­bleas. El tras­fon­do le­gí­ti­mo del re­cla­mo es­tu­vo cen­tra­do en la pos­ter­ga­ción que aca­rrea el es­ca­la­fón de la fuer­za des­de hace va­rios años y que se pro­fun­di­zó en­tre 2015 y 2019, pe­río­do du­ran­te el cual se con­ge­ló el va­lor de las ho­ras CO­RES (adi­cio­na­les) y se atra­só el suel­do en un trein­ta por cien­to.

Des­de el pri­mer mo­men­to, Ber­ni se puso al fren­te de una ne­go­cia­ción que no te­nía in­ter­lo­cu­to­res cla­ros, pues del otro lado apa­re­cían como “me­dia­do­res” per­so­na­jes que poco tie­nen que ver con la fuer­za. Ni el an­ti­ci­po de una re­com­po­si­ción sa­la­rial efec­tua­do por el mi­nis­tro y el jefe de Ga­bi­ne­te en con­fe­ren­cia de pren­sa tras la ten­sa ma­dru­ga­da fren­te a la casa del go­ber­na­dor fre­na­ron el ac­cio­nar del gru­po se­di­cio­so, que per­sis­tió en la pro­tes­ta y ele­vó el tono a pun­to de si­tiar al día si­guien­te la re­si­den­cia pre­si­den­cial de Oli­vos con mó­vi­les po­li­cia­les.

Lla­mó la aten­ción que en la no­che del miér­co­les se pre­sen­ta­ra en la con­cen­tra­ción de Puen­te 12 el ex can­di­da­to pre­si­den­cial José Luis Es­pert, hom­bre de flui­do con­tac­to con la em­ba­ja­da nor­te­ame­ri­ca­na y, cu­rio­sa­men­te, de dis­cur­so muy crí­ti­co con­tra todo lo que re­pre­sen­ta el sec­tor pú­bli­co, del que la po­li­cía for­ma par­te. “Ha­bría que des­pe­dir gra­dual­men­te a mi­llo­nes de em­plea­dos es­ta­ta­les ño­quis, prohi­bir el de­re­cho de huel­ga en la edu­ca­ción y des­te­rrar el es­ta­tu­to do­cen­te”, se can­só de re­pe­tir Es­pert du­ran­te la cam­pa­ña del año pa­sa­do.

Ber­ni fue con­fir­ma­do en su car­go por el go­ber­na­dor lue­go de su­pe­ra­da la cri­sis. Ins­tan­tes des­pués de anun­cia­do el au­men­to -que lle­vó el in­gre­so de bol­si­llo pro­me­dio de un ofi­cial que in­gre­sa al es­ca­la­fón de 35 mil a casi 60 mil pe­sos- am­bos cho­ca­ron los co­dos y las pro­tes­tas se le­van­ta­ron. Sin em­bar­go, el fan­tas­ma ame­na­zan­te de los “re­bel­des” se man­tu­vo. “Has­ta que nos ga­ran­ti­cen que nin­gún po­li­cía va a ser san­cio­na­do, no­so­tros man­ten­dre­mos el es­ta­do de aler­ta”, ame­na­zó Díaz en los me­dios. Para en­ton­ces ya mu­chos le ha­bían sa­ca­do “la fi­cha” al ex ca­pi­tán como mi­li­tan­te del PRO de Es­te­ban Eche­ve­rría. “Ten­go mi ideo­lo­gía, pero no for­mo par­te de nin­gún par­ti­do”, des­min­tió a pe­sar de los afi­ches que lo mues­tran par­ti­ci­pan­do de la cam­pa­ña de Jun­tos por el Cam­bio du­ran­te el año pa­sa­do.

¿Qué hay de­trás de la pro­tes­ta? ¿Por qué le apun­ta­ron a Ber­ni? Es evi­den­te que la le­gi­ti­mi­dad del re­cla­mo va­li­dó una res­pues­ta so­li­da­ria por bue­na par­te de la so­cie­dad bo­nae­ren­se, que acom­pa­ñó las reivin­di­ca­cio­nes. Pero tam­bién que­dó cla­ro el mo­dus ope­ran­di de un sec­tor que se subió a la de­man­da con fi­nes es­pe­cu­la­ti­vos para des­gas­tar la ges­tión del mi­nis­tro de Se­gu­ri­dad.

Cada vez que se lo pre­gun­tan, Ber­ni res­pon­de sin du­dar: “Yo res­pon­do en la lí­nea de man­do al go­ber­na­dor, pero mi jefa po­lí­ti­ca es Cris­ti­na”. Va­rios ana­lis­tas coin­ci­den en que lo ocu­rri­do esta se­ma­na fue un tiro por ele­va­ción a la vi­ce­pre­si­den­ta, una de las es­tra­te­gas más bri­llan­tes de la po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner sabe que los pró­xi­mos dos años no se­rán fá­ci­les y que es ne­ce­sa­rio apun­ta­lar di­ri­gen­tes que pue­dan cons­ti­tuir­se en al­ter­na­ti­vas den­tro del es­pa­cio del Fren­te de To­dos para con­so­li­dar el pro­yec­to ini­cia­do tras el triun­fo de oc­tu­bre pa­sa­do.

La cen­tro­de­re­cha se está reaco­mo­dan­do y la fi­gu­ra de di­ri­gen­tes como Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta o la pro­pia Ma­ría Eu­ge­nia Vidal em­pie­zan a per­fi­lar­se como re­fe­ren­cias di­fí­ci­les de elu­dir a la hora de ar­mar lis­tas para las pró­xi­mas dispu­tas elec­to­ra­les. Aun­que pa­rez­ca di­fí­cil de ima­gi­nar, a uno y otro lado de la grie­ta ya se está pen­san­do en el 2021 y, con ma­yor pers­pec­ti­va, en el 2023. Y en ese ejer­ci­cio ima­gi­na­ti­vo, la fi­gu­ra de Ber­ni emer­ge como una al­ter­na­ti­va dis­tin­ta den­tro del FdT.

“Ser­gio es el úni­co que pue­de co­rrer a la de­re­cha con los te­mas de se­gu­ri­dad por­que la so­cie­dad lo iden­ti­fi­ca como un fun­cio­na­rio que pone el cuer­po para pe­lear­le a la de­lin­cuen­cia y ese tema va a ser muy im­por­tan­te du­ran­te la cam­pa­ña”, ase­gu­ró un di­ri­gen­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res que dia­lo­ga per­ma­nen­te­men­te con el mi­nis­tro. ¿Será Ber­ni la fi­gu­ra en la que está pen­san­do CFK para con­fron­tar con la opo­si­ción en los pro­ce­sos elec­to­ra­les ve­ni­de­ros?.