Un mural para que aparezca Malena

Una de las víctimas de La Noche de los Lápices vivió su infancia en Luis Beltrán. Pero su nombre permanece silenciado. Un grupo de vecinos pintó un mural y reclama dar luz a la historia de Malena Gallardo.

17/09/2020
Río Negro

 

La persecución y desaparición de estudiantes secundarios no empieza ni termina el 16 de septiembre de 1976. Pablo Díaz, sobreviviente de La Noche de los Lápices, insiste en que en esa fecha deben ser recordados todos los estudiantes desaparecidos.

En ese contexto de persecución es que el 8 de julio de 1976, en un operativo sobre estudiantes del Colegio Nacional Buenos Aires es secuestrada y aún permanece desaparecida Magdalena Gallardo. Malena, como era conocida entre sus amigos y amigas.

“La memoria de Malena es la que queremos rescatar en Luis Beltrán”, señaló Ernesto Mobili, trabajador de la Educación y estudiante de la Maestría en comunicación y Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la Universidad Nacional de La Plata.

Mobili junto a otros vecinos y vecinas impulsó la realización de un mural, en recuerdo de Malena, “por que es beltranense. Como tantas y tantos, nació en otra ciudad por cuestiones operativas de los hospitales de la zona. En su caso la madre viajó a Buenos Aires para que el nacimiento suceda allí, pero su familia ya vivía desde hacía tiempo en Luis Beltrán”.

 

De hecho, “Malena vivió en Beltrán hasta los ocho años según su hermano, y hasta los diez según su amiga de la infancia Mónica Nielsen. En cualquiera de los dos casos, más de la mitad de su vida en libertad, porque fue secuestrada cuando recién había cumplido los 15”, repasó.

De niña, asistió a primaria en la Escuela 11, y la secundaria la cursaba en el Nacional Buenos Aires, donde tuvo activa militancia estudiantil. “Fue la alumna más joven desaparecida de ese colegio”, recordó.

Mobili explicó que “el caso de Malena aparece a partir de un trabajo de investigación sobre las consecuencias del Terrorismo de Estado en Valle Medio. Hubo que buscar para encontrarla, como tantas historias silenciadas. No se la menciona en las escuelas. No había un mural. Tampoco se la nombra en los actos por el 24 de marzo. No hay  una placa con su nombre. Está desaparecida también su historia relacionada con Luis Beltrán”, explicó.

“Sobre la vida de Malena hay un libro, Sinfonía para Ana, que escribió su amiga Gaby Melk. Basada en ese libro se hizo una película con el mismo nombre dirigida por Ernesto Ardito y Virna Molina. En ambos casos la historia comienza con Malena ya instalada en Buenos Aires. El dato de una beltranense desaparecida permanece velado”, señaló el trabajador de la Educación.

Por ese motivo, este 16 de septiembre, la artista plástica Juliana Ojeda realizó el mural de Malena, en el marco de un acto de recuerdo de La Noche de los Lápices.

Ojeda es profesora, reside en Luis Beltrán desde hace varios años y es activa militante en cuestiones de género y diversidad. “Realizó una serie de diez murales para la difusión y concientización de los Derechos de las Mujeres, su estilo gráfico ya forma parte de la identidad beltranense”.

Desde este 16 de septiembre, también el rostro de Malena reclamando Memoria, Verdad y Justicia, se suma a los murales que dicen y gritas, desde las paredes de Luis Beltrán.