# PUENTE AÉREO

El Capitán Filmina contra los extremismos

En uno de los mo­men­tos de ma­yor in­cer­ti­dum­bre para la so­cie­dad ar­gen­ti­na, con el dó­lar y la pan­de­mia des­con­tro­la­dos, vol­vió Al­ber­to a las con­fe­ren­cias. La ima­gen del go­bierno pa­re­cie­ra de­pen­der de cuán­to se ex­pon­ga el Pre­si­den­te para fre­nar los em­ba­tes de los es­pe­cu­la­do­res y del co­ro­na­vi­rus, que en­som­bre­cen el pa­no­ra­ma de su ges­tión. El si­len­cio atro­na­dor de Cris­ti­na y el re­cla­ma­do re­torno de Aníbal “Pac Man” Fer­nán­dez a la Ro­sa­da, son las pos­ta­les de un kir­ch­ne­ris­mo que de­man­da más ac­ción. Del otro lado del ring, el ala mo­de­ra­da de Jun­tos por el Cam­bio se or­ga­ni­za para la ba­ta­lla elec­to­ral, ex­hi­bien­do ges­tión co­mu­nal y des­pe­gán­do­se del ma­cris­mo más ra­di­ca­li­za­do. La columna de Mauro Federico.

11/10/2020

 

En­tre los re­la­tos he­roi­cos de la mi­to­lo­gía es­can­di­na­va, la his­to­ria de Heim­dall apa­re­ce opa­ca­da por la de sus her­ma­nos Thor, Hela o Loki, to­dos hi­jos de Odin. Sin em­bar­go, su rol es fun­da­men­tal como can­cer­be­ro de los lí­mi­tes en­tre Mid­gard -reino de los hom­bres- y As­gard, par­na­so de las di­vi­ni­da­des. Am­bos mun­dos es­tán uni­dos por el Bi­fröst, puen­te de arco iris cus­to­dia­do ce­lo­sa­men­te por este se­mi­dios de po­de­ro­sa vis­ta, oído re­fi­na­do y for­ta­le­za des­co­mu­nal para con­te­ner el can­san­cio.

Con una apro­pia­da ar­ma­du­ra de co­lor blan­co y una es­pa­da des­te­llan­te, Heim­dall ha­bi­ta en la bó­ve­da ce­les­tial, des­de don­de otea los 9 reinos con su vi­sión de la que “nada ni na­die pue­de es­ca­par” ya que pue­de, in­clu­so, atra­ve­sar el velo del tiem­po, per­mi­tién­do­le ver imá­ge­nes del fu­tu­ro y an­ti­ci­par­se a los po­si­bles ata­ques de los enemi­gos de As­gard.

El ob­je­ti­vo de este guar­dián mi­to­ló­gi­co es evi­tar el Rag­na­rök, una es­pe­cie de Ar­ma­ged­don vi­kin­go don­de se pe­lean to­dos con­tra to­dos ori­gi­nan­do el caos y la des­truc­ción del uni­ver­so.

Al igual que Heim­dall, Al­ber­to Fer­nán­dez está pa­ra­do en el me­dio de dos ex­tre­mos que ten­sio­nan la cuer­da e in­ten­ta bas­cu­lar en me­dio de una cri­sis que se agra­va por par­ti­da do­ble: los con­ta­gios de Co­vid que si­guen cre­cien­do y un dó­lar im­pa­ra­ble que si­gue dis­pa­ra­do en su loca ca­rre­ra as­cen­den­te, em­pu­ja­do por la es­pe­cu­la­ción de los sec­to­res es­pe­cu­la­ti­vos.

Des­de un ex­tre­mo -el ajeno- los sec­to­res más reac­cio­na­rios del sis­te­ma po­lí­ti­co pro­mue­ven el con­flic­to sin re­pa­rar en los pe­li­gros que su­po­ne para el con­jun­to de la so­cie­dad alen­tar el fan­tas­ma de­va­lua­to­rio o agi­tar con­tra las me­di­das pre­ven­ti­vas del Co­vid. Des­de el otro ex­tre­mo -el pro­pio- re­cla­man ma­yor ce­le­ri­dad en las trans­for­ma­cio­nes pro­me­ti­das e in­sis­ten con la ne­ce­si­dad de “pe­ro­ni­zar” más a Al­ber­to, des­pla­zan­do a los “ti­bios” y en­du­re­cien­do el dis­cur­so con­tra opo­si­to­res po­lí­ti­cos y me­diá­ti­cos.

Esta se­ma­na, Aníbal Fer­nán­dez, uno de los ju­ga­do­res que vie­ne pre­ca­len­tan­do al lado de la lí­nea de cal des­de que em­pe­zó el par­ti­do y dice es­tar lis­to para en­trar a la can­cha ni bien lo con­vo­quen, se reunió con el Pre­si­den­te al me­nos en dos opor­tu­ni­da­des (una de ellas, con al­muer­zo en la Ro­sa­da in­clui­do). Su pre­sen­cia ge­ne­ró in­quie­tud y ex­pec­ta­ti­va. Los que vie­nen pi­dién­do­le a Al­ber­to que lo pon­ga de ti­tu­lar, se en­tu­sias­ma­ron. Pero el “al­ber­tis­mo” le teme, por­que lo co­no­cen y sa­ben que Aníbal es “un Pac­man que se come todo”, al de­cir de un di­ri­gen­te del kir­ch­ne­ris­mo con lle­ga­da a los des­pa­chos cen­tra­les de la Casa de Go­bierno.

La di­ri­gen­cia de Jun­tos por el Cam­bio tam­bién vie­ne mo­ni­to­rean­do el re­vo­lo­teo del ac­tual in­ter­ven­tor de YCRT por los pa­si­llos del po­der y, cu­rio­sa­men­te, ve con bue­nos ojos el po­si­ble in­gre­so del otro Fer­nán­dez al ga­bi­ne­te pre­si­den­cial. “Es lo me­jor que nos po­dría pa­sar por­que va­li­da­ría nues­tra hi­pó­te­sis de que el go­bierno se está kir­ch­ne­ri­zan­do y eso nos po­ten­cia como al­ter­na­ti­va”, sos­tu­vo uno de los in­te­gran­tes del fla­man­te Gru­po Do­rre­go, in­te­gra­do por je­fes co­mu­na­les y ex in­ten­den­tes de Cam­bie­mos.

 

***

 

La ima­gen de Al­ber­to y Ho­ra­cio

A pe­sar de este con­tex­to ad­ver­so en el que cua­tro de cada diez ar­gen­ti­nos son po­bres, la caí­da de los in­di­ca­do­res de la eco­no­mía si­gue sien­do pro­nun­cia­da y la cur­va de con­ta­gios no des­cien­de pro­vo­can­do el co­lap­so del sis­te­ma sa­ni­ta­rio, la ima­gen pre­si­den­cial se man­tie­ne con va­lo­res que os­ci­lan el 54% de acep­ta­ción du­ran­te el mes de sep­tiem­bre. Si bien evi­den­cia una caí­da de casi un 15% res­pec­to de mar­zo —cuan­do su­pe­ra­ba el 69%— ex­pe­ri­men­tó un leve re­pun­te res­pec­to de agos­to cuan­do tocó un piso de 52%.  

Los nú­me­ros co­rres­pon­den a un re­le­va­mien­to de Ri­car­do Rou­vier & Aso­cia­dos di­fun­di­do por #Puen­teAe­reo esta se­ma­na, en cu­yas con­clu­sio­nes ex­pre­sa: “la es­pe­ran­za de una re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca para cuan­do la pan­de­mia re­tro­ce­da, es ex­pre­sa­da por casi la mi­tad de la po­bla­ción y esta ex­pec­ta­ti­va se man­tu­vo re­la­ti­va­men­te es­ta­ble”.

El mis­mo es­tu­dio tam­bién pone la lupa so­bre el jefe del Go­bierno por­te­ño, Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta quien, con un 55% de ima­gen po­si­ti­va, se en­cuen­tra al tope del ran­king. Mien­tras que la vi­ce­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kir­ch­ner tie­ne una ima­gen ne­ga­ti­va de 59,2% y el ex pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri está có­mo­do en el fon­do de la ta­bla con 62,9% de re­cha­zo.

 

***

 

El si­len­cio de Cris­ti­na

Aun­que Cris­ti­na opta por no ha­cer de­cla­ra­cio­nes de nin­gún tipo, su si­len­cio dice mu­cho. Cada vez que la ti­tu­lar de la cá­ma­ra Alta se ex­pre­sa -ge­ne­ral­men­te a tra­vés de sus re­des so­cia­les- toda la aten­ción se di­rec­cio­na ha­cia su fi­gu­ra y eso pro­vo­ca un des­ba­lan­ceo in­con­ve­nien­te para el equi­li­brio de fuer­zas en­tre am­bos in­te­gran­tes de la du­pla eje­cu­ti­va. “Ella no pre­ten­de qui­tar­le pro­ta­go­nis­mo al pre­si­den­te, todo lo con­tra­rio, y por eso se guar­da, para no dis­traer a los me­dios y a la opi­nión pú­bli­ca, que siem­pre la sa­len a cru­zar“, sos­tu­vo una fuen­te cer­ca­na al des­pa­cho del Se­na­do.

Tam­bién hay quie­nes sos­tie­nen que la vice no quie­re de­cla­rar algo que pue­da ge­ne­rar in­con­ve­nien­tes para la es­ta­bi­li­dad de la ges­tión. “Hubo mu­chas de­ci­sio­nes de Al­ber­to que a Cris­ti­na no le gus­ta­ron pero real­men­te hu­bie­se sido ca­tas­tró­fi­co que hu­bie­se opi­na­do”, re­la­tó otro de los con­sul­ta­dos. “Ella no se di­gie­re a va­rios mi­nis­tros, em­pe­zan­do por Ca­fie­ro y con­ti­nuan­do por Kul­fas y Arro­yo“, com­ple­tó el in­for­man­te.

Así como tie­ne de­trac­ta­dos, la Jefa tam­bién tie­ne fa­vo­ri­tos den­tro del en­torno pre­si­den­cial y ale­da­ños. El más que­ri­do de to­dos es Wado De Pe­dro, a quien la vi­ce­pre­si­den­ta ava­la y acon­se­ja toda vez que las cir­cuns­tan­cias se lo per­mi­ten. Otro de los “po­llos” de Cris­ti­na es el cas­co­tea­do Mar­tín Guz­mán, que pasó de la Glo­ria a De­vo­to en me­nos de lo que can­ta un Ga­llo. “Ce­rró deu­da con pri­va­dos y armó pre­su­pues­to en tiem­po ré­cord y apa­re­ció Pes­ce para de­rrum­bar­le los lo­gros con una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria bien de ra­di­ca­les“, de­fi­nió un di­ri­gen­te cam­po­ris­ta del co­n­ur­bano. “Ella quie­re que los pi­bes le­van­ten la ca­be­za y pi­dan la pe­lo­ta, por eso se guar­da, para que no se es­con­dan como po­lli­tos de­ba­jo del ala de la ga­lli­na”, cul­mi­nó el mu­cha­cho pe­ro­nis­ta.

Otro de los con­sul­ta­dos por #Puen­teAe­reo fue uno de los co­mu­ni­ca­do­res que más apor­tó a la de­rro­ta del ma­cris­mo con sus in­ves­ti­ga­cio­nes y de­nun­cias. “Hay mu­chos fun­cio­na­rios que no jue­gan bien, no quie­ren es­tar don­de es­tán, no quie­ren pe­lear­se con el po­der, sien­ten que esa gue­rra no es suya, y por eso ar­man es­tos pla­nes eco­nó­mi­cos que du­ran una se­ma­na, no sa­ben si apre­tar a los ban­cos o dar­les ne­go­cios, no sa­ben qué quie­ren ni ha­cia dón­de van, no sa­ben con quien tie­ne que ha­cer alian­zas, un día son la de­re­cha me­ne­mis­ta que pac­tan con el es­ta­blish­ment y al otro día son cha­vis­tas que po­nen un cepo tan ce­rra­do que lle­van al dó­lar pa­ra­le­lo 100% arri­ba del ofi­cial”, sos­tu­vo el pe­rio­dis­ta de bar­ba can­da­do y ebu­lli­ción fá­cil.

En este con­tex­to, la pa­la­bra de la vice se­ría como ti­rar com­bus­ti­ble so­bre un pas­ti­zal en lla­mas. Ha­brá que ver si los bom­be­ros lle­gan a tiem­po para apa­gar el in­cen­dio, an­tes de que a Cris­ti­na se le can­sen las ma­nos de sos­te­ner el bal­de de que­ro­se­ne.

 

***

 

La vuel­ta de las fil­mi­nas

Este vier­nes Al­ber­to re­to­mó la cos­tum­bre de efec­tuar los anun­cios de con­ti­nui­dad de la cua­ren­te­na a tra­vés de una con­fe­ren­cia en vivo. Pero esta vez no hubo pre­sen­ta­ción del “Trío Cua­ren­te­na”, sino que lo acom­pa­ña­ron los go­ber­na­do­res Ge­rar­do Mo­ra­les (Ju­juy), Omar Gu­tié­rrez (Neu­quén) y Omar Pe­rot­ti (San­ta Fe).  El eje del dis­cur­so fue con­ti­nuar con las me­di­das de cui­da­do, por­que aún el im­pac­to de la pan­de­mia del Co­vid-19 en el país es fuer­te.

“¿Es­ta­mos bien? No, no es­ta­mos bien. To­da­vía te­ne­mos una can­ti­dad de con­ta­gios en el área me­tro­po­li­ta­na que nos preo­cu­pa. Pero es evi­den­te que hoy el pro­ble­ma tras­cen­dió al Área Me­tro­po­li­ta­na de Bue­nos Ai­res y se me­tió en toda la Ar­gen­ti­na”, fue el diag­nós­ti­co del Pre­si­den­te. Para de­fen­der esos nú­me­ros, Fer­nán­dez re­to­mó el for­ma­to de las fil­mi­nas. Con el de­ta­lle de los ca­sos con­fir­ma­dos en el país, la com­pa­ra­ción con el con­ti­nen­te, la tasa de mor­ta­li­dad, y la in­ci­den­cia de los con­ta­gios en todo el país y re­fle­ja­da en una lí­nea del tiem­po.

Algo que des­de un sec­tor im­por­tan­te de la ciu­da­da­nía se le re­cla­mó al pre­si­den­te fue, jus­ta­men­te, la de­ci­sión de sus­pen­der este tipo de en­cuen­tros cada dos se­ma­nas en don­de la pa­la­bra del man­da­ta­rio se es­pe­ra­ba para tran­qui­li­zar los áni­mos cal­dea­dos de la so­cie­dad. “Hubo des­gas­te, es cier­to, por eso se optó por cam­biar la me­to­do­lo­gía de co­mu­ni­ca­ción, pero vis­to y con­si­de­ran­do la si­tua­ción ac­tual, el pro­pio Al­ber­to pro­pu­so re­tor­nar al men­sa­je en vivo, con ex­pli­ca­ción di­dác­ti­ca in­clui­da”, co­men­tó un ase­sor del área de Co­mu­ni­ca­ción ofi­cial.

 

***

 

El Gru­po Do­rre­go desa­fía a Ma­cri y a CFK

El sec­tor dia­lo­guis­ta de la opo­si­ción, in­te­gra­do por di­ri­gen­tes con ex­pe­rien­cia de ges­tión a ni­vel co­mu­nal y una pers­pec­ti­va ideo­ló­gi­ca que pre­ten­de in­cluir el pen­sa­mien­to del pe­ro­nis­mo, re­sol­vió cons­ti­tuir un es­pa­cio “para de­ba­tir la Ar­gen­ti­na que se vie­ne” prio­ri­zan­do “los con­sen­sos por so­bre las di­fe­ren­cias” y to­man­do dis­tan­cia de “los ex­tre­mos de uno y otro lado del es­pec­tro”, pero sin per­der de vis­ta el ho­ri­zon­te elec­to­ral de 2023.

Tras una reunión en Vi­cen­te Ló­pez, los in­ten­den­tes del PRO Jor­ge Ma­cri, Ju­lio Ga­rro (La Pla­ta), Die­go Va­len­zue­la (Tres de Fe­bre­ro) y Nés­tor Grin­det­ti (La­nús) con­for­ma­ron una mesa de tra­ba­jo que de­no­mi­na­ron “Gru­po Do­rre­go”, al que se su­ma­ron los ex in­ten­den­tes Mar­ti­niano Mo­li­na (Quil­mes), Ni­co­lás Du­co­té (Pi­lar) y Ra­mi­ro Ta­glia­fe­rro (Mo­rón).

“La idea de po­ner­le Do­rre­go al es­pa­cio fue de Die­go (Va­len­zue­la) que es el his­to­ria­dor del gru­po y la elec­ción no es ca­sual: Do­rre­go fue uno de los prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes del fe­de­ra­lis­mo rio­pla­ten­se, ade­más de ha­ber sido go­ber­na­dor de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res en dos oca­sio­nes”, le dijo el Ma­cri “bueno” a este por­tal.

Ade­más es un “tiro por ele­va­ción” para la vi­ce­pre­si­den­ta, quien en va­rias opor­tu­ni­da­des ex­pre­só su de­vo­ción por el fu­si­la­do pró­cer bo­nae­ren­se, lle­gan­do in­clu­so a pro­mo­ver su as­cen­so “post mor­tem” de co­ro­nel a Ge­ne­ral del Ejér­ci­to Ar­gen­tino, ade­más de pro­po­ner  la crea­ción de un ins­ti­tu­to de re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co que lle­va su nom­bre.

Dos ob­je­ti­vos mo­vi­li­zan a este gru­po: im­pul­sar la can­di­da­tu­ra para la go­ber­na­ción bo­nae­ren­se de al­guno de los in­ten­den­tes que lo con­for­man; y pe­lear en la in­ter­na de Jun­tos por el Cam­bio. Cla­ro que para lle­gar a esa ins­tan­cia, es fun­da­men­tal un po­si­cio­na­mien­to en las elec­cio­nes de me­dio tér­mino que ten­drán lu­gar en 2021. “Va­mos a in­ten­tar lo­grar re­pre­sen­ta­ti­vi­dad le­gis­la­ti­va para po­si­cio­nar­nos de cara a un 2023 en el que pre­ten­de­mos im­pul­sar una al­ter­na­ti­va al ma­cris­mo duro”, dijo otro de los je­fes co­mu­na­les con­sul­ta­dos por #Puen­teAe­reo.

En ese sen­ti­do, el gru­po se re­fe­ren­cia con el al­cal­de por­te­ño a quien vi­sua­li­zan como “el me­jor can­di­da­to pre­si­den­cial del es­pa­cio” y se ani­man a fan­ta­sear en una in­ter­na de Jun­tos por el Cam­bio que ten­ga en­tre sus op­cio­nes a per­so­na­jes ex­tra par­ti­da­rios “de mu­cho pres­ti­gio y re­co­no­ci­mien­to so­cial y pro­fe­sio­nal”. En­tre los nom­bres de quie­nes apa­re­cen en men­te, se en­cuen­tra en pri­mer lu­gar el del neu­ró­lo­go Fa­cun­do Ma­nes. “Se­ría una lin­da fór­mu­la: La­rre­ta- Ma­nes ¿no?”, se pre­gun­tan los do­rre­guis­tas.